La historia detrás de los personajes en las canciones testimoniales nicas

Cortesía /Maje
Luisa Amanda, Venancia, las mujeres del pico rojo, ¿De quiénes son las biografías cantadas por Luis Enrique Mejía?

La música de Luis Enrique Mejía Godoy ha acompañado por años a los nicaragüenses, él siempre ha dicho que es el cantante del pueblo.

Durante sus 50 años de carrera, ha compuesto música de personajes involucrados en la historia de Nicaragua. Venancia, Luisa Amanda, Blanca Aráuz y ahora las mujeres del pico rojo, han sido parte del repertorio de este cantautor. 

“El pueblo unido jamás será vencido”, la historia detrás de la canción

La última canción de Luis Enrique Mejía fue en homenaje a las mujeres del pico rojo, que promovieron el uso del labial como símbolo de protesta en la cárcel conocida como El Chipote.

Luis Enrique creó la canción Las Mujeres del Pico Rojo en un día. Foto: Cortesía / Maje

“Esta nueva canción, como muchas que he compuesto en mis 50 años, nació del ejemplo de las extraordinarias mujeres nicaragüenses, igual que las Madres de Abril, La Venancia, la María, entre otras... han mostrado su capacidad de luchar contra la injusticia y la represión”, comentó el músico nicaragüense. 

Por ello hemos preparado una recopilación de los personajes emblemáticos que Luis Enrique Mejía Godoy menciona en sus canciones más reconocidas. 


“Las mujeres del pico rojo”


Es la última canción creada por Luis Enrique, narra un hecho reciente de Nicaragua. 

La letra habla sobre la iniciativa que nació en la cárcel y saltó a las redes sociales, de pintarse los labios de rojo como forma de protesta. 

Marlen Chow se pintó los labios de rojo en El Chipote. Foto: Cortesía / Maje

La activista Marlen Chow, quien fue apresada y llevada a El Chipote, enfrentó la violencia de las autoridades con sarcasmo y declaró que ella pertenecía a la Asociación de Mujeres Nicaragüense Pico Rojo, repartió su labial entre las demás presas para que todas dijeran lo mismo.  

Roberto Aguirre Sacasa, guionista de ascendencia nica en populares series

Esta canción Luis Enrique la compuso en un solo día, “trabajando varias horas, después de investigar los hechos alrededor del tema, pero con la urgencia del momento para seguir motivando las distintas formas de lucha de nuestro pueblo contra la represión del gobierno”, confesó el cantante nica.

Luis Enrique además confesó que en los próximos días grabará esta composición en un estudio, puesto que la lanzó en redes sociales por la necesidad del momento. 


Las madres vandálicas nicaragüenses 


Después de seis meses de protestas, en la que los jóvenes han sido los más afectados por la represión en el país, muchas madres nicaragüenses han perdidos a sus hijos, ya sea por ser asesinados o apresados. 

De hecho el 30 de mayo no se celebró el día de las madres en Nicaragua, más bien fue una de las fechas más violentas pues alrededor de 20 personas fueron asesinadas, durante la marcha que se realizó en apoyo a las madres que habían perdido a sus hijos. Ese día Luis Enrique estuvo cantando para quienes asistieron a la protesta.

Para Luis Enrique el pueblo es su mayor inspiración, “cada vez que una canción mía es cantada por el pueblo, siento que es el mayor respaldo y reconocimiento a mi trabajo de trovador que pueda recibir”, afirmó el cantante.

Además de las canciones recientes que narran un poco de los acontecimientos de abril, Luis Enrique también se encargó en el pasado, de ponerle música a la revolución de julio en 1979. 

De esa etapa importante en la historia de Nicaragua, donde el pueblo se levantó contra una dictadura, existen algunas composiciones que narran la vida de personajes importantes, de eso te contamos a continuación. 


“Venancia”, la mujer con un hermano enterrado


La canción habla sobre las mujeres guerrilleras que sirvieron como mensajeras de los comandantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). 

Artistas y personalidades nicas que están en el exilio

Luis Enrique me comentó que la mamá de Venancia fue torturada por pertenecer a grupos sindicales, durante los años de represión del gobierno somocista. 

