Entre el encierro y el recuerdo, así viven el día de las madres los manifestantes presos

El encierro y los recuerdos marcan el día de las madres para los manifestantes presos y sus mamás, tras el encierro de ellos no hay celebraciones y fiestas que solían realizarse en años anteriores.

Lo único que Nahiroby Olivas le pudo regalar a su mamá, por el Día de las Madres, fue una almohada azul en forma de corazón. “Me dijo, mamita esto es para usted, se lo tengo de regalo de las madres”, cuenta Jacqueline Valdivia, mamá de Nahiroby.

El joven tiene 19 años, desde el 25 de agosto fue encarcelado después de una marcha organizada en la ciudad de León. Durante la última visita familiar realizada el lunes 20 de mayo, el estudiante aprovechó para felicitar a su mamá por el día de las madres y le dio el regalo.

Jaqueline Valdivia junto a su hijo Nahiroby Olivas. Foto: Cortesía / Maje

“Cuando él estaba libre, me preguntaba qué quería de regalo, pero mi respuesta era que la pasáramos bonitos”, recuerda Jacqueline.

En años anteriores, la familia de Nahiroby como muchas otras en Nicaragua, se reunían para conmemorar a las madres con una cena, muchos abrazos y besos, según recuerda Jacqueline Valdivia.

Ella admite sentirse orgullosa de su hijo, quien de acuerdo a su descripción, es una persona respetuosa, cariñosa y educada. “Él me abrazaba constantemente, cuando estaba cansada me decía que me iba a sobar”, narra Jacqueline. Además es un poco bromista. “Ahora cuando llego a la visita, me dice que yo quedé pequeña porque él ya está grande”, dice su mamá.

Los cambios en la forma de celebrar el día de las madres para esta familia, comenzaron desde el año pasado. “Ese 30 de mayo no lo miré”, explica Jacqueline.

Jaqueline Valdivia junto a sus dos hijos. Foto: Cortesía / Maje

En ese momento Nahiroby ya vivía en casas de seguridad, en 2018 él le mandó un mensaje felicitándola por el día de las madres. “Este año es diferente, porque nunca habíamos estado separados de esta forma”, admite Jacqueline.

La esperanza del día de las madres

Una de las propuestas realizadas por los testigos de la Mesa de Negociación, el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag y el delegado de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla, es que los manifestantes presos sean liberados este 30 de mayo.  

La última excarcelación de manifestantes presos se dio el lunes 20 de mayo, cuando fueron puesto bajo régimen de convivencia familiar 100 reos que estaban en la cárcel La Modelo.

Líder estudiantil Edwin Carcache. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

La fecha límite a la que el gobierno sandinista se comprometió a liberar a los manifestantes presos es el próximo 18 de junio.

En el caso de la mamá de Nahiroby Olivas, admite que sería lindo que liberaran al resto de manifestantes el 30 de mayo, pero ella no quiere hacerse esperanzas. “Es triste, para nosotros llenarnos de esperanza y que no ocurra…” dice nostálgica Jacqueline Valdivia.

En esta misma línea se encuentra Mercedes Dávila, mamá del líder estudiantil Edwin Carcache, quien explica que confía en los testigos y en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, pero no en el gobierno sandinista.

El último día de las madres de Edwin Carcache

Mercedes Dávila recuerda que el día de las madres de 2018 fue caótico, pero al menos logró ver a su hijo. “Teníamos dos meses de no verlo, entonces decidí ir a la marcha para verlo por un momento”, relata Mercedes.

Mercedes Dávila sostiene cartel de su hijo Edwin Carcache. Foto: Cortesía / Maje

El 30 de mayo del año pasado, se realizó la marcha de las madres en Managua, una de las más multitudinarias y sangrientas del país. Ese día hubo al menos 16 fallecidos tras un ataque armado en las inmediaciones de la Universidad Centroamericana (UCA).

Edwin Carcache estuvo presente en la marcha, ahí logró ver a su mamá y abuelita. “Fue un sentimiento bien feo y difícil, porque tenía mucho tiempo de no verlo”, cuenta  Mercedes.

Cuando Mercedes miró a su hijo lo abrazó y lloraron juntos. “Él me dijo que me amaba y yo le dije que estaba junto a él como siempre. También él abrazó a su abuelita”, recuerda conmovida.

Después, Edwin regresó con sus compañeros del movimiento, mientras Mercedes lo seguía con su vista a lo lejos, hasta que comenzaron los disparos y heridos en el sector de la UCA. Edwin fue llevado a una casa de seguridad mientras su mamá buscó un lugar donde refugiarse.

Mercedes Dávila puso la foto de su hijo Edwin Carcache en el altar de la virgen. Foto: Cortesía

“Una hora después solo hablamos para saber que estábamos bien”, rememora Mercedes.

La alegría contagiosa de Carcache

El día de las madres de 2018, está muy lejos de ser normal para Edwin y su mamá. En años anteriores toda la familia se reunía, celebraban con comida y música.

“Edwin me regalaba chocolates o rosas”, dice Mercedes. Agrega que Carcache celebraba  a sus abuelitas y tías porque también son mamás. “Siempre lo celebrábamos, le daba cariño a sus tías y  abuelas”, añade.

Para Mercedes, estos días son muy triste porque estas fechas le traen recuerdos que le duelen. “No sé cómo celebrar un 30 de mayo habiendo madres sin sus hijos”, dice.

Edwin Carcache gritando consignas durante una marcha en Managua. Foto: Archivo / Maje

La familia de Edwin tiene prevista visita el próximo 31 de mayo, mismo día en que están citados para continuar con el juicio contra el joven, que está acusado de terrorismo, entorpecimiento de servicios públicos y robo agravado.

“Byron era la alegría de la casa”

En una situación similar se encuentra Yesenia Estrada. En años anteriores, la celebración del día de las madres era sinónima de algarabía para Byron Estrada, hijo de Yesenia y líder estudiantil, quien se encargaba de realizar una fiesta grande con mariachis y pastel. Ahora el joven desde la cárcel lo único que logró darle a su mamá es una pulsera azul y blanco, que ella luce “orgullosa” porque es “vandálica”.

Byron Estrada y de fondo su mamá Yesenia Estrada. Foto: Archivo / Maje

La celebración del día de las madres, comenzaba desde muy temprano para esta familia originaria de León. Byron se encargaba de comprar las verduras para el vaho o el arroz relleno. “Son las comidas favoritas de él”, cuenta Yesenia Estrada.

Desde muy pequeño, era costumbre que Byron le diera chocolates o rosas a su mamá y abuelita. Su mamá Yesenia cuenta que ya el año pasado la celebración cambió, por el contexto de crisis que vivía el país, el joven solo llegó aproximadamente dos horas a su casa para almorzar con su familia.

“El año pasado me pidió que hiciera arroz relleno”, recuerda. Después de comer juntos, el joven se fue a eso de las 1:30p.m. porque debía volver a su casa de seguridad. Este año Yesenia no podrá tener a su hijo ni siquiera por dos horas.

 Estas madres pasarán el día de las madres soportando la lejanía de sus hijos, jóvenes encerrados en una cárcel acusados de crímenes que ellas defienden que no cometieron.

Notas Relacionadas

Excarcelados enfrentan desempleo con artesanías azul y blanco

Varios excarcelados de Nicaragua realizan una feria de artesanías azul y blanco ante el desempleo que enfrentan tras salir de prisión.

Miguel Mora y el noticiero 100% Tuani en la cárcel

De periodista a ser tratado como uno de los “terroristas” más peligrosos de Nicaragua. Miguel Mora, director de 100% Noticias narra todo lo que viv...