Las torturas de cosquillas

Cortesía /Maje
Las inofensivas cosquillas que algunos odian y otros disfrutan, son un método de tortura.

Las cosquillas son usualmente un método de diversión, alguna vez de pequeño te tuvieron que haber hecho, aunque en realidad he conocido personas que las odian, porque les produce dolor, no risa, precisamente por esto, muchos gobiernos en diferentes épocas de la historia  la utilizaron para torturar a sus enemigos. Sí torturas con risas. 

Según los hallazgos de la investigadora  Irene Thompson, en la cultura China sobre todo en la dinastía Han, en los años 206-220 D.C castigaban a los criminales a través de las cosquillas por largos periodos de tiempo. 

Abuso sexual a niña de siete años

Lo mismo hacían los romanos, de ellos se tienen registros de que metían a los criminales en una mezcla con sal y luego una cabra empezaba a lamerles los pies, en primera instancia la sensación era agradable,  luego se vuelve insoportable tanto desgaste de “felicidad”. 

Cortesía/Maje


La cosquilla como unión de lazos 


El científico inglés Charles Darwin, postuló una teoría en la que se explicaba el procedimiento de risa que ocurre en el ser humano; Darwin decía que las cosquillas provocan risas solamente cuando hay una anticipación de placer, es decir cuando existe un lazo afectivo entre la persona que hace y quien recibe las cosquillas. 

De otra manera solamente se obtendría rechazo de quien recibe las cosquillas. Si por alguna razón querés hacerte cosquillas a vos mismo, debés tener en cuenta que el cerebelo,  la parte que controla los movimientos del cuerpo, sabe qué harás con tus manos, no hay sorpresas,  por eso no hay cosquillas, según la teoría de Darwin. 

Cortesía/Maje

Una investigadora de la University College de Londres; Sarah-Jayne Blakemore hizo un experimento con una máquina que lanzaba espuma, esta lanzaba rápido el líquido, pero en algunas ocasiones se retrasaba un poco, entonces la gente se reía porque la incertidumbre producía cosquillas.

Lo que experimentamos en la parálisis del sueño
 

Con respecto a esto, resulta que cuando estás recién levantado tu cuerpo todavía no está conectado a todas las funciones del cerebro, por lo tanto si te hacés cosquillas es muy probable que sintás placer en hacerlo, porque hay incertidumbre. 

Por eso es que algunos enfermos de esquizofrenia sufren este tipo de reacciones, se ríen de sus propias cosquillas. 

Ahora ya sabés, las cosquillas no siempre son para hacerte reír, sino que luego de varios minutos, se pueden tornar aburridas e incluso molestas. 

Notas Relacionadas

Dejar la vida sedentaria, el reto al que se enfrentan algunos jóvenes en Nicaragua

Comenzar una rutina de ejercicios y comer saludable puede cambiarte la vida.

¡Alerta! Así comienza una relación tóxica

Con pequeñas expresiones de control empieza una relación tóxica que puede llevarte incluso hasta la muerte.