Los rostros detrás de los grafitis de Managua

¿Alguna vez has odiado ver las paredes de Managua rayadas? ¿Sabés quiénes son los que están detrás de estos murales?

Cada vez que salimos por las calles de Managua nos encontramos con obras y murales pintados sobre las paredes, algunos muy sofisticados, otros simples, llenos de colores, otros a blanco y negro, pero todos son el reflejo de lo que hay dentro de una persona, sus sentimientos, agrados e inconformidades.

¿Alguna vez has odiado ver las paredes de Managua rayadas? ¿Sabés quiénes son los que están detrás de estos murales? Hoy te comparto las historias de tres jóvenes que se dedican al mundo del arte urbano y han revolucionado con sus obras.

“Fox”, el artista plástico

Oliver Otero, conocido por el seudónimo de “Fox” es un artista plástico de 28 años apasionado por el grafitis y lleva ocho años practicándolo. Además de grafitear, es facilitador de arte para adolescentes y niños de un proyecto llamado “Aventurarte” basado en la cultura hip hop y derechos humanos, en el que enseña algunas técnicas de aerosol y muralismo.

Oliver Otero 28 años.Cortesía/Maje.

Pero eso no es todo, este chavalo también es parte de otros dos colectivos artísticos, uno es un grupo variado de dibujantes, diseñadores gráficos, escultores, pintores, muralistas. El otro es “Mad Crew”, un grupo de artistas urbanos con una propuesta muy interesante basada en el realismo sucio, es decir “describir o transmitir la simple y sucia realidad cotidiana que nos rodea, desde el alma hasta el entorno social, crudas y llenas de tensión visual, personajes ausentes, perdidos en la sociedad, desesperados y rutinarios” explicó Oliver.

El que llevó el grafitis a la piel

“Rek” que significa rayas al concreto, es el seudónimo de Dember Palma, un artista que desde los 16 años ingresó en el mundo del grafitis haciendo obras alrededor de Managua, El Salvador y Honduras, y ya tiene 14 años de experiencia. Ahora, después de mucho tiempo en esta industria ha decidido llevarla a la piel, trabajando como artista del tatuaje en una sociedad anónima llamada “Tattoo”, que fue creada junto a dos amigos más con los que pinta. Actualmente pertenece a los grupos de “Chacuatol” y de los “Mad Crew”.

Dember Palma artista desde los 16 años. Cortesía Sociedades Anónimas Tattoo/Maje.

El que pintará hasta dejar de respirar

Él es Krow Navarro Alemán, de 31 años de edad, y toda su felicidad gira en torno al grafiti, desde hace 13 años se ha convertido en su estilo de vida. Actualmente se dedica al arte corporal, es tatuador y tiene su propio estudio de tatuajes que formó junto a cinco amigos que conoció gracias al arte.

Krow pintará hasta dejar de respirar.Cortesía/Maje.

Pero, ¿qué dicen sus familias?

Oliver cuenta que su familia ha sido una parte muy fundamental en su carrera como artista pues ha recibido de su apoyo y eso lo ha motivado para continuar regalando color a Managua. Aunque al principio no les agradaba la idea y lo miraban de mala manera.

Al igual que Oliver, Krow también ha recibido siempre el apoyo de su familia y es una de sus fuentes de poder para no dejar de hace grafitis, agradece a su mamá por dejarle pintar las paredes cuando él era pequeño.

Para Dember es todo lo contario, es súper duro porque que no ha tenido el apoyo de su familia, lo han catalogado al arte y a él de mala manera. Además de que le echan en cara que no tendrá retribución alguna. Pero esto no ha sido obstáculo para que Dember haga lo que le gusta.

¿Y en qué jodido se inspiran los grafiteros?

A la hora de grafitear Oliver se inspira en las problemáticas de nuestro entorno social, es la herramienta con la que puede explicar lo que no se puede decir, más que solo apreciar y transmitir. Le gusta pintar sus obras en base al medio ambiente, la naturaleza, estados de ánimo del ser humano, injusticias sociales y el realismo sucio que antes les comentaba.

A Krown la música es lo que mayormente le da inspiración al momento de grafitear, le gusta enfocarse  en las tipografías y formas de las letras para dibujar, aunque no hace mucha caricatura le gustaría llegar a ser un escritor de graffiti bien completo, pero está consiente que todavía le falta mucho para llegar a complementarme en todos los niveles.

Por otro lado, Dember pinta lo que se le viene a la cabeza, si está pensando en alguien o algo lo traduce a una imagen, agregándole el sentimiento valorado que tiene en ese momento. Si se trata de construir escenas o situaciones crea personajes o caricaturas que lo reflejen, cuenta que hasta lo más feo y repugnante tiene valor para él. Las obras en las que más se enfoca son de carácter social y a veces sentimental, escribe letras alrededor de las calles e incluso no pone su seudónimo.

¿Qué es lo que más odian?

Oliver cuenta que lo que más odia es la injusticia y la violencia, no intenta cambiar el mundo porque eso es imposible, pero al menos intenta dejar huellas con el objetivo de crear conciencia en sus espectadores.

La justicia y violencia es lo que odia Oliver.Cortesía/Maje.Krown dice no odiar nada, aunque se siente disgustado con la policía porque estuvo unas cuantas horas tras las rejas por grafitear en las calles.

Dember odia que las personas no presten atención ni entiendan el tipo de arte que ellos hacen, que no los escuchen y pierdan el interés y la confianza en los jóvenes artistas urbano.

Notas Relacionadas

¡Alerta! Así comienza una relación tóxica

Con pequeñas expresiones de control empieza una relación tóxica que puede llevarte incluso hasta la muerte.

Entre el reto y la discriminación, así es emprender después de la cárcel

Luego de ser excarcelado, conseguir empleo es una tarea difícil, por ello varios manifestantes decidieron emprender vendiendo bisuterías.