Ropa usada en redes sociales, una opción de emprendimiento en jóvenes nicaragüenses

Las redes sociales son el aliado fundamental para lograr comercializar la ropa usada. Varios jóvenes están apostando por este emprendimiento debido a lo bajos costos de inversión y el auge de consumo que tiene este producto.

Desde hace varios años compro ropa usada en el mercado Israel  Lewites, en Managua. Llegaba temprano para adquirir las primeras piezas, salía un poco sudado del lugar, pero contento con la ropa que había adquirido.

En los últimos meses la modalidad de compra ha cambiado un poco. Ahora tengo la opción de elegir o reservar ropa usada desde Facebook o Instagram, hasta la pueden llevar a mí casa.

Las pacas están disponible en 25, 50 y 100 libras. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Hay muchas tiendas que ofrecen este tipo de productos en las redes sociales y cuentan con servicio de entrega a domicilio, así que puedo  ahorrar la gira por el mercado o las tiendas.

Desde que inició la crisis en Nicaragua en abril 2018, muchos jóvenes han emprendido algún tipo de negocio; uno de los más rentables por los bajos costos de inversión y el auge de su consumo es la ropa usada.

Conversé con dos chavalas que venden ropa usada en las redes sociales. Andrea Cruz, de 22 años y egresada de Comunicación Social en la Universidad Centroamericana (UCA), su tienda se llama Etcétera.

María Ligia Aguilera, una chinandegana de 25 años estudiante de Derecho en la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC), el nombre de su tienda es Maúla.

Ambas utilizan Facebook e Instagram, como sus principales herramientas para vender la ropa.

Esto fue lo que me contaron:

La joven risueña de Carazo

Andrea comenzó con su negocio en julio de este año. Tenía un poco de dinero ahorrado y lo quería invertir para un negocio. Cuando estaba en la universidad vendía ropa usada a sus amigas, pero decidió hacerlo más formal.

Compra la ropa en los mercados de Jinotepe o Masaya. “Uno tiene que saber dónde abren las pacas de hombres y las de mujeres; al inicio iba donde abrían solo pacas de mujeres, pero algunos amigos también me han pedido ropa”, dice la joven.

De su primera compra de ropa usada, Andrea solo tiene dos camisas, casi todas las ha vendido “gracias al poder de las redes sociales”, me dijo entre risas. Asegura que el precio al que vende es bastante favorable, porque sus principales clientes están en su zona (San Marcos, Carazo).

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de etcétera (@etcetera60) el

 

Los pantalones los vende a C$ 80, las chaquetas a C$ 50, las camisas y blusas a C$ 30.

En los últimos días, Andrea ha ampliado su mercadería, además de la ropa usada ahora vende cosméticos y accesorios para damas.  “Como ahora estoy vendiendo más productos, estoy viajando a Managua. Entonces estoy pensando hacer entregas en la capital los días que vaya a comprar”, comenta esta emprendedora.

“Si no las vendía, me los quedaba yo”

María Ligia Aguilera cuenta que desde hace varios años compraba ropa usada, pero a veces se le pasaba por la mente “ve, esta camisa le quedaría bien a una amiga”.

Debido a la crisis de abril 2018, salió del país y encontró una tienda donde vendían ropa “muy linda y a buen precio”, asegura. Cuando regresó a Nicaragua trajo varios productos – todos de su talla- porque si no los vendía se los quedaba ella, pero se le vendió todo en poco tiempo; fue así como nació su tienda Maúla.

Durante sus vacaciones, le dedica más tiempo a la tienda. “Por ejemplo, un día tengo que producir 10 piezas, las plancho, las arreglo, si tienen alguna mancha las lavo, les tomo fotos y las comparto en las redes sociales”, cuenta María Ligia.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maúla Store (@maulastore1) el

 

Ella tiene bastantes clientes en Chinandega, pero también en Managua. Para que los productos lleguen a los clientes capitalinos trabaja con un joven que le hace entregas, este servicio tiene un costo adicional de 70 córdobas.

“Definitivamente las redes sociales son la mejor opción para emprender, porque en un lugar físico gastás en alquiler, servicios básicos, además se te hace más fácil estudiar y trabajar”, considera esta chinandegana.

“Ahorita hay un auge con el negocio de la ropa usada, es increíble la cantidad de tiendas en línea que hay, de repente comencé a ver que un montón de gente lo está haciendo también, entonces es porque resulta”, agrega María Ligia.

¿Cuáles son los beneficios de comparar ropa usada?

