Las escritoras que debés leer

Tomada de Facebook/Maje
Las mujeres en la literatura como en otras artes, han sido desplazadas, a pesar de ello hay clásicos literarios que fueron escritos por ellas.

En esta ocasión, les traigo recomendaciones de libros escritos por mujeres. Entendemos que las mujeres a lo largo de la historia han sido en la mayoría de los casos, dominadas por sistemas de patriarcados, por lo tanto no todas tenían acceso a educación, eso no permitía que se destacaran en cuestiones intelectuales como la escritura o la ciencia etc. 

El punto es que hubo algunas que gracias a su necesidad de desarrollarse intelectualmente,  lograron escribir y publicar sus poemas o novelas, aunque en ocasiones fueran juzgadas por una sociedad que no estaba preparada para recibir esos nuevos aires de libertad.

•¿De qué están escribiendo los jóvenes nicas?


1.    Sor Juana Inés de la Cruz 


Sor Juan Inés es la escritora que hizo sus mejores obras en un convento. En esa época las mujeres no tenían derecho a tener ningún tipo de educación, por lo que la única vía para aprender un poco de historia o ciencia, era estando en un convento.

Tomada de Facebook/Maje

En realidad no se sabe a ciencia cierta si Sor Juana ingresó al convento solo por los libros, o si tenía alguna inclinación religiosa. 
Una de las cosas que más llaman la atención de ella, es que escribió un poemario de amor, expresando un sentir tan intenso como sincero, que es muy extraño viniendo de una monja, en cualquier caso admirando su arte, hizo poemas que vale la pena leer y reflexionar sobre su contenido. 

Poema: “Prosigue el mismo asunto” de Sor Juana Inés de la Cruz. 


“Al que trato de amor, hallo diamante,
y soy diamante al que de amor me trata;
triunfante quiero ver al que me mata,
y mato al que me quiere ver triunfante".


2.    Virginia Woollf 


Virginia Woollf no solo hizo de su literatura situaciones fantásticas, sino de su vida y su muerte. Para entender su literatura debo narrarles un poco de su historia.

Era una persona que creció entre gente intelectual, puesto que su papá era un historiador y crítico británico. 

Virginia Woollf. Tomada de Facebook/Maje

Eso influenció su búsqueda de conocimiento desde muy pequeña, pero sufría de cambios de humor. Cuando aún era joven le dio depresión, pero logró salir adelante y comenzó a escribir hasta volverse relativamente famosa. 

Su libro más icónico es “Cumbres Borrascosas”, un texto con una temática tan simple como complicada, la historia es la vida de una mujer llamada Dalloway, en un día normal, atendiendo invitados de la fiesta en su mansión. 

•Las heroínas de la literatura

La señora Dalloway es esposa de un conservador y tiene una hija en etapa adolescente. Lo esencial de esta novela es que los acontecimientos se narran desde los sentimientos y los más puros pensamientos. 

En muchas ocasiones he expresado  mi admiración por los escritores que logran superar las acciones, y narran sentimientos. Ese es el tope, por eso leer ese libro, es un acercamiento a vos mismo. 

Cortesía/Maje

Pero continuando con la historia de esta mujer. Resulta que a los 59 años volvió a recaer en depresión y un día salió de su casa, en la que se encontraban su esposo y la señora de la limpieza. 

Se fue al río a dar un paseo, pero no volvió. Su esposo se dio cuenta de lo que sucedía hasta que leyó una carta que Virginia había dejado para él. En ella se despedía y le agradecía por haberla hecho feliz, pero le confesaba que no podía recuperarse de su enfermedad (depresión), por eso lo mejor era que ella lo dejara libre. 

Días después fue encontrado su cuerpo en las aguas del rio Ouse, que quedaba cerca de su hogar. En su vida pronunció varias frases que resumían su estado de ánimo como “siempre he creído que otorgamos a la vida un valor absurdamente alto”. 


3.    Jane Austen 


Pensé mucho en si meter o no a Jane Austen a esta lista, porque a pesar de haber sido escritora y lograr grandes cosas con ello, siempre se le ha criticado que era parte de un sistema sumiso. 

Sus novelas en la mayoría de los casos son de mujeres que quieren casarse o se enamoran, etc. Pero aunque estas críticas sean bien fundadas, creo que el mérito de Austen es haber logrado escribir en un momento cuando las mujeres no lo hacían. 

Además, rodeada de un contexto en el que las mujeres tenían el único propósito de casarse, es normal que en su escritura se reflejara eso. 

Cortesía/Maje

En referencia a sus libros, el más conocido es "Orgullo y Prejuicio", es una historia de amor muy completa, porque destaca el sentimiento como tal, también los obstáculos de personalidades a los que nos enfrentamos por el solo hecho de ser humanos, y por último no olvida sus dotes de intelectualidad mostrando a Elizabeth como una mujer inspirada por la lectura. 

En cualquier caso no es ese el libro que recomendaría, sino su novela; Emma, publicada en 1815, la historia es de una joven que inspirada por el amor, quiere que todas las personas encuentren a alguien con quien casarse y por eso, ella misma actúa de cupido para juntar a la gente que según ella merecen estar juntas. 

La cuestión es que la inspiración del amor le resulta muy familiar pero solamente cuando está en otras personas, no en ella. Las cosas cambian y Emma se tiene que enfrentar al hecho de que ella también debe buscar a alguien y enamorarse, ahí comienza el dilema, aquello de dar consejos resulta fácil, pero a la hora en que somos nosotros los del problema, no sabemos bien qué hacer. 

En esta lista seguro faltan muchas mujeres más, porque a pesar de que no hayan tenido tanta incidencia en la vida académica en el pasado, hay y hubo muchas escritoras que desafiaron las reglas, cada una en su época y a su manera. 
 

Notas Relacionadas

Trivia | ¿Qué tanto sabés de la primera Guerra Mundial?

Un día como pero hoy, pero de 1918 la primera Guerra Mundial finalizó con el Armisticio de Compiégne.

Daniel Ortega y los 8 episodios menos conocidos de su vida personal

El actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega arribó a sus 73 años en el poder. Hacemos una recopilación de la vida personal de este personaje.