Los momentos incómodos de la primera cita

Cortesía /Maje
Uf, la cita que muchas odian.

Con las redes sociales conocer personas a través del chat se ha vuelto más normal, eso incluso hace las cosas más fáciles, porque hablar a través de una pantalla te permite analizar bien lo que querés decir, pero a la hora de estar frente a frente, las cosas cambian y peor si nunca se han visto y por lo tanto todo lo que hagan o digan causará impresión negativa o positiva en la otra persona. 

¿Por qué te eliminan de Facebook?

Pero por qué odiamos las primeras citas. Si has tenido al menos una primera cita, seguro te sentirás identificada con estas situaciones que solemos pasar. 

Cortesía/Maje


1.    Elegir el lugar 


No parece tan complicado, habiendo tantos lugares a dónde ir, pero da la casualidad que cuando te pregunta dónde querés ir, vos bien apendejada no sabés qué responder, porque ninguno de los dos sabe demasiado acerca de sus gustos de entretenimiento o culinarios. 

El caso es que todo se vuelve un ¿vos dónde querés ir? y el otro responde “yo no sé vos”, así que pasan unos cuantos minutos, horas, días, decidiendo dónde ir. 


2.    El saludo 


Sí, una vez ya en la cita, en algún momento pensás en cómo se van a saludar, me refiero a un adorable beso en la mejilla o darle la mano.

Entonces aparece uno de los primeros momentos incomodos, vos le das la mano y él se acerca para darte un beso en la mejilla, después de un titubeo de caras, acabas dándoselo, pero una sensación extraña te hace no parar de sonreír, por lo tanto los dos entienden que eso fue un momento incómodo. 

Cortesía/Maje


3.    Romper el hielo 


Así que lo más lógico y aburrido, es aplicar para la vieja confiable, decir ¿cómo te fue hoy?,  así empieza una conversación convencional, pero como estás nerviosa eso sería lo más ideal, aunque después tenés que sacarte alguna platica interesante.

 
4.    Comer o beber 


No sé por qué se nos hace incomodo algo tan sencillo como comer, es decir vos comiendo con tus amigos sos una aspiradora, pero con él, no.

La relación amor-odio con tu pareja de tesis

He aquí la situación, estás probablemente nerviosa, no tenés demasiada hambre y él sale con que pedirá siete platos de pastas y cinco postres, y vos ahí con “solo una ensalada” ojo no es por mantener la figura, sino por el momento, entonces él se da cuenta y pregunta ¿estás a dieta? 

Cortesía/Maje


5.    Despedida y próxima salida 


Luego cuando acaba la cita, viene el momento de despedirse. En este punto posiblemente tenés más claro que el beso en la mejilla es lo correcto, así que no hay problema, pero hay otra parte extraña. 

¿Cuándo nos miramos otra vez? Esta parte está genial si las cosas fueron bien, pero si al final resulta que no te gusta, que hizo algo que te pareció mal, entonces llega el momento incomodo de responder.

Por lo tanto te sale aquello de “nos ponemos de acuerdo por chat” y nunca más vuelves a responder sus mensajes. 

Pero no todo es malo, puede ocurrir que las cosas salieran bien y que en realidad te gustara, a pesar de todos los momentos incomodos, las sensaciones extrañas y las sonrisas de nervios, al final te puede resultar todo bonito, como la canción de Jarabe de Palo, entonces sabrás que los nervios valieron la pena. 
 

Notas Relacionadas

¿Qué hacer con la app Mi Movistar Nicaragua?

Podés ingresar a la app Mi Movistar con tu número de celular o correo electrónico y recibir múltiples beneficios.

Dejar la vida sedentaria, el reto al que se enfrentan algunos jóvenes en Nicaragua

Comenzar una rutina de ejercicios y comer saludable puede cambiarte la vida.