Desde la experiencia de estas dos jóvenes, comprar ropa usada genera varios beneficios, el más importante es adquirir una pieza de calidad y a buen precio.

Otra de las grandes ventajas radica en el aspecto ecológico, porque la industria textil produce mucha contaminación.

Emprender en digital y no morir en el intento

Si vos también querés emprender con la venta de ropa usada desde las redes sociales, te comparto algunas recomendaciones con base a la experiencia de estas jóvenes y según algunos distribuidores de este producto:

Lo primero que debés definir es el público meta, si vas a vender ropa para mujeres jóvenes, adultas, de hombres, o para personas que le gusta un estilo más conservador o atrevido.

Comenzar con un capital pequeño, de esta forma lo podrás recuperar más rápido y  adquirir mercadería nueva constantemente.

Crear las cuentas en redes sociales, las más comunes y recomendables son Facebook e Instagram, una vez las tengas listas enviarlas a tus amigos y conocidos para que las sigan.

Más jóvenes llegan a los negocios de las pacas. Foto: Nayira Valenzuela.

La imagen en redes es vital, cada vez que hagás una publicación asegúrate que la pieza no tenga ninguna mancha o falla, de ser así la tenés que lavar, luego planchar.

Al momento de tomar la foto elige un fondo llamativo y que esté limpio, lo más recomendable es que una amiga o amigo te ayude como modelo, para que los usuarios logren apreciar mejor cómo queda el producto.

Si no tenés quién te ayude, vos podes servir de modelo y como tercera opción tomarle la foto solo a la ropa.

En la descripción de la publicación agrega el precio y las tallas disponibles, una  vez vendida tenés que detallarlo.

Hay varias plataformas de plantillas gratis en internet -como Canvas- para que tus publicaciones sean más atractivas.

No saturés de contenido, si tenés 10 piezas disponibles, podés publicar de tres en tres.

Si vas al mercado a realizar las compras, lo recomendable es ir con tiempo de sobra, buscar ropa de tallas diversas y en buen estado. 

Los distribuidores de pacas las dividen en: premium, calidad número 1 y calidad número 2, lo recomendable es comenzar con calidad premium, porque es ropa casi nueva y en buen estado.

Precios de las pacas

Para saber cuáles son los precios de las pacas y cómo está la afluencia de compradores jóvenes, visité Pacas Miller, un negocio dedicado  a la venta de pacas de diferente calidad y tamaño.

Jimmy Espinoza, asesor de ventas de Pacas Miller, me comentó que el negocio ha estado en “sube y baja”, pero en los últimos meses han aumentado considerablemente las ventas.

Pacas Miller lleva tres años en este negocio. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Espinoza asegura que tienen bastantes clientes jóvenes, porque es un negocio rentable. “Es increíble la cantidad de jóvenes que vienen a comprar, ahorita el mercado de la ropa usada está subiendo como la espuma. Muchos jóvenes están entre mis clientes más grandes”, dice este asesor de ventas de 39 años.

“Por ejemplo, usted puede hacer una inversión de 3 o 4 mil córdobas, eso le puede dar hasta tres veces lo que usted está invirtiendo”, detalla Jimmy.

En este negocio, las pacas están dividas en: 25, 50 y 100 libras. Estados Unidos y Canadá son los principales proveedores de pacas.

Los precios varían según la calidad de estas y qué tipo de prendas traen. Lorenzo Navarrete, asesor de ventas de Pacas Miller, asegura que los precios van desde los 25 dólares hasta los 400 dólares, esta última es calidad premium.

Más estilos

Wendy Nicaragua, de 21 años de edad, dice que compra ropa usada desde hace dos años. La razón principal es porque encuentra estilos únicos que no están disponibles en otras tiendas de Managua.

La última vez que compró ropa usada fue hace un mes y medio, compró varias piezas y en total gastó C$310. En una tienda de ropa nueva eso cuesta una camisa.

“Sigo una variedad de cuentas que vende ropa usada en Instagram, y en donde he adquirido ciertas prendas”, comenta esta universitaria.

Al igual que Wendy, muchos jóvenes nicas apuestan por la ropa usada para lucir bien y no gastar tanto dinero.

Notas Relacionadas

Lo que no sabías sobre el Acta de Independencia de Centroamérica

El Acta de la Independencia de Centroamérica, es uno de los documentos más importantes , por ello en su 198 aniversario te traemos algunas curiosid...

Ludwika Vega asegura haber sido víctima de un ataque de odio

La activista transgénero desconoce quiénes fueron los dos sujetos que la agredieron y los motivos que tuvieron para atacarla.