“El pueblo unido jamás será vencido”, la historia detrás de la canción

Cortesía /Maje
Esta canción es una de las más usadas por los protestantes en Latinoamérica.

La canción “El pueblo unido jamás será vencido”, la han usado la mayoría de los gobiernos de izquierda en América Latina, en Nicaragua por su parte, sucede algo curioso, la usa el gobierno sandinista porque se hacen llamar de izquierda y también la utilizan los protestantes en contra del partido de gobierno. 

La historia de la canción “Que vivan los estudiantes”

Por ello últimamente se ha vuelto muy popular, es importante saber cuál es su historia y quién la compuso, de eso te cuento en este artículo. 

La frase como tal; “El pueblo unido jamás será vencido” fue mencionada por primera vez en 1940, la dijo el político colombiano Jorge Eliécer Gaitán, en una plaza llena de manifestantes.

En 1940 fue mencionada por primera vez esta frase. Foto: Cortesía / Maje

Pasaron los años, hasta que la frase fue retomada por la propaganda de la Unidad Popular, el partido que lideraba Salvador Allende en Chile. 

La polémica versión “Que vivan los estudiantes” de los Guaraguao

Fue el chileno Sergio Ortega, quien compuso la letra de la canción. “De pie, cantar que vamos a triunfar, avanzan ya, banderas de unidad”, dictan los primeros versos de la canción, que se convirtió en un himno para los simpatizantes del gobierno de Salvador Allende. 

Allende sufrió un golpe de estado por el comandante Augusto Pinochet. Foto: Cortesía / Maje


¿Quién era Sergio Ortega?


Ortega fue un músico chileno que nació en la ciudad de Antofagasta en 1938, por mucho tiempo fue director artístico de un canal de televisión, además de ser sonidista en el Teatro Experimental de la Universidad de Chile y profesor en el conservatorio. 

Tenía la ideología del partido comunista de Salvador Allende, por eso compuso dos canciones que se usan por manifestantes hasta la actualidad; “El pueblo unido jamás será vencido” y “Venceremos”, las dos han sido interpretadas por muchos músicos latinos. 

Después de su influencia en la música chilena, se formaron artistas como Violeta Parra, Víctor Jara, Inti Illimani o Quilapayún, que le cantaron a las injusticias y las causas sociales. 

Canciones nicas por las protestas de abril

Cuando se dio el golpe de estado en contra del presidente socialista Salvador Allende en 1973, el músico Sergio Ortega dirigía un canal nacional en Chile, pero el asesinato del presidente Allende y la toma del poder por parte del general Augusto Pinochet, lo obligó a salir exiliado del país.

Sergio Ortega está enterrado cerca de la tumba de Víctor Jara. Foto: Cortesía / Maje

 El chileno llegó a Francia y se hizo cargo de la ’Ecole Nationale de Musique, de Pantin”, en Francia, donde vivió hasta el día de su muerte en 2003, producto de un cáncer de páncreas. 

Sus restos regresaron a su país, están enterrados al lado de la tumba de Víctor Jara, otro cantante de la época de Salvador Allende, asesinado por el general Augusto Pinochet. 


El último homenaje 


Durante el entierro de Sergio Ortega, el compositor recibió un último adiós con homenaje en varias partes de Chile. 

La música, una trinchera de lucha en Latinoamérica
 

Los restos del cantante se detuvieron en la sede de la Central Unitaria de Trabajadores, en el Teatro Nacional de Chile, también en el Palacio de la Moneda, donde murió Salvador Allende, en el Teatro Municipal de Santiago y por último en la sede del Partido Comunista. 

En su entierro cantaron sus canciones más conmemorativas, los grupos chilenos Quilapayún, Inti Illimani, se encargaron de despedirlo al grito de “El pueblo unido jamás será vencido”. 
 

Notas Relacionadas

Kysha López, la mujer transgénero acusada de financiar los tranques

La mujer transgénero Kysha López es acusada de financiar los tranques en Diriamba. En la cárcel ha sufrido discriminación por su orientación sexual.

UCA dedica una galería de fotos a las protestas en Nicaragua

El “Paseo de la memoria”, de la Universidad Centroamericana muestra fotografías de las protestas en Nicaragua.