Rosas para Julio Cabrales

Cortesía /Maje
El poeta Julio Cabrales falleció hoy en el hospital Alemán Nicaragüense.

A pesar de su corta trayectoria en la literatura nicaragüense, el poeta Julio Cabrales no es tan reconocido por los y las jóvenes actualmente, por y para conmemorar su memoria te traemos un recuento de lo que aportó Cabrales a la generación del 60 en al arte nacional. 


El Espectro de la Rosa


Es su mejor poema, fue la escritura con la que se ganó el respeto de los intelectuales en Nicaragua y algunos poetas internacionales. 

¿De qué están escribiendo los jóvenes nicas?

El poema es una narración como un cuento, que se lee con un ritmo lento pero intenso. Menciona a Vaslav Nijinsky, un bailarín ruso que se hizo famoso en Europa, de hecho el nombre “El Espectro de la Rosa” proviene de una obra de teatro creada por Michel Fokine, un coreógrafo ruso que llevó el baile y el teatro a una escala superior con sus interpretaciones. 

Cortesía/Maje


La Generación del 60


Es la generación literaria que fue marcada por las protestas en contra de problemas sociales. Se expresaron sobre todo en algunas revistas nacionales como la revista literaria “Frente Ventana” una revista de la Universidad de León. 

Lo que caracterizaba la literatura de esta generación, es que trataban temas sociales y políticos que rodeaban a los poetas y sus creaciones además de rimas, tenían fuertes influencias narrativas, hasta casi parecer cuentos. 

De esta generación salieron escritores como Sergio Ramírez, Edwin Illescas y el mismo Julio Cabrales. 


Su historia 


Su historia así como su literatura ha sido un poco complicada. En sus últimos días hubo mucha gente que trató de ayudarlo porque estuvo abandonado en una casa del barrio “Hilario Sánchez”. 

Cortesía/Maje

Julio Cabrales empezó a escribir poesía desde los 16 años, publicó sus poemas, uno de los más aceptados por la crítica fue “Carta a mi madre”, un poema en el que describe lo que miró en las ciudades de Madrid y Managua. 

Las heroínas de la literatura
 

Sin embargo, las cosas empezaron a ponerse mal para el poeta cuando murió su padre, con eso vinieron los primeros síntomas de esquizofrenia, que empeoraron con la muerte de su madre. 

Su hermano también padecía de esa enfermedad y un día se fue de la casa para no volver más, por lo que el poeta Julio Cabrales se quedó solo, según citan muchos medios, solía recorrer las calles de la capital con un aspecto desagradable y comía solo lo que la gente le daba. 

En cualquier caso, a pesar de su corta carrera en la literatura y la enfermedad que lo alejó de está, Cabrales mereció estando vivo, que se le cuidara por haber representado en su momento a Nicaragua internacionalmente, y ahora por tanto, merece que se honre su memoria. 
 

Notas Relacionadas

¿Quién es el nuevo embajador de Estados Unidos en Nicaragua?

Kevin Sullivan es el nuevo embajador de Estados Unidos en Nicaragua. Es de formación jesuita y ya ha tenido contacto con los países latinos.