Resistencia universitaria | Un año del ataque a la UNAN-Managua

Óscar Sánchez / Maje
Se cumple un año del ataque contra la UNAN-Managua, que duró 19 horas y cobró la vida de dos estudiantes.

Dos días antes del 13 de julio de 2018, fecha en que ocurrió el ataque a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), un grupo de estudiantes del puesto médico Arlen Siu, habían ideado un plan de escape en un camión de basura que los llevaría a la primera Embajada que estuviese cerca del recinto universitario. 

Del plan que idearon, lo único que lograron cumplir fue haber salido con vida del lugar, porque nunca imaginaron una noche de terror como la que vivieron entre el 13 y 14 de julio, cuando personas armados y encapuchados dispararon contra la iglesia Divina Misericordia.

“En  la UNAN-Managua estamos estudiantes, no vagos”

“Médica Vandálica” es el seudónimo de esta joven de 27 años, es graduada de la carrera de Medicina en la UNAN-Managua y llegó a las trincheras desde el 12 de mayo del año pasado. 

Los estudiantes pensaron salir del recinto en un camión de la basura. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Esta médica general narra que el 11 de julio se reunió con los estudiantes atrincherados, entre bromas y verdades, ese día los jóvenes imaginaron el escenario de un posible ataque, concluyendo que lo mejor era tomar el camión de la basura que había dentro de la universidad, montar la mayor cantidad de estudiantes y salir en dirección a la Embajada de México. 


“No queríamos abandonar la universidad”


Desde las barricadas que estaban cercanas al colegio La Salle, los estudiantes tenían reuniones constantes por un posible ataque desde una semana antes de aquel 13 de julio, así lo confirma el Oso Guarimbero, un estudiante exatrincherado de la UNAN-Managua. 

Atrincherados en la UNAN-Managua, mensajes de despedida en redes sociales

Muchos quedaron atrapados hasta el siguiente día. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Los planes de evacuación eran limitados y arriesgados, pero estos estudiantes nunca imaginaron un escenario tan duro como el que vivieron.


Del atún a las balas 


La mañana del 13 de julio, a eso del mediodía, Médica Vandálica estaba levantándose, lo hacía a esa hora porque tenía el ciclo del sueño cambiado, dormía de día y vigilaba por las noches. “Ese día corríamos más riesgo porque era el famoso Repliegue y aparte paro nacional”, recuerda la joven. 

Obispos rescatan a estudiantes de la UNAN-Managua tras el peor ataque

El partido de Gobierno realizó ese día la conmemoración número 39 del Repliegue Táctico a Masaya, mientras la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia llamó a paro nacional. 

Los jóvenes de la barricada del parque Arlen Siu estaban a punto de comer atún con pan, cuando escucharon los primeros gritos de alerta. “Salimos a ver y nos dijeron que había movimiento de camionetas”, relata la exatrincherada. 

En ese instante Médica Vandálica” supo lo que se venía, así que en cuestión de minutos se bañó y alistó su mochila con lo necesario para dar atención. “Mi mochila tenía  solución salina, vendas, teníamos esparadrapos, en general  un equipo para hacer frente a las necesidades básicas”, explica. 

Una vez lista, el primer punto al que llegó “Médica Vandálica” fue a las barricadas de la rotonda Rigoberto López Pérez cercana a la Plaza 101, donde los jóvenes indican que estaban personas armadas disparando desde el techo. 


La ruta de las barricadas 


La incursión de los armados que atacaron la UNAN-Managua, comenzó según los testigos de ese día, en la primera barricada situada cerca de la Plaza 101, la siguiente que se tomaron los simpatizantes del Gobierno, fue la de la rotonda Rigoberto López Pérez. 

¿Quién es Ramona Rodríguez Pérez?

Después de atravesar dos barricadas que estaban bastante cercanas, los grupos armados comenzaron a disparar en contra de los estudiantes situados en el portón del parque Arlen Siu cercano a la universidad. “Ahí había un grupo de quince personas más o menos”, dice Oso Guarimbero. 

Los estudiantes se organizaron para salir de esa zona de ataque, lo hicieron haciendo grupos de seis personas. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Entre esas 15 personas estaba “Médica Vandálica”, quien recuerda que se dieron cuenta que los simpatizantes del Gobierno tardaban algunos minutos cargando las armas. “Nosotros contábamos, cuando cargaban teníamos que salir corriendo, si uno de nosotros se quedaba era fijo que le iban a dar”, recuerda la joven. 

Los estudiantes se organizaron para salir de esa zona de ataque,  haciendo grupos de seis personas. “Las mujeres primero”, indica Médica Vandálica, quien logró salir del lugar pero minutos después regresó a la zona de enfrentamiento porque tenía que dar atención médica. 

El recorrido de los grupos armados continuó hacia la zona del Instituto de Geología y Geofísica (IGG-CIGEO/UNAN-Managua) para llegar a los primeros pabellones de la universidad y luego avanzaron hasta la Iglesia Divina Misericordia.


“Le apagaron la vida a chavalitos”


Después de más de 10 horas que los estudiantes resistieron dentro de la universidad,  dos jóvenes dieron su último respiro en las inmediaciones del recinto. Gerald Vásquez de 20 años  y Francisco Flores de 21 años, murieron después de recibir varios disparos.

“Luis Andino no representa a los estudiantes de la UNAN-Managua”

En ese momento en la Iglesia de la Divina Misericordia, estaban los estudiantes atrincherados, algunos párrocos, un periodista gringo que estaba cubriendo las protestas y dos médicos especialistas que llegaron al lugar para ayudar. 

Cobijados con la bandera, así fueron los entierros de los azul y blanco

En medio de los momentos de angustia, “pensábamos que no íbamos a salir vivos, hasta nos despedimos”, dice “Médica Vandálica”, Oso Guarimbero agrega que aún en esos instantes de miedo, los jóvenes no abandonaron la sátira, al más puro estilo Güegüense, los estudiantes le gritaban a los hombres armados; “Te voy a 200 córdobas”, recuerda entre risas. 

Las horas de la noche fueron para estos estudiantes,  las más largas de sus vidas. Foto: Óscar Sánchez / Maje

 


A un año de aquel rojo amanecer 


Las horas de la noche fueron para estos estudiantes,  las más largas de sus vidas, “solo pasó por mi mente si me van a matar que sea haciendo lo correcto”, recuerda Médica Vandálica. En la madrugada, cuando el sol empezaba a pintar sus primeros rayos, los estudiantes contemplaron la esperanza.

A un año de la operación limpieza realizada durante el repliegue táctico a Masaya

Tenían a dos compañeros muertos, la iglesia bastante destruida, los nervios destrozados, pero estaban vivos. “Hace un año de lo malo, pero también de lo bueno, de crear amistades, resistir civilmente”, dice Médica Vandálica. 

Agrega que tenía planes en su vida que no se pudieron cumplir por la situación que vivió en la UNAN-Managua, pero se siente agradecida porque está viva.  

Notas Relacionadas

Lo que revela la autopsia del IML sobre muerte de Eddy Montes

A Eddy Montes le provocó la muerte un disparo a distancia, según revela la autopsia de Medicina Legal.

Misa en la Iglesia Divina Misericordia, a un año del ataque de la UNAN-Managua

Dos jóvenes que estuvieron atrincherados en la UNAN – Managua, murieron hace un año.