Miguel Mendoza: “No quiero ser amigo de los deportistas”

Cortesía /Maje
Desde muy pequeño Miguel Mendoza comenzó a trabajar. Su vida es la crónica deportiva, aunque con más de 15 años de carrera, fue catalogado como “no grato” en el Estadio Nacional Dennis Martínez.

Miguel Mendoza desde muy pequeño sabía que se dedicaría a la crónica deportiva, aunque sus primeros trabajos fueron de zapatero y vendedor de cuajada.

Con 19 años dejó su pueblo Camoapa, municipio del departamento de Boaco, para viajar a Managua y comenzar con las clases de Comunicación. Desde abril, fue uno de los pocos periodistas deportivos que dieron cobertura a las protestas que comenzaron los estudiantes. 

Miguel nació un 19 de abril del año 1970, estudió la primaria y secundaria en Camoapa, donde aprendió el oficio de zapatero, porque esa era la actividad económica de su familia. 

#Elchat | haciendo periodismo con pasión en medio de la crisis

Según Miguel los zapateros tienen dos especialidades, están quienes se dedican a la parte de montador, que son los que hacen la suela y también existen los alistadores, los que hacen el cuero de los zapatos, esto último aprendió él.

En 1984 Miguel comenzó  la secundaria, el contexto político del país era una guerra. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

“Yo aprendí a alistar y asistía a clase” narró el cronista, quien nació en una familia numerosa con 11 hermanos, siete varones y cuatro mujeres. 


Un contexto político muy similar al actual 


En 1984 Miguel comenzó  la secundaria, el contexto político del país, una guerra entre La  Contra y los Sandinistas,  obligó a muchos jóvenes a irse de Nicaragua, pero Miguel tuvo que quedarse, desde entonces empezó a darse cuenta que quería ser cronista deportivo.

“Empecé a escuchar a Edgar (Tijerino) desde que empezó Doble Play, yo desde muy niño pensé en estudiar periodismo para ser cronista deportivo”, recordó. 

Rafael Solís, el padrino de boda de Daniel Ortega y Rosario Murillo

De hecho el cronista recuerda que mientras estaba en un examen de secundaria, escuchó el jonrón que hizo el beisbolista de la selección de Nicaragua Julio Medina, contra Japón en el año 1984, “yo siempre anduve un radio pegado y ahí escuché ese partido entre Nicaragua vs Japón”, narró Miguel. 

A los 17 años llegó la primera cita a la casa de Miguel para presentarse a dar el servicio militar obligatorio. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Por eso cuando llegó a quinto año de secundaria no se le hizo difícil elegir una carrera, él tenía claro que quería ser periodista deportivo, sin embargo las cosas no le serían nada fácil. 


Huyendo del servicio militar 


A los 17 años llegó la primera cita a la casa de Miguel para presentarse a dar el servicio militar obligatorio, pero el periodista decidió dejar su pueblo y viajar hacia Managua para iniciar con la universidad. 

“En ese entonces no sé cómo hice para lograr estudiar” comentó Miguel, porque para ingresar a la universidad necesitabas un permiso del gobierno que te acreditaba para no estar en el servicio. 

En el segundo semestre de clase, la universidad le informó a Miguel que no podía seguir estudiando si no presentaba el permiso, pero en ese momento la situación política del país cambió

Broderick Hernández, el deportista de judo que ganó oro en sambo

Se llegó a un acuerdo de elecciones en 1990 y por ende se firmó una tregua de seis meses en las que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) no podía hacer reclutamiento de jóvenes. 

Con el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, el miedo al servicio militar terminó evaporándose y Miguel pudo seguir con sus estudios. 

Cuando el cronista  dejó  su pueblo y llegó a Managua, sus padres le desearon lo mejor. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Cuando el cronista  dejó  su pueblo y llegó a Managua, sus padres le desearon lo mejor pero no le podían ofrecer ayuda económicamente, así que Miguel tuvo que ingeniárselas. 

