Opinión: La selección nicaragüense y su primer Goliat

Nicaragua jugará un partido histórico con la selección de Argentina.

Historia. Qué difícil es apropiarse de esa palabra, es marcar diferencia y quedar en la eternidad, quizás sea un tema a debatir por la relatividad de su concepto y por lo propósitos de cada individuo, pero en el futbol es un solo concepto, es caminar en esa brecha que marca a las generaciones y que brinda un camino a superar.

Nicaragua en el futbol ha construido poco a poco su historia y tiene memoria desde 1966, aquel domingo 9 de enero un grupo de seleccionados nicaragüenses se llevaron el triunfo ante Estudiante de la Plata de Argentina. Tuvieron que pasar 43 años más para escribir otro párrafo, Wilson con dos dardos nos llevó a nuestra primera Copa Oro.

Por: Reydavid González

Foto: Archivo / Maje

A partir de ahí, la cultura futbolística comenzó a echar raíces, los resultados lo han permitido, tres clasificaciones al torneo de CONCACAF son nuestros únicos argumentos. ¿Qué difícil es entender por qué Argentina eligió a nuestra selección con tan poca trayectoria?

Argentina tiene encima la Copa América, antes tantos escándalos y con malos resultados en los torneos anteriores, el estado anímico debe de marcar pauta en una selección plagada de talentos. En pocas palabras, una goleada nos espera. Quizás seamos objetos de burla, pero es un paso gigante en nuestras aspiraciones de crecer y una carta de presentación para conseguir otros amistosos.

Nicaragua no tiene nada que perder, y probablemente tampoco hay mucho que ganar, porque es un paso muy grande y saltar escalones nunca será un buen método para un proceso de crecimiento.

Sí, es una oportunidad que no se debía de negar, pero antes de este paso debíamos de pasar por selecciones como Honduras, El Salvador, Venezuela o Ecuador, para corregir errores y aprender de conjuntos que están más cerca de nuestros recursos.

Oportunidad de Oro

Comparaciones las hay, David y el Goliat, dirán algunos, y quizás sea la más idónea, pero hay que tener en cuenta cual es el objetivo de este David que visita un terreno donde estarán los reflectores en Goliat (Messi).

Es una oportunidad de oro para los jugadores pinoleros, es un mercado de exposición, una buena actuación los puede poner en el lente de muchos clubes. Como equipo la azul y blanco tiene poco recursos para competir, su fuerza está en  esa fe inquebrantable de David, que con una resortera e ímpetu logró destruir ese obstáculo que le impedía escribir su propia historia.

Ganar es una apuesta ridícula, hasta pensar en el empate puede ser una idea muy absurda, pero el futbol es de sorpresas, los resultados por imposibles que sean se dan y ante la herida que Goliat sufrió en Anfield, puede ser la única esperanza para firmar nuestra segunda gran proeza ante un conjunto argentino.  

Notas Relacionadas

Sismo sacude el Pacífico de Nicaragua

El sismo se registró en El Tránsito, según el reporte preliminar del INETER.

Lucía Pineda y Miguel Mora galardonados con premio Libertad de Prensa 2019

Los periodistas Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora fueron galardonados con el Premio Internacional de Libertad de Prensa 2019.