David Rocha: “La idea del libro es mostrar el mundo cochón”

Cortesía / Maje
David Rocha escribió un libro sobre las vivencias de los homosexuales de la vieja y la actual Managua

David Rocha tiene 28 años, recientemente publicó su segundo libro, un texto que recoge los escritos que en soledad, David relataba en su blog “Crónicas de la Ciudad”. “Era mi necesidad de escribir cosas, partiendo de la experiencia de observar la ciudad”, relata el joven. 

El libro que tiene el mismo nombre de su blog, contiene tres estilos literarios, la narrativa de ficción, la crónica y el ensayo, basados especialmente en una mirada política del homosexual, construyendo una narración personal y a la vez colectiva, puesto que son experiencias compartidas. “Tuve la dicha de conocer a varios homosexuales de la tercera edad, que me abrieron su vida de par en par”, explica David. 

Uno de los objetivos de David con el libro, es recoger las experiencias homosexuales desde antes del terremoto de 1972 en Managua, puesto que David conoció la antigua capital por las narraciones de su bisabuela y su abuela. “Ellas me llevaron a ver la ciudad de otras perspectivas, yo quiero hablar de la visualización de este mundo”, aclara David. 

David concluyó que “los cochones” de la vieja Managua participaron en las luchas y los hitos de la historia. Foto: Cortesía / Maje

Después de su investigación con el libro, David concluyó que “los cochones” de la vieja Managua participaron en las luchas y los hitos de la historia. “A los homosexuales en la década de los 60,70, la Guardia Nacional los perseguía solo por ser homosexuales”, indica David. 

Ahora, más allá de la violencia de Estados o Gobiernos, según David, hay una violencia machista y patriarcal, que es parte de la cultura nicaragüense, sin embargo también existen avances con respecto a la libertad de mente. “Nicaragua no es una isla, actualmente el mundo se ha abierto un poco más”, expresa este joven escritor. 

GIF / Giphy


El “Ricky ricón” del barrio 


David Rocha creció en un barrio “marginal”, en el que había mucha violencia, por las noches escuchaba constantemente cómo las piedras caían en el techo de su casa,  durante los enfrentamientos de pandillas. 

Los inviernos eran la época más triste del año, porque la casa de David se inundada de agua. “Mi cama la poníamos sobre unos bloques”, recuerda el joven. A pesar de la condición de pobreza, David era el niño “Ricky ricón” del barrio, porque su padre estaba en otro país y cada mes le mandaba una remesa. 

“Era maravilloso traer la remesa al banco y luego cruzarnos a comer hamburguesas”, comenta David entre risas. 

Al terminar la secundaria David comenzó a escribir poesía deprimente. Foto: Cortesía / Maje

Desde pequeño fue un niño solitario que cultivó mucho su imaginación. “Me gustaba disfrazarme, jugar a ser personajes”, confiesa el joven, agrega que en el colegio le agradaba hacer presentaciones de baile o cantar, sin embargo en su niñez no se vio atraído por la lectura. 


La escritura comenzó con poesía 


Al terminar la secundaria David comenzó a escribir poesía deprimente, “tipo de amores no correspondidos”, recuerda el joven, esto fue una especie de iniciación en la escritura  para David.

El mundo del arte para este joven ha sido variado, puesto que su vínculo no comenzó solo con la escritura,  su primera carrera fue  en el teatro de títeres del grupo Guachipilín, luego comenzó a estudiar “Teatrología”, en el Instituto Superior de Arte de la Habana, Cuba y por último hizo una maestría en estudios culturales en la Universidad Centroamericana (UCA). 

El teatro es parte de la vida de David Rocha. Foto: Cortesía / Maje

Fue gracias al teatro que este joven se encontró con la literatura, puesto que mientras vivía en la Habana, comenzó a leer de forma más constante, hasta convertirse en un lector voraz. 
“Para mí la escritura es algo que se me atraviesa en la garganta y lo digo escrito, porque si lo digo oral me puede salir mal”, confiesa este joven, quien en su libro involucra un lenguaje afeminado, él lo denomina como “sacar el plumerío”. 

La idea de David con esto, es mostrar al individuo visiblemente afeminado, puesto que suelen incomodar a la sociedad. ”Lo importante es  visibilizar el mundo cochón”, dice David. 

 “Vivir en un contexto patriarcal te dice que mientras más discreto seas es mejor, cuando a uno se le salen las plumas, incomoda”, concluye David, por ello el libro para este joven, es una especie de desafío, ir en contra de lo establecido, de los estigmas culturales que él ha experimentado en primera persona. 
 

Notas Relacionadas

Lo que no sabías sobre el Acta de Independencia de Centroamérica

El Acta de la Independencia de Centroamérica, es uno de los documentos más importantes , por ello en su 198 aniversario te traemos algunas curiosid...

Ludwika Vega asegura haber sido víctima de un ataque de odio

La activista transgénero desconoce quiénes fueron los dos sujetos que la agredieron y los motivos que tuvieron para atacarla.