Los primeros meses se quedó a vivir en casa de la suegra de un hermano, “fue difícil porque no había recursos para pagarme un buen lugar o los tres tiempos de comida” confesó Miguel, quien tuvo que empezar a vender cuajadas que traía de su pueblo para poder sostenerse. 

Cada lunes que Miguel venía de Camoapa, traía cuajadas, queso, leche y las vendía en el mercado Iván Montenegro, donde antes era la parada de los buses de Camoapa, “los lunes llegaba tarde a clase porque yo traía todo ese producto”, añadió. 


Los primeros trabajos de periodista 


De las clases en la universidad, una de las que más le gustó fue historia, por estar relacionada a la política, de hecho este periodista confesó que suele leer más de política que de deporte, “no es desde ahorita que estoy metido en ese rollo”, comentó.

Roberto Clemente, el beisbolista que murió por ayudar a Nicaragua

Pero lo que más le apasionaba era el deporte, desde muy joven se aprendió varias estadísticas de memoria, “por ejemplo te puedo decir Tyrus Raymond Ty Cobb tiene el mejor promedio de grandes ligas de todos los tiempos, son 365 o  cuánto bateó Roberto Clemente de por vida” explicó Mendoza, quien agrega que este tipo de información las aprendió desde que tenía 12 años. 

“Edgar es lo mejor que me ha pasado, es mi padrino deportivo”. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Como Miguel ya sabía que quería ser periodista deportivo, entendió desde muy joven a quién debía de buscar, cuando cursaba segundo año de la universidad, comenzó a establecer acercamiento con el cronista Edgar Tijerino, este trabajaba en Radio Ya. 

“Él (Tijerino) llegaba a Radio Ya, y yo iba ahí y le daba mis notas, nunca me publicó nada, seguro estaban fatales”, comentó entre risas el cronista. 

El primer trabajo como periodista, Mendoza lo obtuvo porque una compañera empezó a realizar un noticiero de radio y le pidió a Miguel que hiciera las noticias de deporte, pero la condición era que él se buscara sus anunciantes.

Yo dije a dónde voy a buscar anuncios” confesó Miguel, quien agregó que un profesor de la universidad, le sirvió para ser su primer anunciante, así empezó a recibir un salario de mil córdobas, “llegué a la casa y le dije a mi esposa que ese era el último fin de semana que iba a vender queso”, recordó Miguel. 

Pedro Joaquín Chamorro, el periodista que jugaba ping pong en la redacción

Y así fue, después hizo pasantías en Canal 6 y logró que lo contrataran para narrar un Campeonato Mundial de Motociclismo, “yo ni idea tenía, pero empecé a aprenderme los nombres” comentó el cronista, después pasó a Canal 4, ahí entre los pasillos del canal, Edgar Tijerino lo invitó al programa “Doble Play”. 

“Edgar es lo mejor que me ha pasado, es mi padrino deportivo” manifestó Miguel; considera que el año de apertura para la crónica deportiva en su carrera, fue en 1994.


“No quiero ser amigo de los atletas”


Como cronista deportivo, Miguel ha construido relaciones de amistad cercana a los deportistas, aunque confiesa que no le interesa ser amigo de los atletas, porque “hay momentos en lo que vos lo tenés que criticar”.

Miguel explicó que él llego a ser amigo del boxeador Rosendo Álvarez, mucho antes que fuera campeón del mundo, “cuando iba a pelear su primer título del mundo en 1995, me llamó desde Tailandia alegre porque había dado el peso” recordó. Pero cuando se convirtió en campeón del mundo y comenzaron los problemas del alcohol, Rosendo le pidió a Miguel que lo defendiera de la opinión pública, “yo le dije que no y se molestó” confesó Miguel.

Al igual que con Rosendo, cuando comenzó a pelear Román “Chocolatito” González por el título mundial en 2008, él estuvo con el boxeador nica, “con ‘Chocolate’ fui cuatro veces a Japón, ahora van 15 o 20 personas, antes andábamos dos o tres” comentó Miguel. Su relación con el boxeador se rompió por asuntos políticos. 

