La abogada campeona de pesas en Nicaragua

Cortesía Orlando Valenzuela /Maje
Silvia Artola, campeona de oro en los Juegos Centroamericanos, nos comenta de sus nuevos retos.

Silvia Artola, me mira fijo, tiene los ojos pintados y el cabello recogido en una cola alta, su look está muy lejos de los usuales en los gimnasios donde levanta pesas haciendo halterofilia.

Fue ella quien ganó para Nicaragua tres medallas de oro en estos Juegos Centroamericanos Managua 2017, en la categoría de 63 kilogramos, logró hacer 79 kilogramos en Arranque, 100 en Envión y 179 en total. 

Silvia nació en una comunidad llamada Las Maderas, situada a 50 kilómetros de la carretera norte, ahí creció acompañada de tres hermanas, su mamá quien era ama de casa y su papá que era policía. 

El mejor jugador de ajedrez nica
 

Cuando cumplió seis años se trasladó a Managua, a una casa que comenta no le gustaba porque era solitaria, estaba rodeada de monte. En ese momento ella debía cuidar a sus hermanas, mientras su mamá y papá salían a trabajar. 

Cortesía Orlando Valenzuela/Maje

Por la tarde iba a clases al colegio Rigoberto López Pérez, donde estudió parte de su primaria y la secundaria. 


¿Por qué eligió las pesas? 


Cuando salió de secundaria, Silvia sabía que quería estudiar una carrera universitaria, pero no tenía los recursos, la manera en que podía hacerlo era con una beca deportiva, así que pensó en hacer un deporte. Debido a que sus amigas querían hacer ejercicios para bajar de peso, se decidió por levantar pesas. 

Fue en 2003 que Silvia inició a levantar pesas, tenía 18 años. Lo primero que la pusieron a levantar fue un palo de escoba, porque debía aprender las técnicas de cómo se levantaban las pesas. 

• ¿Quiénes cuidan a los atletas en Managua 2017?
 

Silvia iba al gimnasio todos los días a entrenar, pero su familia no sabía que ella se estaba dedicando a ese deporte. “Mi mamá pensaba que las pesas eran solo para hombres” dice Silvia, fue hasta que necesitó salir del país que le comentó a su mamá sobre el deporte que practicaba. 

Cortesía Orlando Valenzuela/Maje

Durante la universidad, Silvia tuvo que distribuir su tiempo entre sus estudios en la carrera de Derecho, su trabajo y las pesas, me comenta que entrenaba por la mañana, trabajaba por la tarde y asistía a clases en la noche. 


Su primer trabajo 


Silvia trabajaba para la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC), donde puso en práctica por primera vez lo aprendido en la carrera, la medallista de oro explica que el trabajo consistía en ayudar a la gente a reclamar cuando las empresas ofrecían un mal servicio. 

Eso le gustaba y fue una experiencia interesante para ella, porque la ayudó a reunir experiencia para sus futuros trabajos en derecho. 

Al primer año de haber iniciado a entrenar, Silvia entró en la primera competencia nacional y se quedó con la medalla de plata, eso la impulsó a seguir mejorando, al siguiente año se convirtió en la campeona nacional. 

 

 

A partir de entonces ha sido la campeona a nivel nacional. Este año Silvia dejó su trabajo con permiso de ausentarse y entrenar, ella trabaja con una firma de abogados y con la Federación Nicaragüense de Levantamiento de Pesas. 


El entrenamiento previo a los juegos 


Debido a los Juegos Centroamericanos, Silvia entrenó todo este año en doble sesión, desde las 9:30-12:00p.m y  después de las 2:00p.m -5:30p.m haciendo una rutina preparada por un entrenador venezolano. 

Dalila Rugama gana medalla de oro en los Juegos Centroamericanos

En los entrenamientos, Silvia hacía 120 kilos en Envión, “teníamos que trabajar la mayor parte del tiempo con este peso, para incrementar las marcas”, comentó la campeona.

Además debía cuidarse en la comida, no podía comer grasa, tampoco masa como arroz o papa y aunque de vez en cuando podía pecar, un mes antes de la competencia debía seguir las reglas estrictamente, porque para poder competir debe dar un peso exacto y si no lo hace queda descalificada. 

Cortesía/Maje

Silvia cuenta que el deporte además de la disciplina y las alegría que le ha dado, también le ha permitido encontrar nuevas personas, nuevas amistades y conocer países.

 
Sus viajes 


Silvia ha viajado por toda Centroamérica, Estados Unidos, Perú, Cuba y cumplió uno de sus sueños de ir a Brasil. Estuvo quince días en Rio de Janeiro, visitó Copacabana y el Cristo Redentor. En un futuro sueña con ir a Europa. 

En sus días libres mira películas de terror y antes practicaba basquetbol, pero con el tiempo se dio cuenta que por su estatura no era un deporte factible para ella. 

Cortesía Orlando Valenzuela/Maje

Silvia, tiene actualmente 32 años y está pensando en retirarse de las pesas, pero seguirá con el deporte, puesto que quiere ser entrenadora. 

Cuando hablamos de este tema, Silvia reconoce que todo tiene una etapa y la suya está acabando, cierra los ojos muchas veces y mueve la cabeza de un lado hacia otro, la voz se vuelve baja y entrecortada. 

Me dice que este deporte la ha hecho más fuerte, “porque para ganar debés tener carácter” pero es duro dejar una disciplina a la que siempre te has dedicado, por eso ya no puede ocultar sus lágrimas y con una sonrisa de satisfacción concluye que “siempre creí en mí, porque cumplí todas las metas que quería”. 
 

Notas Relacionadas

¿La Yasuri ganó Miss Universo?

El popular personaje de redes sociales, “la Yasuri”, sorprendió a sus seguidores con un video-parodia de Miss Universo.

#UnmajeEditaMaje | Ceshia Ubau: "He tenido que reinventarme como artista"

La joven artista Ceshia Ubau estaba empezando su carrera musical en Nicaragua cuando iniciaron las protestas en el país, así que se vio obligada a ...