Iglesia Divina Misericordia, a un año del ataque armado