Los recuerdos de aquel 19 de julio de 1979

La fecha que marcaría un antes y un después en la historia de Nicaragua, 19 de julio de 1979, la caída del último Somoza.

Si de resiliencia hablamos, el pueblo de Nicaragua tiene muchas historias que contar. Terremotos devastadores, huracanes, guerra civiles y dictaduras, de todo esto y más los nicaragüenses han tenido el coraje de superarlos.

Los 19 en Nicaragua pasarán a la historia; uno de estos sin lugar a dudas fue el 19 de julio de 1979, aquel país cansado de vivir bajo una dinastía, se organizó y dio el toque final para triunfar en una revolución popular, a cargo del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Celebración del triunfo de la revolución sandinista.

“Yo soy de un pueblo nacido, entre fusil y cantar, que de tanto haber sufrido, tiene mucho que enseñar”, dice la canción de los hermanos Mejía Godoy, que sin lugar a dudas calza bien con el contexto nacional.

Una niñez marcada por la guerra

Rafael Lara, destacado periodista nacional, tuvo una infancia marcada por la guerra. Sus cabellos blancos y unas cuantas arrugas en la frente, son sinónimo de conocimiento y muchas experiencias vividas.

Aquel 19 de julio de 1979, Rafael recuerda que estaba en Managua, en el barrio La Fuente. Tenía 12 años. Cuando se enteró que Somoza había sido derrotado, él sintió alegría porque esto significó el fin de una guerra.

“En ese momento yo sentía satisfacción porque se terminaba una guerra, pero como significado social o político, realmente no sentí mucho, tal vez porque estaba chavalo, no tenía tanta consciencia de lo que se estaba jugando en su momento”, detalla este periodista de 52 años.

¿Cómo fueron los primeros días después de la revolución?

Pocos días después del triunfo de la revolución se comenzaron a ver algunos cambios en la sociedad. “Todos se decían compañeros, se hablaba de organizar las entregas de alimentos, medicina, de volver a impulsar al país”, cuenta Lara.

“Me acuerdo cuando Tomás Borge fue a botar personalmente lo que se llamaba antes el 'Palo de Gato', que era un prostíbulo. Se consideraba un gran cambio por el aspecto de la esclavitud sexual”, narra.

Rafael considera que ahora esta conmemoración se ha convertido en una celebración partidaria, no es algo que puedan compartir todos los nicaragüenses. “Ellos (el partido de Gobierno) asumieron de que el sandinismo ganó la guerra contra Somoza, cuando en realidad participó todo el pueblo”, destaca.

Las calles de Diriamba

Aquel 19 de julio de 1979, Sonia Bolaños lo vivió en Diriamba, Carazo. Ella trabajaba en Managua como secretaria, pero ese día no logró viajar, la zona estaba convulsionada porque había triunfado la revolución.

Sonia asegura que ella nunca se metió en política; recuerda que cuando se escuchó la noticia del triunfo de la revolución no lo podía creer. “Hasta me asusté, porque parecía que ese señor (Somoza) no iba a dejar el poder, era casi imposible, pero lo lograron”, recuerda.

En las calles era una algarabía, por todos lados se escuchaban los gritos de “patria libre o morir”, “ganamos”, “se fue”, cuenta Sonia.

Estos dos nicaragüense así recuerdan ese 19 histórico, ahora con un sentimiento agridulce, porque en Nicaragua se vive un momento de demandas y protestas.

Notas Relacionadas

Lo que no sabías sobre el Acta de Independencia de Centroamérica

El Acta de la Independencia de Centroamérica, es uno de los documentos más importantes , por ello en su 198 aniversario te traemos algunas curiosid...

Ludwika Vega asegura haber sido víctima de un ataque de odio

La activista transgénero desconoce quiénes fueron los dos sujetos que la agredieron y los motivos que tuvieron para atacarla.