Fernando Carrillo, decorando la piel

Foto: Cortesía / Maje
Este joven se ha convertido en un artista del tatuaje. Conocé la historia de Fernando Carrillo.

En Nicaragua la industria del tatuaje ha ido creciendo, cada vez más artistas se dan a conocer a través de las redes sociales como es el caso de Fernando Carrillo; desde niño sintió pasión por el arte, pero nunca se imaginó que el tatuaje se volvería una de sus pasiones.

Fernando Carrillo Foto: Tomada de Facebook / Maje

En el año 2010 se encontraba cursando la secundaria, en sus tiempos libres le gustaba realizar dibujos en las hojas de block con lápiz de grafito, “tenía una pluma gel, que es bastante resistente sobre la piel, a mis compañeros les gustaron mis dibujos e inicié a dibujárselos en la piel”, comentó. 

El significado de mis tatuajes

Sus compañeros lo animaban a que realizara tatuajes, para ese entonces Fernando no tenía los recursos ni los equipos. 

Foto: Tomada de Facebook / Maje

“Con una máquina casera inicié a hacer tatuajes, elaboré una, me quedó chévere y mi primer tatuaje fue un nombre (Dominga), me quedó muy bien pero tampoco al nivel de los tatuajes que realizo ahora, a la persona que se lo realicé le gustó; con el tiempo fui optimizando la calidad del trabajo”, explicó Fernando.

Una pausa ocasionada por los tabúes 

A los 16 años, Fernando no miraba con “ojos profesionales” el tatuaje, estaba enfocado en la universidad, “inicié a estudiar la carrera de Diseño Gráfico en la Universidad Centroamerica (UCA), había dejado de tatuar porque a mi mamá no le gustaba, ella pensaba que era vagancia”, contó.

Foto: Tomada de Facebook / Maje

Fernando no concluyó la carrera, descubrió que lo suyo eran las ventas e inició un negocio con una amiga que vive en Costa Rica, “tenemos una tienda de ropa”, explicó.

A pesar de que dejó de tatuar por algunos años, Fernando siempre dibujaba y pintaba en sus tiempos libres. 

El arte en la piel, al estilo Geneva

Como una bonita casualidad uno de sus amigos estaba vendiendo un equipo pequeño de tatuaje para principiantes, Fernando no tenía dinero, así que decidió cobrar por su trabajo.

“Poco a poco fui recogiendo con todo el sudor del mundo cada centavo. Cobraba cuarenta o setenta córdobas, por tatuaje. El equipo me costó ochenta dólares y cuando lo conseguí me sentí emocionado”, contó Fernando.

Sociedad Anónima Tattoos

Muchos tattoo artist deciden promocionar su trabajo a través de las redes sociales, Fernando no se sentía muy seguro de mostrarlo el suyo. “Tenía temor de postear mi trabajo en las redes sociales, porque la industria del tatuaje en el país es grande. Me decidí a subir los diseños que he tatuado y a la gente le gustó”, mencionó Fernando. 

Foto: Tomada de Facebook / Maje

Él se reincorporó al mundo del tatuaje hace dos años y medio, desde entonces decorar la piel ha sido algo de todos los días. Por el momento no es un artista independiente, pues pertenece a Sociedad Anónima Tattoos, un estudio de tatuajes conformado por Krow S.A, Dember Palma, Geneve Tattoo Artist, Luis Beltrán – Tattoos, Sofia Paez, entre otros jóvenes.

Tattoo Artist que debés de seguir si amas los tatuajes

Fernando me comentó, que en Sociedad Anónima ha perfeccionado su técnica y se siente muy agradecido por el espacio que le han brindado. 

“Hace falta mucho por recorrer”

Fernando se siente muy orgulloso, ha mejorado bastante, aunque confiesa que le hace falta mucho por recorrer, “miro tutoriales y a veces veo programas de tatuajes que pasan en MTV o TLC. Ahora que estoy en Sociedad Anónima he sido muy reconocido por la gente”

Foto: Tomada de Facebook / Maje

El estilo de Fernando está dirigido a las mujeres, de hecho el propone diseños muy personales, con técnicas como el puntillismo, minimalismo, o dibujos con colores grises. 

Si estás pensando en realizarte un tatuaje, podés buscar a Fernando en Sociedad Anónima Tattoos, ubicado en Bolonia, de Canal 10 media cuadra abajo, además  lo podés encontrar en todas sus redes sociales como Fer Carrillo.


 

Notas Relacionadas

Gobierno promete liberar a los presos que dejaron las protestas

En un plazo de 90 días, el Gobierno de Nicaragua liberará a los presos que dejaron las protestas.

¿Ya liberaron a todos los arrestados de la última manifestación?

Durante la manifestación del sábado 16 de marzo, la Policía arrestó a varios protestantes que se supone fueron liberados horas más tarde.