Agresiones que ha sufrido la Iglesia Católica en Nicaragua durante la crisis

Cortesía / Maje
Desde que comenzó la crisis en abril, las iglesias se convirtieron en sitios de resistencia para muchos nicaragüenses.

Si a mí me persiguieron, también os perseguirán a vosotros”, este presagio que Jesús predicó ante sus discípulos cobra cada día más sentido en Nicaragua. Desde que los templos católicos del país se alejaron del silencio de las oraciones, de la elegancia de sus altares y la solemnidad de sus eucaristías, para ser testigo de los gritos de auxilio, balas, piedras, violencia y muerte. 

La Iglesia Católica de Nicaragua se convirtió en la portadora de la bandera que ondeó Monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado por defender los derechos humanos de su pueblo. “La persecución es algo necesario en la Iglesia. ¿Saben porqué? Porque la verdad siempre es perseguida”, dijo este obispo salvadoreño en su homilía del 16 de julio de 1977.

En la historia reciente de Nicaragua, los templos religiosos de la Iglesia Católica han funcionado como refugio para el pueblo nicaragüense que lucha contra el poder, así fue durante la revolución sandinista, cuando los nicas resistían a Somoza García. 

En los años 70, las iglesias sirvieron para realizar periodismo de catacumba. Foto: Cortesía / Maje

A finales de los setenta, las iglesias sirvieron para realizar periodismo de catacumba, venciendo la censura impuesta por el Gobierno de Somoza. Además, los atrios de los templos actuaron como escenarios para cantar o pintar en contra de las violaciones a los derechos humanos en esa época.

La influencia cristiana de la revolución sandinista fue tan evidente, que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), mantuvo entre sus filas a sacerdotes como Gaspar García Laviana o estudiantes de teología como Leonel Rugama.

La repuesta de la Iglesia a las críticas de Daniel Ortega

Ahora la situación se ha tornado diferente, el poder lo representa precisamente el Frente Sandinista mientras los lugares de resistencia siguen siendo los templos católicos. Desde las primeras protestas que comenzaron en abril de 2018, la Iglesia se convirtió en un refugio para los jóvenes, en su mayoría estudiantes, que decidieron protestar por las reformas al Instituto Nicaragüense  de Seguro Social (INSS).

Debido a la estrecha relación que han mostrado algunos representantes de la Iglesia Católica con los protestantes en Nicaragua, varios de los templos religiosos han sido objeto de ataques en algún momento de esta crisis que comenzó en abril.


La Catedral de Managua, el refugio de la “reserva moral” de Nicaragua 

Tres días después de haber comenzado las protestas en contra del Gobierno, el 20 de abril de 2018,  los estudiantes se refugiaron en la Catedral de Managua porque simpatizantes del partido de gobierno llegaron hasta el lugar con la intención de terminar la manifestación. 

Los sacerdotes abrieron las puertas de la iglesia y resguardaron a la gente por varias horas, hasta que el lugar fue seguro. 

Así fue la noche de terror que vivieron los estudiantes de la UNAN  desde la Iglesia

Ese día monseñor Silvio José Báez Ortega, pronunció la famosa frase dedicada a la juventud de las protestas de abril. “Ustedes son la reserva moral de Nicaragua”. 

 “Ustedes son la reserva moral de Nicaragua”. Foto: Maje

Desde entonces la Catedral de Managua se ha convertido en una iglesia que constantemente es rodeada por personas afines al gobierno o policías, porque en el templo se realizan protestas exprés o misas en las que la gente porta sus banderas azul y blanco.


Amenazas y asedio para la Iglesia 

El 25 de mayo de 2018, mientras las protestas se agudizaban en Nicaragua, en la Iglesia Jesús Nazareno el departamento de León, varios estudiantes montaron un centro de atención para heridos ante las vioelntas protestas, pero un grupo de simpatizantes del gobierno se presentaron al lugar para quemar el templo. 

“A pesar de las diferencias, las feministas reconocemos el trabajo de algunos líderes de la iglesia católica”

A pesar de la situación crítica que se vivió, el incidente en la iglesia no pasó a más y se logró controlar. 


Muerte y dolor en la Divina Misericordia

El 13 de junio de 2018, fue uno de los días más violentos de la crisis en Nicaragua, la Iglesia Divina Misericordia fue testigo de la muerte de dos estudiantes y las heridas de muchos otros.

la Iglesia Divina Misericordia fue testigo de la muerte de dos estudiantes. Foto: Cortesía / Maje

Las señas que tiene este templo están impregnadas en los agujeros de las paredes que resistieron al menos por 12 horas bajo fuego, luego de abrir sus puertas para que se refugiasen los estudiantes atrincherados de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) que fueron desalojados del recinto estudiantil bajo un brutal ataque. 


La Iglesia donde se salvaron vidas 

Entre los meses de junio y julio, Masaya fue uno de los departamentos que más protestó en contra del gobierno, la población levantó barricadas que impidieron el paso de la Policía hacia algunas calles de la ciudad. 