Benigna cuidaba su finca en 2007. Foto: Cortesía / Maje

La letra fue creada en 1974 y habla de Venancia solo por encasillar en un nombre la lucha de las mujeres sandinistas o esposas de los guerrilleros y dirigentes sindicales. 

Se dice que una de las mujeres que representan esta canción es Benigna Mendiola, una líder sindical que tenía casa en Matagalpa y ayudó a los guerrilleros a esconderse, por ejemplo a Edén Pastora, Víctor Manuel, Tomás Borge y el mismo Carlos Fonseca.

Benigna se involucró con las ideas revolucionarias en los años 60, después que su esposo Bernardino Díaz sufriera el robo de una madera. 

Bernardino y Benigna  buscaron quien los defendiera del robo, pero en la “Inspectoría del Trabajo” no los ayudaron, por eso vieron la necesidad de formar un sindicato de trabajadores, a partir de entonces Bernardino promovió las ideas socialistas y conformaron una Junta Directiva.

En 1971, la Guardia Nacional capturó y mató a Bernardino, puesto que él tenía contacto con las columnas guerrilleras del Frente Sandinista, según cuenta El Nuevo Diario. 

Cuando se realizó la canción, no se podía desvelar demasiada información sobre la persona en quien estaba inspirada la letra, por eso dice “ellos tienen un fusil, vos un hermano enterrado, que mataron los soldados porque era del sindicato”, pero en realidad era su esposo. 

De hecho, el Cerro Quemado que se menciona en la canción, es más bien el Cerro Colorado en Boaco. Fue ahí donde llegó Carlos Fonseca, antes de ingresar a Zinica, Waslala, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, donde murió por una bala de un guarda somocista.

Playlist de Nicaragua en Spotify

 “Lo tuve escondido. A mí me lo dejaron por dos días. Era bien simpático, de ojos claros, un su sombrero que no se lo quitaba y tampoco le tiraba la vista a uno”, dijo Benigna sobre Carlos Fonseca, a El Nuevo Diario. 

Ella contó que su deber era cuidar a Fonseca, “ese día que me lo dejaron, me lo encargaron, ‘éste es el hombre clave’, me dijeron que me hiciera morir, pero que no dijera dónde estaba él” comentó la mujer, que en 2007 se dedicaba a cuidar su finca. 


El sacerdote español y sandinista 


“A Gaspar García” es el nombre de la canción dedicada a un sacerdote español, que por misión cristiana vino a Nicaragua y terminó convirtiéndose en un guerrillero sandinista.

Gaspar murió en combate un 11 de diciembre de 1978. Foto: Cortesía / Maje

Luis Enrique escribió esta canción inmediatamente después que supo de su muerte, que fue un  11 de diciembre de 1978, “su muerte me dolió mucho porque lo había conocido en esos días de 1978, cuando él estaba integrado al Frente Sur como combatiente Sandinista”, comentó el artista.

Gaspar García nació en Asturias, España, su padre se dedicaba a la minería, según el libro “Gaspar García Laviana, sacerdote, guerrillero y poeta”. Gaspar decidió ser misionero católico, como parte de su sacerdocio, vino a la parroquia de San Juan Bautista en el centro de Tola.

“Me entregué con pasión a mi labor de apostolado y pronto fui descubriendo que el hambre y la sed de justicia del pueblo deprimido y humillado, al que yo he servido como sacerdote, reclamaba, más que el consuelo de las palabras, el consuelo de la acción”, escribió Gaspar. 

Según Luis Enrique Mejía, Gaspar era un hombre honesto, íntegro, “que dejó la sotana y el confesionario para tomar la opción de luchar con un fusil por los pobres”, agrega que Gaspar le decía “la guitarra también dispara".


La historia del general con el pañuelo rojo y negro 


Luis Enrique escribió la canción “Allá va el general”, un tema que explica un poco del pensamiento del general Augusto Calderón Sandino. 

Según el cantante nica, la canción la escribió después de leer el libro "El pensamiento vivo de Sandino" del escritor Sergio Ramírez Mercado. Luis Enrique se centró sobre todo en el capítulo que habla de Sandino en las montañas de Yucapuca, en Jinotega. 

