Las viejas confiables de los ebrios

Cortesía /Maje
Más de alguna vez tuviste que haber hecho una de estas viejas confiables.

Debo confesar que la idea de este tema como no podía ser de otra manera, salió de una mesa de tragos en un bar de Managua, claro, animado por mis amigos que me ayudaron a reunir las viejas confiables que solemos hacer cuando estamos ebrios. 


1.    Escribirle a tu crush 

Sí, en ese momento te sentís bastante fuerte para decir cualquier cosa que usualmente sobria no le dirías jamás, como: “resulta que me gustás”, o seguirle el juego cuando se pone algo cariñoso. 

•Las cinco viejas confiables de las mujeres

Lo bueno de esto es que al siguiente día la excusa perfecta que todos usamos es: disculpa pero ayer estaba ebria, la vieja confiable. 

Cortesía/Maje

Por estar ebria se supone que todo queda anulado, aunque en el fondo los dos saben que algo de verdad hubo en lo que hablaron. Esto aplica también cuando haces cosas de las que al siguiente día te arrepentís. 


2.    No estoy tan bola

Cuando ya estas tocada y te entran las ganas de gritar, bailar, hablar mucho más de lo normal, vienen tus amigos y te dicen que ya no sigas bebiendo porque te vas a poner peor, sale la famosa frase, “no estoy bola, estoy en ambiente”, la vieja confiable.

La mayoría de las veces estás bola pero exactamente por eso no lo aceptás, es un proceso extraño de no entenderlo, hasta que te ponés de píe para ir al baño y resulta que sentís que todo da vueltas y casi que no podés caminar. 


3.    Bailando se me baja 

Entonces cuando por fin aceptás tu estado evidente de ebriedad, se te viene la brillante idea de “si bailo se me baja”, la vieja confiable. 

•Las viejas confiables de los hombres

Cortesía/Maje

Ahí vas vos entonces a la pista a buscar moverte, y tus amigos te tienen que acompañar porque andas demasiado perdida para ir sola. 


4.  Guaro barato 

Cuando llegas al bar o a la disco, comenzás tomando algunos tragos medio caros, bebes un par de shots de tequilas y si se puede un par de smirnoff, pero conforme avanza la noche y el dinero se va acabando, entonces la última instancia es recurrir a aquello de “un cubetazo de cerveza”, la vieja confiable. 


5.    Fregar al taxista 

Ya cuando la fiesta se acabó para vos y  te vas en taxi con tus amigos, resulta que la peor parte casi siempre se la lleva el conductor, ese pobre hombre que solo está haciendo su trabajo escucha las pláticas que tenés con tus amigos. 

Lo que hiciste en la noche, se bajan unos en otros, y cuando parece que todo queda ahí a alguien se le ocurre preguntarle al taxista sobre los debates existenciales que tienen vos y tus amigos en el carro, y sale la pregunta “¿usted qué dice don?”, la vieja confiable. 

Estas viejas confiables  se me ocurrieron a mí rodeada de gente ebria, pero y tus amigos:

¿Qué otras viejas confiables hacen? 


 

Notas Relacionadas

Capturan a José González, estudiante de la Universidad Agraria

José González es miembro del Movimiento 19 de Abril de la UNA y participó en el Diálogo Nacional.

Siete meses de protestas y algunos líderes universitarios siguen en la cárcel

Dos meses de estar en la cárcel tienen los líderes estudiantiles, todos ellos con perfiles de jóvenes que en unos años podrían ser buenos profesion...