Chester Navarrete: emocionalmente estamos lastimados, pero no es el momento de ser débiles

Cortesía / Maje
En medio de las balas, los gritos de auxilio y la violencia que se vivió en Masaya durante los meses de abril, Chester Navarrete estuvo presente para ayudar salvando vidas.

Como muchos niños, en su infancia Chester Navarrete soñaba con ser bombero, de hecho se divertía con juguetes de bomberos y ambulancias, estos gustos no quedó solo en su infancia, 25 años más tarde se convirtió en Sargento del Cuerpo de Bomberos de Masaya, carrera que desempeñó en medio de balas durante la crisis que comenzó en abril. 

El 19 de junio de 2018, la Policía Nacional realizó un operativo en Masaya para derribar las barricadas construidas por la población; entraron a la zona norte de la ciudad de las flores, ese día murió Marcelo Mayorga, Chester vio morir dos personas en sus manos. 

Yubrank Suazo: en las celdas del infiernito bailaba folclore

Una de las personas se llamaba Moisés, en cuanto llegó herido al puesto médico del barrio El Fox de Masaya, el joven bombero comenzó a atenderlo, identificó la herida, intentó detener la hemorragia, en algún momento escuchó a alguien gritarle, “no dejés morir a mi papá Chester”, él estaba enfocado en su paciente y no puso atención a esa voz.

Durante la crisis se murieron dos personas mientras Chester les daba atención médica. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Cuando el paciente murió, Chester volteó la mirada para saber quién era la persona que estaba a su lado gritando, se dio cuenta que era un amigo de infancia y enseguida se derrumbó emocionalmente, se sentó en una calle al fondo del barrio y comenzó a llorar, “de rabia e impotencia”, me dice, luego de unos minutos corrige y admite que lloraba “más de rabia”. 


“Me estoy trabajando psicológicamente”


Después de haber vivido violencia, la cárcel y la lejanía con su familia, Chester Navarrete admite que actualmente se encuentra trabajándose psicológicamente porque sufre de “ansiedad, estrés e insomnio”.

El lado humano de Julio Montenegro, el abogado defensor de los manifestantes

A pesar de su sonrisa permanente, Chester acepta que emocionalmente está lastimado, pero según él,  no es el momento para sentir dolor o debilidad, sino de ser fuerte para seguir con la lucha azul y blanco. 

“Yo me he convertido en alguien frío por todo lo que he pasado”, confiesa, agrega que debido a la situación en que vive actualmente (casas de seguridad), se ha alejado de su familia.


Sargento del Cuerpo de Bomberos


Después de haber salido de secundaria, Chester decidió entrar en el Ejército de Nicaragua, porque siempre le ha gustado “la onda de los soldaditos y la disciplina”, comenta el joven. 

A partir del año 2011, comenzó con su entrenamiento en la Academia Militar de Nicaragua. Los retos eran grandes; recuerda una tarde en particular. “Yo  tenía 17 años”, cuenta, ese día había prueba de tiros, para ello todos los estudiantes deben agrupar los tiros, pero Chester no lo hizo y por eso fue castigado. 

¿Quiénes son los líderes de Nicaragua que andan en la asamblea de la OEA?
 

“Me mandaron a dar vueltas en una zona cercana al Volcán Momotombo, en El Papalonal, cuando ya no aguantaba me tiraron al piso y comencé a arrastrarme”, narra Chester, que acabó afectado por el calor, las piedras y el lodo por las tierras cercanas al volcán. “Ese día lloré”, confiesa. 

A partir del año 2011, Chester comenzó con su entrenamiento militar. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Gracia a esta mala experiencia y a la insistente petición de su familia que se saliera del Ejército, el joven decidió abandonar la institución un año después de haber comenzado sus estudios. 

Después de esta etapa en el Ejército, decidió capacitarse en la carrera bomberil desde el año 2012, primero tomó cursos de enfermería técnica, luego estudió para ser aspirante a bombero hasta convertirse en Sargento del Cuerpo de Bomberos de Masaya. 

Por ello en abril del año pasado, Chester no dudó en ayudar al pueblo activando cuatro puestos médicos en Masaya a partir del 20 de abril, “nos coordinamos con algunos amigos que son bomberos, estudiantes de medicina y scouts”, recuerda el joven.

Miguel Mora y el noticiero 100% Tuani en la cárcel
 

Los puestos estaban situados en el reparto San Miguel, San Carlos, El Fox y cerca de la Estación del ferrocarril de Masaya.

En abril del año pasado Chester activó  cuatro puestos médicos en Masaya. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Los estudios de Chester no se quedan solo en la carrera como bombero, él decidió estudiar Contabilidad en la Universidad Católica de Nicaragua (UCN). “La comencé (carrera) en el año 2013, debí haber salido el año pasado”, agrega que en esta área ya tiene experiencia porque ha laborado como asistente contable y como responsable de cartera y cobro.


“De pequeño tenía juguetes de bomberos”


La infancia de Chester fue “muy común”, creció junto a sus padres y dos hermanas. “Soy el único varón, por eso siempre me decían que cuidara a mis hermanas”, describe Chester. 

¿Qué pasará si el Gobierno no libera a los manifestantes presos?

Desde muy pequeño, este joven sentía afición por los juguetes de bomberos, también le gustaba ser parte de equipos de béisbol, de hecho perteneció a un equipo infantil.

