La resistencia viva en estudiantes de la UCA

Pese a la prohibición policial, los estudiantes de la UCA son los únicos que realizan protestas en Nicaragua.

Protestas por el derecho al 6% constitucional, plantones por demandas ambientales y el lugar donde iniciaron las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo en 2018. Desde su fundación, los estudiantes de la Universidad Centroamericana (UCA) han tenido un papel destacado en los procesos históricos de Nicaragua.

La Universidad Centroamericana (UCA) se fundó el 23 de julio de 1960, es la primera universidad privada que se creó en Centroamérica. A través de los años, sus estudiantes han participado en muchas protestas por la defensa de sus derechos o en busca de una mejor sociedad.

Los estudiantes que brindaron esta entrevista cubren sus rostros y omiten sus nombres por temor a represalias. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

A más de un año de la crisis sociopolítica en Nicaragua, los estudiantes de la UCA son los únicos que continúan protestando, pese a la prohibición policial. En esta entrevista, ellos hablan sobre su resistencia, cuáles son las principales demandas y qué tan importante es que la juventud tenga una verdadera participación en la política.

Los jóvenes entrevistados pidieron anonimato en esta entrevista por seguridad.

“Jamás me había involucrado en política”

Como a muchos nicaragüenses, a la joven universitaria abril 2018 le cambió la vida de forma brusca a varios jóvenes nicaragüenses. Ahora puede estar con su familia esporádicamente y asegura que tiene miedo salir a la calle, porque siente que en algún momento alguien la puede secuestrar.

Muchos de los jóvenes vivieron su primera protesta en abril 2018. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Antes de la crisis, no se interesaba por la política y no pertenecía a ningún movimiento social, aspecto que ahora lo cataloga como un error.

Considera que la UCA es el único lugar donde se les permite protestar. Donde se puede debatir sobre el contexto social sin algún temor.

Libertad de prensa

La segunda joven es estudiante de Comunicación Social. Comenta que siente “impotencia y rabia”, al ver que en el país no se respeta la libertad de prensa. Periodistas obligados al exilio, medios de comunicación confiscados y materia prima retenida en aduana.

Los estudiantes protestan dentro de la universidad porque hacerlo en las calles podría costarles su libertad. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

A ella le gustaría salir a protestar a las calles, que además recalca es un derecho constitucional de todo nicaragüense, pero está consciente de las consecuencias que esto generaría, así que por el momento sigue alzando su voz dentro del recinto académico.

Esta joven destaca que la comunidad LGBTIQ, ha tenido un papel importante desde que iniciaron las protestas sociales el año pasado. “Son uno de los brazos fuertes de esta insurrección”, comenta esta futura comunicadora.

“Nadie dijo que el cambio iba a ser fácil”

El tercer joven entrevistado también forma parte de la facultad de humanidades. Cuando estallaron las protestas contras las reformas al seguro social, recuerda que dijo: “por fin los jóvenes despertaron”.

Los estudiantes que brindaron esta entrevista oculta sus rostros y omiten sus nombres por temor a sufrir represalias. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Decidió unirse a las protestas y como a muchos de los  manifestantes, recibió golpes y amenazas de los grupos de choques afines al partido de gobierno, pero asegura que esto no lo desmotivó a seguir protestando.

“Si estudio humanidades, mi trabajo es con la gente, hacer que se cuestionen muchas cosas, que digan si no estoy de acuerdo con algo, por qué no estoy y sea respetado su opinión”, manifiesta este joven.

El universitario asegura que el cambio para Nicaragua “no iba a ser fácil”, por eso seguirá manifestándose desde todos los espacios posibles.

La valentía de los masayas

“Para mí es admirable lo que Masaya hizo, porque en las protestas se unieron desde universitarios hasta señores de la tercera edad de Monimbó”, comenta una estudiante de Diseño Gráfico, originaria de la cuna del folclore nicaragüense.

El exilio, interrupción de sus estudios, la cárcel; esas son algunas consecuencias que han enfrentado estudiantes por protestar. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Debido a su participación en las protestas y publicaciones constates en las redes sociales, el miedo en su familia fue creciendo y decidieron mandarla un tiempo fuera del país, pero decidió volver porque desea terminar su carrera.

Cada vez que esta joven quiere entrar o salir de su universidad, varios agentes de la policía están frente al reciento académico. “No es algo normal ver cinco patrullas frente a la UCA todos los días”, recalca la joven.

Una verdadera participación política

El quinto joven entrevistado tiene apenas 19 años y está iniciando sus estudios en Administración de Empresas. A pesar de su corta edad, asegura que después de todo lo que vivió en la crisis de abril 2018, lo hizo ser más analítico y cuestionarse muchos aspectos de la historia reciente en Nicaragua.

Para obtener el cambio, se necesita participación activa en la política, dicen los estudiantes. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Este joven considera que la juventud debe involucrarse más en la política, pero tener una verdadera participación, donde se pueda debatir y cuestionar, “no solo recibir órdenes”.

“Los que están organizados en la JS (Juventud Sandinista) no hacen verdaderamente incidencia política, porque ellos solo reciben órdenes de un superior sin derecho a protestar si no estás de acuerdo”, destaca este universitario.

Al igual que estos cinco jóvenes, muchos universitarios de la UCA se sienten más libres al momento de estar en el recinto académico, porque pueden protestar, debatir y exponer sus ideas sin temor.

Notas Relacionadas

Los puntos contundentes sobre Nicaragua del informe de la ONU

En Nicaragua persiste un estado policíaco y las violaciones de derechos humanos, aseguró Michelle Bachelet en su informe en la ONU.

CIDH confirma que en Nicaragua hay 130 manifestantes presos

El reciente informe de la CIDH contabiliza 130 manifestantes presos en Nicaragua.