Copete, el niño que trabajaba para jugar fútbol

La historia de Luis Fernando Copete el colombiano que juega con la Azul y Blanco.

Fernando Copete desde los siete años que cursaba la primaria en la ciudad de Cali de su natal Colombia, sabía que quería ser futbolista, se marcó tres metas principales para su vida profesional, la primera era lograr ser un futbolista y vivir de ello.

En búsqueda de ese sueño y con diez años pasó unas pruebas para quedar vinculado a las categorías juveniles del equipo América de Cali S.A. Sin embargo, el propósito de convertirse en futbolista le trajo los primeros obstáculos, el tenía doce años cuando su familia se vio obligada a mudarse de localidad por problemas económicos. El traslado fue a Palmira: un municipio de Colombia del departamento del Valle del Cauca.

Copete iba a la escuela por la mañana, a las 12:30p.m salía de clases y abordaba un autobús para poder llegar antes de las 3:00 pm al entrenamiento con el equipo de América de Cali. “estaba de vuelta en casa como a las 8:30 pm todos los días” dijo.

Luego del viaje llegaba cansado a hacer las tareas. Los fines de semana debía trabajar en el mercado vendiendo o cargando frutas y verduras para costearse los pasajes y la ropa que utilizaba para jugar fútbol.

Siete meses después decidió dejar el América de Cali porque debía quedarse en casa y ayudar más a su mamá con el dinero, “trabajé haciendo muebles o en el mercado, mi mamá me inculcó eso” comentó Copete.

Copete junto a su mamá.Cortesía/Maje

A los 17 años Luis Fernando Copete obtuvo su primer salario, con el que asegura haberse comprado cosas de higiene personal, ropa, unos tacos para jugar fútbol y le dio dinero a su mamá.

De 18 años, Copete emprendió un nuevo viaje y fichó por el equipo La Equidad Fútbol Club de Bogotá, pero pasado un tiempo tuvo que regresar con su familia,  también por cuestiones económicas. “Mi familia nunca ha sido adinerada” explicó el central de la Azul y Blanco.

Llegada a Nicaragua

En 2012 llega a Nicaragua, en primera instancia fue el Real Estelí el que se fijó en la proyección de Copete como jugador, pero decidieron que se fuese a préstamo al Managua FC, equipo donde el colombiano realizó un buen papel y fue trasladado al otro equipo de la capital: Walter Ferreti.

En el Ferreti se convirtió en un líder de la defensa y se ganó a la hinchada pinolera, tanto así que fue nacionalizado nicaragüense, “primero yo no pensé en estar en la selección, sino más bien en tratar de integrarme más al grupo” aclara Copete.

Sin embargo, su buen rendimiento en los equipos nacionales lo llevó a cumplir su segunda meta, jugar con la selección nacional de Nicaragua durante los partidos de clasificación de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol, mejor conocida como Concacaf, para la Copa Mundial de Fútbol de 2018.

Clasificación a Copa Oro

Su historia por el país avanza hasta el día 28 de marzo de 2017, cuando con un estadio a rebosar Nicaragua se jugaba la clasificación a la Copa Oro.

Celebración por el segundo gol vs Haití.Cortesía/Maje

Todo comenzó con el partido de ida jugado en Haití en el que la Azul y Blanco cayó por tres goles a uno, Copete aceptó que se vieron superados en todos los aspectos del juego, “cuando llegamos a Haití y miramos todo lo que pasaba en ese país, hubo mucha tristeza y a pesar de que decíamos vamos a ganar, el estado anímico no estaba bien”, confiesa.

Luego, en el partido de vuelta en el Estadio Nacional de Fútbol, Copete dice que el hecho de ver la cantidad de aficionados que llegaron al partido fue un extra de motivación. El central colombiano y nacionalizado nicaragüense estaba con mucha adrenalina como en todos los otros partidos, “si no sentís el cosquilleo es porque no estas motivado”, expresa Copete.

Pero conforme transcurrió el partido, el nerviosismo fue disminuyendo hasta casi desaparecer y centrarse solo en jugar al fútbol.

El Copete DJ 

Copete confiesa que es él quien se encarga de poner la música en el vestuario para tratar de bajar la tensión del ambiente, “trato de meterle un poco de alegría al grupo, ya sea que bailemos o que hagamos alguna celebración”.

En el vestuario lo primero que escuchan son canciones representativas de Nicaragua, luego alguna música  cristiana, para acabar con un reguetón,  Dancehall  y no puede faltar una salsa colombiana.

Baile de Copete luego de la clasificación a Copa Oro.Cortesía/Maje.

A pesar de sus raíces, él dice que le tiene mucho cariño a Nicaragua porque lo han tratado bien, además  porque su esposa e hija son pinoleras.

En algún momento con el reloj avanzando en el partido Nicaragua vs Haití, Copete también dejó de creer como mucha gente lo hizo, pero guardó una pequeña esperanza  hasta que llegó el penalti que el árbitro pitó por una falta en su contra.

“Dios me puso en el lugar para que hubiera un penal” señala Copete, además agrega que después de eso todo fue una locura sobre todo cuando el árbitro pitó el final.

La Copa Oro

Para el inicio de la Copa Oro Copete estaba en Perú, donde jugaba con su equipo el Club Deportivo Comerciantes Unidos, tratándose una lesión en la rodilla que hasta última hora lo mantuvo dudando sobre su participación en dicha Copa.

Cuando estuvo recuperado se reunió con la selección en Miami y jugó el primer partido en el que los nicaragüenses perdieron 2-0 contra el rival que en teoría era más asequible en la fase de grupos: Martinica.

A pesar de todo “había esperanza por cambiar la historia del futbol nicaragüense” dice Copete.

Luego de eso siguieron dos derrotas más contra Panamá y Estados Unidos que dejaron fuera a la selección Azul y Blanco.

“Estábamos muy tristes por todo lo que había pasado, hubo equivocaciones que nos ayudarán a crecer en los próximos torneos” expresa el central.

Agrega que a pesar de que Nicaragua haya crecido y ya no sea la cenicienta de Centroamérica, las otras selecciones también suben de nivel, por eso el próximo reto que se ha marcado es llegar a la Copa Oro dentro de dos años y avanzar en la fase de grupos.

“Todo depende de la madurez, el respeto y la humildad del equipo” asegura el defensa central de la Azul y Blanco.

Este año Copete estuvo en el Club Deportivo Comerciantes Unidos de Perú, donde metió un gol que llegó incluso a estar nominado a mejor gol en el programa deportivo “Fuera de Juego” de ESPN.

Copete le pega desde fuera del área en un partido contra el Club Universitario de Deportes de Lima, “en Perú siempre lo practicaba, el entrenador siempre me decía que si quedaba una le pegara” explica Copete.

Tuvo segundos para pensar y no lo dudó, miró al portero fuera del arco y al final marcó un bonito gol contra “el mejor equipo de Perú” dice el colombiano.

La tercera meta del niño de siete años que creció en Colombia es lograr jugar en Europa, Copete confía en que pueda cumplirla, “todavía tengo tiempo”. Por ahora juega en el Real Estelí y está listo para seguir forjando su camino en el fútbol pinolero.

Notas Relacionadas

El Barça y Griezmann podrían ser sancionados

Después que el FC Barcelona anunciara el fichaje de Griezmann, el Atlético de Madrid comunicó que el club blaugrana no pagó lo suficiente por el ju...

Controversia entre el Barcelona y el Atlético después del fichaje de Griezmann

El FC Barcelona anunció el fichaje del francés Antoine Griezmann.