Desde primaria hasta secundaria Chester estudió en el Colegio Bautista de Masaya.  Foto: Cortesía / Maje

La primaria y secundaria Chester estudió en el Colegio Bautista de Masaya, en ese entonces sus padres le exigían que sacara buenas notas. “Tenía que estar en el cuadro de honor, sino no había navidad”, recuerda Chester; para él no era un problema, porque siempre le gustó estudiar, su clase favorita era matemática, de hecho participó en varias olimpiadas de esta materia. 

De su adolescencia, Chester se recuerda como un joven “rebelde”, acostumbrado a hacer todo lo que él decía. “Si yo digo que tengo la razón, hago lo que yo creo, siempre y cuando lo analice primero”, confiesa el joven. 

En su adolescencia se interesó por el medio ambiente, así que ingresó a la Juventud Sandinista para formar parte del Movimiento Guardabarranco. “Formé parte del Frente Sandinista pero después no me gustó y me dediqué a mi Carrera de Contabilidad”, aclara este estudiante.

Byron Estrada: "algunos profesores me dijeron que vuelva a la universidad"

Chester cree que  por ese pasado sandinista, fue que lo apresaron más rápido después de las protestas de abril. La primera vez que lo capturaron fue el 27 de septiembre, pero la inspectora de turno ese día decidió liberarlo, “me abrieron la celda, agarré un taxi y me fui”, dice Chester entre risas. 

Chester se hizo un tatuaje que tiene  la estrella de la vida, la flor de sacuanjoche y la fecha 19 de abril. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Lo volvieron a capturar el 10 de noviembre, un día en que el estudiante decidió almorzar en un lugar público. “Me agarraron en un lugar donde estaba comiendo, seguro me vendieron por ahí”, alega el joven.


La Modelo, la cárcel de la unión 


Cuando Chester Navarrete ingresó en la cárcel La Modelo, él ya había estado 25 días en El Chipote, en un lugar en el que tuvo tiempo para pensar. “Fue como rebobinar toda mi vida”, dice el joven.

En las oscuras celdas de El Chipote, recordó las peleas con su hermana, sus experiencias en la crisis, “incluso te ponés a pensar en por qué terminaste con alguna novia”, comenta Chester entre risas. 

Nahiroby Olivas: nosotros venimos a recuperar la fuerza de la calle

El aislamiento de El Chipote, terminó para Chester 25 días después de haber ingresado, después fue trasladado a La Modelo, exactamente a la galería 16-1 de esta prisión. 

Chester fue excarcelado el pasado mes de marzo. Foto: Cortesía / Maje

Según recuerda el bombero, cuando ingresó a la cárcel La Modelo, estaba nervioso, su mente recordaba los documentales de cárcel que había visto semanas antes cuando todavía gozaba de libertar, por ello en ese momento sentía miedo puesto que “nunca antes había estado preso”. 

Sin embargo, cuando ingresó a la Galería 16 de la cárcel La Modelo, fue recibido en medio de abrazos y aplausos por parte de sus compañeros de celda. “Algunos de ellos ya me conocían y  todos estábamos en la misma sintonía”, recuerda Chester. 

Durante los más de cinco meses que Chester estuvo preso, no le afectaron los golpes, las torturas o la violencia psicológica, lo que verdaderamente lo marcó fue la muerte de Eddy Montes, el preso de Matagalpa que murió el 16 de mayo. 

Nahiroby Olivas: nosotros venimos a recuperar la fuerza de la calle

Según Chester, “don Eddy” como él le llamaba, necesitaba suero, “pero no me lo pasaron, don Eddy murió en mis manos”, asegura.

Él intento darle primeros auxilios, se volvió loco pidiendo a los guardias que le pasaran suero, pero no atendieron el llamado y fue hasta 10 minutos después que ingresó una ambulancia. “Desde que yo lo dejé sabía que don Eddy no iba a vivir”, recuerda.

El joven comenta que horas más tarde le preguntó a un funcionario sobre la salud de Eddy Montes, la respuesta del Policía fue que le rogara a Dios por la vida del reo norteamericano. “Yo le respondí que le dijera eso a un idiota, porque yo sabía que estaba muerto”,  asegura Chester. 

La relación entre Chester y Eddy Montes era bastante cercana, los dos solían jugar ajedrez, desayunaban cuando les llevaban comida y hablaban bastante “de la vida”. “Don Eddy me duele, lo tengo muy dentro de mi corazón”, confiesa Chester, quien recuerda la incertidumbre de ese día, el llanto y la tristeza de los manifestantes presos cuando se supo de la muerte. 

Irlanda Jerez: “no van a poder saquear mi espíritu”

Después de la muerte de Eddy Montes, los manifestantes salieron de la cárcel convencidos que se debe encontrar justicia por la muerte de este manifestante matagalpino. 

A futuro, Chester piensa seguir preparándose académicamente, terminar su Carrera, porque Nicaragua necesita “amor y también gente capaz y profesional para que agarre las riendas del país”, concluye.
 

Notas Relacionadas

Artistas se unen para cantar por la bandera de Nicaragua

A una sola voz, 4 artistas nicaragüenses cantan a la bandera, haciendo un llamado de unidad y libertad.

Xiomara Blandino reactivará Miss Teen Nicaragua en plena crisis

Miss Teen Nicaragua se reactivará en plena crisis y luego de haber estado inactivo durante más de un año.