Miedos raros que vivimos frecuentemente

Foto: Cortesía: Giphy/ Maje
Qué se te acerque una moto, estar solo en casa o verte en un espejo son algunos miedos que solemos tener pero no los consideramos como miedos.

Están en nuestros temas de conversación pero no siempre lo reconocemos, a pesar que decimos “me da miedo cuando...”. Los sentimos en diferentes momentos, unos más que otros, pero al fin de cuentas  esos “miedos” lo consideramos algo rutinario y muchos nos hemos acostumbrado a vivir con ellos.  

• “Hagamos el amor y no la guerra” practicá cinco hábitos hippies

Esta mañana al salir de mi casa, me dirigía hacía la parada, iba escuchando música pero el sonido de una motocicleta acercándose a mí fue tan fuerte que sentí mucho miedo y me subí a la acera. ¿Es normal?

La lógica de muchos responderá al instante que sentí miedo de que me atropellara, pero no, no es así. Desde hace unos años me da temor que una motocicleta se acerque a mí porque pienso que me va acosar. 

Aquí más:

1.Quedarte solo en casa 

Para muchos, la idea de quedarse solos en casaes perfecta pues podemos disfrutar y hacer lo que queramos, como poner la música con el volumen alto, bailar o cantar sin que nadie nos escuche.

Programas de tv que sobreviven a internet

Sin embargo, hay personas que esto les da mucho temor porque sienten que entrará a robar o a hacerle daño. Generalmente estas personas se sienten indefensas y ponen llave a todas las puertas para sentirse más seguros. 

Foto: Cortesía: Pinterest/ Maje

Carol Gómez es una joven de 20 años y me comentó que cuando está sola en casa, se siente vigilada. “Pensarías que es muy grato, pero cuando mi casa está sola hay un silencio que invade todo y cualquier ruido que no sea ocasionado por mí, me causa mucho temor”.

2. Miedo a los perros 

Seguro pensás ¿WTF? ¿Quién podría tenerle miedo a los perros? Algunas personas suelen sentir miedo a los perros, y no necesariamente porque han sido atacados por el animal

¿Qué características tienen los trabajadores exitosos?

Cuando caminamos siempre vamos a encontrar un perro, algunos son tranquilos pero otros te inician a ladrar y el corazón se te acelera, pensás que en cualquier momento puede morderte

Foto: Cortesía: Pinterest/ Maje

Esther Conte, tiene 18 años y me dijo que nunca ha sido mordida por un perro, pero que en donde ella vive hay un perro que siempre le ladra y que siente miedo cuando cualquier perro intenta acercársele

3. Miedo a las motocicletas 

Creo que esto es uno de los miedos más comunes en esta lista pues, las motocicletas han creado mucha fama, es decir, los asaltos en ellas son muy comunes.

Rituales solitarios que hacen más placentero tu día

Cuando estaba en la secundaria me dirigía a la escuela de mi hermano, recuerdo que venía pensando en una canción pues no la recordaba, no escuché que una motocicleta se acercaba porque el tipo actuó lo más silenciosamente que pudo, hasta que sentí sus manos en mi trasero. 

Las personas me dicen" hubieses gritado algo", pero el miedo me paralizó y solo recuerdo que arrancó rápido y lo miré irse muy tranquilo, cuando llegué a mi casa entré llorando. 

4. Miedo a verte en un espejo 

Suena muy extraño, pues seguro te mirás todo el tiempo para arreglarte y salir, es como que si nuestro cerebro lo ignora por un momento, aunque cuando es de noche sentimos como que alguien aparecerá detrás de nosotros. 

Foto: Cortesía: Pinterest/ Maje

Camila González, nombre ficticio, me dijo que después de ver la película “Espejos Siniestros” quedó con esa idea de verse al espejo, “Claro que me miro cuando me peino y me maquillo, pero me da cosa el espejo que está en mi cuarto”. 

Las frases de las viejas confiables con amigos

 ¿Qué otras cosas te dan miedo? Déjanos un comentario en nuestras redes sociales para agregarlas a nuestra lista.
 

Notas Relacionadas

El tricking en las calles de Managua

Varios jóvenes de Managua practican tricking, un deporte extremo que combina artes marciales, gimnasia artística, capoeira y break dance.

La Navidad roja de Nicaragua

Una denuncia realizada por la comunidad de los indígenas en contra del gobierno sandinista, se convirtió en una Navidad roja.