Peregrinación por la paz en Managua

Uno de los puntos más críticos durante los enfrentamientos en Masaya fue en la Iglesia de San Miguel, donde el padre Edwin Román accedió a abrir las puertas del templo para que la gente construyera un puesto médico.

Según el testimonio del sacerdote Edwin Román, él miró cómo en frente del lugar de oración, un joven fue apuntado por una policía, que le disparó en el pecho,  “El joven le dijo: si me vas a matar, matame, y la oficial lo ejecutó, cayó enfrente de la parroquia San Miguel”, narró el padre Román.

En varias ocasiones la Iglesia fue objetivo de ataques por grupos afines al Gobierno. Foto: Maje

En varias ocasiones la Iglesia fue objetivo de ataques por grupos afines al gobierno o la Policía, porque ahí se resguardaba a los heridos. 

La versión del gobierno ante esta situación, es que los sacerdotes están realizando proselitismo político en los templos religiosos. El diputado sandinista Wilfredo Navarro explicó para “La Voz de América”, que los religiosos son ahora políticos. “La catedral desde hace rato se ha vuelto un centro de proselitismo político, los padres son los dirigentes políticos de la catedral”, afirmó Navarro.

“Los fines de semana se reúnen los opositores para hacer actos que atentan contra la libertad de culto de la gente que llega a visitar el templo. Están violando la libertad religiosa”, agregó Navarro en la entrevista. 

Así responde el Vaticano a Ortega

Por su parte la respuesta de la Iglesia Católica siempre ha sido que ellos estarán con el pueblo de Nicaragua, con la gente que sufre, por eso varios sacerdotes en medio de las protestas, arriesgaron su vida para intentar salvar la de muchos protestantes y simpatizantes del gobierno. 


“Una cosa nunca antes vista”

El 9 de julio de 2018, se vivió en la Iglesia de San Sebastián en Diriamba, uno de los ataques más graves en contra de la Iglesia Católica y sus representantes. 

En esos días el Gobierno de Nicaragua estaba llevando a cabo la “operación limpieza”, que consistió en desplazar los tranques que la población había montado en gran parte del país como forma de protesta.

En este contexto de violencia, un grupo de protestantes se resguardaron en la Basílica de Diriamba y no lograron salir. Los sacerdotes se dirigieron hasta el lugar para salvaguardar la vida de las personas que se encontraban en el templo. Al llegar, un grupo de simpatizantes del gobierno los agredieron física y verbalmente.

Los mensajes de despedida de estudiantes de la UNAN Managua en redes sociales

En esa ocasión los insultos, golpes y heridas en contra de los sacerdotes fueron tantos, que el cardenal Leopoldo Brenes, lo describió como “una cosa nunca antes vista”.

El 15 de julio del año pasado, a la Iglesia del municipio de Catarina, ingresaron varios encapuchados que se llevaron algunos objetos del templo, además de pertenencias personales del sacerdote Jairo Velásquez, quien era el encargado de dirigir las misas cada domingo. 

Hubo varios heridos en la Catedral porque simpatizantes del gobierno lanzaron piedras. Foto: Cortesía / Maje

La hermosa Catedral de la Asunción, de la ciudad de León, también se ha visto afectada. El sábado 15 de junio, la iglesia fue testigo de un ataque realizado por simpatizantes sandinistas que llegaron hasta el templo, con la intención de acabar con la misa realizada en memoria de Sandor Dolmus, un monaguillo de 15 años que fue asesinado el año pasado en el contexto de las protestas. 

Hubo varios heridos en la Catedral, simpatizantes del gobierno lanzaron piedras, botellas o canicas en contra de los feligreses que se encontraban dentro de la iglesia.

Obispos rescatan a estudiantes de la UNAN Managua tras el peor ataque

La religiosa española Xiska Balladares, mejor conocida como la “monjita tuitera”, dijo para el programa “Café con Voz”, que en Nicaragua no se permite la libertad de culto, en referencia a los ataques que sucedieron en León por la eucaristía de Dolmus. 

“Lo peor es que había policías alrededor de la iglesia, pero estaban con los brazos cruzados e incluso colaborando con la violencia” comentó la periodista y filóloga Balladares. 

Estas son algunas de las iglesias católicas que en algún momento de la crisis, han sido atacadas por resguardar en la mayoría de ocasiones, la vida de manifestantes que decidieron protestar en contra del Gobierno de Nicaragua, mientras funcionarios oficialistas acusan a los sacerdotes, de realizar proselitismo político en el país.
 

Notas Relacionadas

La Alianza Cívica pone fecha a la reanudación de la negociación nacional

La Alianza Cívica solicitó al Gobierno reanudar la negociación nacional y fijó la continuación para el 31 de julio.

De la música a las protestas, artistas exigen el cambio en Puerto Rico

Los artistas de Puerto Rico, siendo una de las principales cunas de la música latina, lideran las protestas en su país.