Sandino trabajó como minero en Honduras, México y Nicaragua. Foto: Cortesía / Maje

“Con esta canción yo quería que se conociera en Nicaragua y el mundo, el Sandino no solo guerrillero, sino el ser humano que se enamora de Blanca Aráuz en medio de la lucha contra la intervención norteamericana”, confesó Luis Enrique.

Augusto Calderón Sandino nació en Niquinohomo, en el año 1893, trabajó como minero en Nicaragua, Honduras y México, fue ahí donde conoció las teorías sindicales. 

Cuatro datos claves del último informe de la CIDH sobre Nicaragua

Regresó a Nicaragua después del tratado Chamorro-Bryan, un acuerdo en el que el gobierno conservador, le daba el derecho a Estados Unidos para construir un Canal Interoceánico y de ingresar tropas norteamericanas al país.

Sandino formó un ejército que llegó a reunir a tres mil hombres, que peleaban como guerrilla en las selvas de Nueva Segovia, su labor se volvió popular entre el pueblo y su lucha se alargó demasiado, por lo que Estados Unidos retiró sus tropas del país. 

Después de haber sacado las tropas norteamericanas de Nicaragua, Sandino intentó resolver las diferencias con el gobierno nicaragüense, aceptó la invitación a una cena por el general de la Guardia Nacional Anastasio Somoza García, pero fue traicionado y asesinado. 


Blanca Aráuz, la telegrafista de San Rafael 


En la misma canción “Allá va el general”, Luis Enrique se encarga de narrar el amor entre Blanca Aráuz y Augusto Calderón Sandino. 

Blanca tenía 18 años y trabajaba de telegrafista en San Rafael del Norte cuando conoció al general de hombres libres, ella le ayudó a enviar mensajes para sus columnas guerrilleras.

Blanca Aráuz tenía 18 años cuando se casó con Sandino. Foto: Cortesía / Maje

Se enamoraron y casaron en la parroquia de San Rafael del Norte, un 19 de mayo de 1927, pero su idilio no duró demasiado, puesto que Sandino tuvo que trasladarse a la montaña para luchar contra las tropas norteamericanas.

Un escrito de Sandino del seis de octubre de 1928 dicta lo siguiente, “si mi amor es causa de tu desesperación, te ruego me perdones: prefiero perderlo y morir en lucha abierta contra el asesino. El amor a mi patria lo he puesto sobre todos los amores y tú debes convencerte que para ser feliz conmigo, es menester que el sol de la libertad brille en nuestras frentes”. 

La Carta Democrática podría aplicarse a Nicaragua, según Almagro

Mientras estuvo luchando, Sandino conoció a una mujer guerrillera, una salvadoreña llamada Teresa Villatoro, quien acompañó al general en sus combates en la selva. 


Luisa Amanda, la hija de la lavandera 


Luis Enrique también le dedicó una canción a la guerrillera sandinista  Luisa Amanda, quien nació en Managua en 1948. 

Tenía 21 hermanos, estudió Comercio en el Instituto Centroamericano de Managua. Se relacionó con el Frente Sandinista cuando vivió lejos de su familia en el Barrio San Luis de Managua, para poder seguir con sus estudios. 

Vivía con una familia que estaba relacionada a los jefes guerrilleros, así ingresó al Frente Sandinista, primero actuando como mensajera y después pasó a la clandestinidad como guerrillera, según narra Mónica Baltodano en “Memorias de una lucha”.
Luisa Amanda murió en el barrio Ermita de Dolores en León, un tres de abril de 1970.

Sin duda, Luis Enrique Mejía se ha dedicado a narrar la historia de Nicaragua a través de sus canciones, y actualmente sigue retratando los acontecimientos históricos que están llevando a cabo los jóvenes de abril. 

Notas Relacionadas

Netflix podría bajar las tarifas de suscripción

La empresa ya está probando disminuir las tarifas en varias partes del mundo.

El nieto de Pedro Joaquín Chamorro, que denuncia al gobierno sandinista en Harvard

Mateo Jarquín estudia en la Universidad de Harvard su tesis doctoral sobre la revolución sandinista y actualmente está realizando presentaciones so...