Priscila Rosales, la artista de comedia femenina

Cortesía / Maje
Reírse un poco para encontrar tranquilidad, fue la forma que logró Priscila Rosales para sobrellevar la crisis de Nicaragua.

La primera vez que Priscila Rosales decidió subirse a un escenario para hacer Stand-Up de comedia, estaba nerviosa, pensó que ella no hacía reír ni a los niños. El show se llamaba “Cosas raras que hago para aguantar esta crisis”, lo hizo en el año 2018 en un bar de Managua junto a otras compañeras. “La gente no se divirtió mucho”, confiesa la joven. 

Sin embargo, las demás personas la animaron a seguir haciendo comedia. “Yo agarré carreta”, recuerda, así comenzó en el mundo del Stand-Up. En el mes de febrero de este año, Priscila junto a dos compañeras: Gaby Oseda y Andrea Pilarte, presentaron un show en el que hablaron sobre las relaciones de parejas, los empleos, el hecho de trabajar en un área que no es la tuya, la crisis de los 25 años, entre otras tópicos cotidianos que muchas personas viven en su día a día.

“Descubrí la risa y el sarcasmo, hablar de nuestras vulnerabilidades en público es algo que conecta mucho”, indica la joven. Ese día tuvieron un gran público, que disfrutó de su presentación, así que decidió continuar con el proyecto de ser una comediante. 

El último show en el que Priscila participó, se llamó “Las tres divinas comedias”. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

El último show en el que Priscila participó se llamó “Las tres divinas comedias”, la idea es hablar de experiencias de la vida, esto es una forma de conectar con la gente. “Es como reírse de uno mismo e invitar a la gente a que relajemos la vena”, explica la joven de 25 años. 


El teatro y la infancia  

El arte para Priscila llegó desde que era una niña y hacía obras de teatro para entretener a su familia en cada cumpleaños o evento familiar. Ella es la menor de tres hermanos, por lo que creció bastante alejada de ellos y se refugió en la cultura. “Me gustaba el teatro, los actos culturales, mi mamá siempre andaba tras de mí tomándome fotos”, explica la artista. 

En cada cumpleaños Priscila organizaba sus presentaciones, elegía una obra, buscaba el vestuario, invitaba a sus amigos a participar, organizaba los juegos y el tiempo de comida. 

La necesidad de esconderse por  miedo al rechazo, la obligó a alejarse del teatro. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

A medida fue creciendo, Priscila comenzó a ser más tímida, se encerró en su mundo y se convirtió en una persona con pocos amigos. 

Esto se agudizó cuando dejó la escuela primaria y se trasladó a una secundaria donde según ella, “valía más cómo te veías y no lo que pensabas”, explica la joven. De repente en un entorno adolescente empezó a importar la apariencia física, a cuántas fiestas te invitaban, que usaras o no frenillos. “No fue traumático, pero fue diferente a la primaria, que éramos más inocentes”, dice Priscila.

La necesidad de esconderse por miedo al rechazo la obligó a alejarse del teatro, hasta que llegó a la universidad. Priscila decidió estudiar Marketing en la Universidad Centroamericana (UCA), al mismo tiempo asistía a clases de teatro en el “Justo Rufino Garay”.


El difícil inicio del teatro 

A pesar que de niña a Priscila le encantaba mostrarse en teatro, a los 16 años comenzar una carrera de artista se le hizo complicado, de hecho sus maestros le decían que no era la actriz más destacada, en ocasiones no querían sacarla en las obras de teatro. “Eso era algo que me tocaba horrible, temblaba cada vez que me subía al escenario, pero no quería bajarme”, comenta la joven. 

Nueve años después de aquel inicio complicado, Priscila asegura que ahora tiene más confianza, ha realizado obras de teatro profesional y en este último año comenzó a incursionar en la comedia. 

“El teatro me cambió, sobre todo cuando conocí espacios en donde no importa si el pelo está arreglado, sino lo que piensa tu cabeza”, explica Priscila. Actualmente, cada vez que sube a un escenario, lo hace con confianza. “Me encanta poder compartir el teatro con la gente que quiero compartir, gente que me escuche, porque de alguna forma se genera un diálogo”, explica. 

A futuro, Priscila espera seguir creciendo en el teatro. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

A futuro, Priscila espera seguir creciendo en el teatro, la comedia y usar su carrera de Marketing para poder impulsar su vida como artista. “Quisiera producir más teatro y acercarlo más al público”, concluye la joven. 
 

Notas Relacionadas

Lo que no sabías sobre el Acta de Independencia de Centroamérica

El Acta de la Independencia de Centroamérica, es uno de los documentos más importantes , por ello en su 198 aniversario te traemos algunas curiosid...

Ludwika Vega asegura haber sido víctima de un ataque de odio

La activista transgénero desconoce quiénes fueron los dos sujetos que la agredieron y los motivos que tuvieron para atacarla.