“Vende patria”, la respuesta que recibió Byron Estrada al cuestionar la autonomía universitaria

Pasó de estudiante a supuestamente ser “financiado” por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Byron Estrada fue uno de los líderes universitarios que estuvo en la cárcel La Modelo.

Desde pequeño Byron Estrada ha estado ligado a la religión Católica. Un joven muy comunicativo, le gusta la lectura y a como muchos, su vida cambió radicalmente a partir de abril 2018.

En el año 2014 inició a estudiar Odontología en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN – León); se fue enamorando poco a poco de su profesión, iba a varias comunidades de León para realizar trabajo social.

Byron fue expulsado de la UNAN - León. Foto: Maje

Desde que Byron entró a la universidad comenzó a cuestionar varias anomalías dentro del recinto. Uno de los aspectos que siempre criticó es la manipulación política que fomenta el Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) y su veterana dirigencia.

Este pensamiento crítico le acarreó varias consecuencias, las autoridades de su facultad lo tenían catalogado como opositor y rebelde.  “Empezaron a alejarme, me dijeron que no podía estar con los otros porque les estaba carcomiendo la cabeza”, cuenta Byron en esta entrevista.  

Los 20 córdobas

Antes de las protestas contra las reformas al seguro social, este leonés usaba sus redes sociales para hacer crítica social. De igual forma trabajaba por la defensa de la comunidad LGBTIQ, desde la organización Casa de los Colores.

Cuando estallaron las protestas el 18 de abril, Byron y un grupo de amigos deciden organizar una manifestación y con los únicos 20 córdobas que él andaba en su cartera, imprimió boletas para regar la información a escondidas.

 “15 minutos después de estar repartiendo las boletas, nos llamó el decano de la Facultad de Odontología y nos dijo que podíamos ser expulsados si seguíamos haciendo eso (protesta); que no querían manipulaciones políticas, porque la universidad es autónoma”, narra Byron.

Mientras el decano estaba hablando, Byron lo interrumpió: “doctor, pero qué significa eso”, mientras señalaba un cartel de Daniel  Ortega y Rosario Murillo. “¿Dónde está la autonomía de la que tanto hablan? Por qué en su oficina hay una bandera del FSLN”, le cuestionó otra vez el universitario.

El decano se quedó callado por unos segundos, su respuesta fue que ya no siguieran con las protesta. Pero no fue así, los jóvenes continuaron manifestando sus inconformidades.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

Hablemos de autonomía universitaria

Las protestas en León surgen en solidaridad con los ancianos que habían sido reprimidos por fuerzas de choque afines al Gobierno.

El Movimiento Estudiantil de León muchas veces envió cartas a las autoridades de la UNAN para hablar de autonomía universitaria, pero nunca recibieron respuesta.

La respuesta de los dirigentes del CUUN, al cuestionarlos sobre autonomía universitaria, fue que los estudiantes que habían salido a protestar eran “vende patria”.

“Decir yo quiero estudiar y no ir a una marcha del FSLN, eso es autonomía universitaria”, recalca Byron.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

Con megáfono en mano recorriendo las calles de León, Byron se fue convirtiendo en uno de los rostros más conocidos de las protestas en la ciudad universitaria.

Esto le generó amenazas  de muerte para él y su familia y 9 meses de cárcel.

“Los dólares de Trump”

Byron fue capturado el 25 de agosto, después de participar en una marcha junto a otros jóvenes.

A él y los demás los golpearon y sacaron  del carro donde se movilizaban, cuando uno de los policías sacó a Byron dijo: “tenemos al premio”.

Los trasladaron a la delegación policial de León, después de golpearlos y ofenderlos, uno de los policías le sacó 30 dólares a Byron; el oficial le gritó que era el dinero que Donald Trump le mandada “para andar de golpista”.

Byron dejó su natal León por seguridad. Foto: Maje

Byron en pocos días pasó de universitario, a tener vínculos con el presidente de los Estados Unidos, según las autoridades policiales.

Cuando los trasladaron para El Chipote, en Managua, los policías iban gritando “el comandante es el único que puede gobernar Nicaragua”, “ustedes son unos mier***”.

¿De qué partido sos?

En las celdas de El Chipote, un oficial le preguntó a Byron a qué partido político pertenecía y quién lo financiaba, la respuesta de este leonés fue: “No tengo partido político”.

“Entonces porque no decís que sos sandinista para salvarte”, le contestó el oficial, Byron le volvió a decir que no tenía partido político y tampoco era simpatizante del Gobierno. “A los 7 que estábamos ahí nos hicieron la misma pregunta, y ninguno respondió que éramos del FSLN”, recuerda el universitario, quien ahora vive en casa de seguridad por el asedio.  

Byron quiere retomar sus estudios. Foto: Maje

“Cuando yo me metí a esta lucha no fue para que me recompensaran. Lo hice por reclamar derechos, que no los debemos ver como regalos, son propios de los nicaragüenses”, destaca este joven.

Los días en La Modelo

Los minutos pasan más lentos en las oscuras galerías del Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, conocido como La Modelo, según él.  

Para distraerse un poco, Byron iba a otras galerías a conversar con los demás reos, leía y cuando se sentía triste escribía cartas.

A la primera persona que miró en los juzgados cuando lo llevaron a la primera audiencia fue a su hermana. “Completamente quebrado, donde poder tener 5 minutos con ella era como un segundo”, explica Byron.

Ilustración / Maje

Cada 21 días que lograba ver a su mamá, ella le decía que sonriera, que tuviera fuerzas. Que él pronto lograría su libertad.

El precio de la libertad

A tempranas horas del 11 de junio, Byron junto a otro grupo de 55 manifestantes salió de prisión.

Con globos azules y blancos y chicheros, Byron fue recibido en su natal León. La alegría por su libertad duró muy poco, porque él y su familia continúan siendo víctimas de asedio y amenazas.

Desde sus redes sociales, el 3 de julio Byron denunció que grupos afines al Gobierno llegaron a media noche y destruyeron la parte frontal de la casa de habitación de su abuela.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

En los videos publicados por el joven, se muestra las piedras y barras de hierro que estas personas usaron para destruir parte del portón de la vivienda.

A pesar de los momentos complicados que está pasando, Byron siempre mantiene una sonrisa en su rosto, y guarda la esperanza de una sociedad más justa y democrática. “No podemos ser cristianos, sino somos justos”, finaliza.

Notas Relacionadas

Así se está viviendo el paro vehicular en Nicaragua

La Unidad Nacional Azul y Blanco, convocó a un paro vehicular durante todo el día de hoy martes.

7,002 casos sospechosos de dengue en Nicaragua

En Nicaragua se registra un aumento del 8% de casos sospechosos de dengue, en comparación a la semana pasada.