El tricking en las calles de Managua

Miguel explicó que la relación con los boxeadores es difícil, porque “quieren que los andes como relacionistas públicos” y no hacerlo le ha causado incidentes como que Rosendo Álvarez intentara golpearlo en la cabina de una radio o que  Ricardo Mayorga en una parada de semáforos, se bajara de su auto para golpear el carro de Miguel. 

Pero uno de los incidentes que más marcó a este periodista, fue que lo nombraran como una persona “no grata” para entrar al Estadio Nacional  Dennis Martínez. 


El episodio con Dennis y el estadio 


Desde que se inauguró el Estadio Nacional, Miguel sabe que no es del todo bienvenido por la crónica oficialista, “los medios oficialistas son un poco ariscos conmigo”, explicó. 

Pero con la crisis que comenzó desde el 18 de abril, los problemas se agudizaron. En una ocasión, durante un partido de los Dantos, que se desarrolló en los días en que todavía Monimbó estaba en resistencia, él hizo una acción que molestó a la crónica oficialista. 

Después del partido Miguel hizo un Facebook Live donde mostraba que había un grupo de Policías cambiándose de ropa, bebiendo agua, en el sector del estadio “Dennis Martínez”.

El día que me dieron una beca en la UCA
 

La gente en redes sociales empezó a circular el vídeo diciendo que los policías de ahí iban para Monimbó, entonces muchos periodistas oficialistas le dijeron a Miguel que era un irresponsable, porque esas patrullas de policía estaban para resguardar el estadio. 

Dennis Martínez hizo un llamado a no usar el estadio de béisbol para actos de violencia. Foto: Bismarck Picado / Maje

“Un periodista oficialista empezó a decir que si me miraban en el estadio  me sacaran a patadas”, afirmó Miguel, después de este incidente enviaron una carta a “Radio La Primerísima” para informar que Miguel Mendoza había sido catalogado como persona “no grata” por lo tanto no podía entrar al estadio Dennis Martínez. 

Desde entonces Miguel Mendoza comenzó a hacer un llamado a Dennis Martínez, pidiéndole que hablara públicamente de los incidentes que estaban pasando en Nicaragua.


La conversación con Dennis Martínez


El 19 de mayo se llegó a uno de los primeros acuerdos  en el diálogo nacional, los representantes del gobierno sandinista y los azul y blanco, acordaron una tregua de tres días. 

Sin embargo ese mismo día los estudiantes denunciaron un ataque a la Universidad Nacional Agraria (UNA), mientras los sandinistas informaban que un grupo de simpatizantes rojo y negro fueron intimidados y no los dejaban pasar.

¿Por qué Carles Puyol no vino a Nicaragua?

En esos días a Miguel le llegó la noticia que Dennis Martínez quería hablar,  pero no sabía cómo hacerlo, así que el cronista intentó comunicarse con el exbeisbolista el 20 de mayo. 

La marcha del día de las madres fue atacada por simpatizantes del gobierno sandinista. Foto: Óscar Sánchez / Maje

El 31 de mayo, un día después del ataque a la marcha en honor al día de las madres, Dennis Martínez envió un comunicado a los medios de comunicación, pidiendo que no se utilizara el estadio para promover la violencia. 

Este cronista alega que no le duele que no lo dejen entrar al estadio, porque eso solo demuestra que él ha estado con el pueblo, desde aquel 18 de abril, cuando pasó frente a la Universidad Centroamericana (UCA) y miró a dos jóvenes gritando “como locas”, él sabía que debía estar al servicio del deporte, pero sobre todo del país. 

Notas Relacionadas

Manuel Rosas: “Jugar vs Argentina será como David contra Goliat, pero en el fútbol hay sorpresas”

El defensa de la Selección Nacional de Nicaragua, Manuel Rosas, espera hacer una buena presentación contra jugadores de “talla mundial” como son lo...

¿Hay escasez de medicamentos para el VIH en Nicaragua?

Denuncian que los pacientes con VIH, no están accediendo a sus medicamentos.