Eddy Antonio Montes, el “Tata Chombo” de la cárcel La Modelo

Cortesía / Maje
El excarcelado Roger Martínez de 35 años, nos cuenta cómo era Eddy Antonio Montes Praslín, el manifestante muerto en la cárcel La Modelo.

Eddy Antonio Montes Praslín tenía 57 años, padecía de hipertensión, era ciudadano estadounidense, de hecho gran parte de su familia vive en el país norteamericano. En la cárcel La Modelo, él se encargaba de dar prédicas sobre Dios en los baños de la prisión. 

El psicólogo excarcelado Roger Martínez, recuerda a quien fue su compañero de cárcel por casi siete meses, como “un hombre muy carismático”, que en las celdas de La Modelo, se dedicaba a hacer pulseras azul y blanco, para cuando llegaran las visitas, los presos se las dieran a sus familiares. 

Psicólogo Roger Martínez: “presos sufren de depresión, estrés y ansiedad”

A él, casi nadie llegaba a visitarlo, solamente un primo llegó a visitarlo en varias ocasiones, pero después dejó de hacerlo porque lo amenazaron. “Él decía que a su  primo lo habían amenazado en Matagalpa y la mayoría de su familia estaba en Estados Unidos”, recuerda Roger Martínez.

Por las mañanas, Eddy Antonio Montes se dedicaba a preparar su prédica. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Eddy Montes se encontraba detenido desde el pasado 18 de octubre. Su rutina en la cárcel era la misma, por las mañanas Eddy  se dedicaba a preparar su prédica y en la noche, junto a los presos, hablaba de Dios. 


El “Tata Chombo” en La Modelo


Según el psicólogo Roger, por su aspecto físico, los manifestantes presos le llamaban “Tata Chombo”, en referencia a la celebración religiosa de San Jerónimo en Masaya. “Porque era calvo y tenía una gran barba” explica Roger. 

Muere manifestante durante visita de la Cruz Roja Internacional en La Modelo

En varias ocasiones, como juego entre los presos, los reos de las protestas lo alzaron por los aires y lo llevaron en procesión por los pasillos de la galería, mientras hacían sonar botellas vacías asemejándose a tambores. “Cada vez que decían viva Tata Chombo, ya él sabía que podían tratar de agarrarlo y se metía en su camarote” dice Roger. 

Según el comunicado del Ministerio de Gobernación, la muerte de Eddy Montes se produjo por una supuesta  alteración al orden público, eso  provocó forcejeo entre los presos y los custodios, ocasionando un disparo que impactó contra la humanidad de Eddy Antonio Montes.


“Déjenme ir adelante, yo soy ciudadano norteamericano”


Roger Martínez confiesa que Eddy Montes, era un poco testarudo. “Un poco terco para cambiar de opinión” agrega, pero siempre estaba dispuesto a compartir sus conocimientos con las demás personas, indica Roger.

Madelaine Caracas: “tenía que hacer presente los nombres que Daniel Ortega estaba negando”

Según lo que hablaban dentro de la prisión, Eddy Antonio Montes, confesó que vivió por un tiempo en Estados Unidos, porque era ciudadano norteamericano, por ello siempre decía; “déjenme ir adelante que yo soy ciudadano norteamericano y no me van a tocar” recuerda Roger.

Eddy Antonio Montes vivió por un tiempo en Estados Unidos. Foto: 19 Digital / Maje

Una de los reclamos más fuertes que hacía Eddy Montes, era sobre la atención a su salud, porque en varias ocasiones el médico del Sistema Penitenciario La Modelo, no llevaba la máquina para  tomar la presión arterial y Eddy sufría de hipertensión.  “Este procedimiento era parte de su revisión” indica Roger Martínez. 

Se repiten las recomendaciones para Ortega: derechos humanos y garantías ciudadanas

Según Roger Martínez, antes de entrar en prisión, Eddy Montes trabajaba como abogado, por eso se unió a la lucha estudiantil, para defender a la juventud. “En la cárcel era alguien que su opinión era muy bien recibida, dada su experiencia como persona y preparación como profesional” concluye Roger Martínez.
 

Notas Relacionadas

Bebidas alcohólicas dejan millones en recaudación de impuesto en Nicaragua

El paro de consumo de bebidas alcohólicas, es una medida que algunos piensan podría ser una forma de presión contra el Gobierno.

Tres mujeres abogadas en constante asedio por defender derechos humanos

Tres mujeres abogadas que se han encargado de defender a los manifestantes azul y blanco, viven bajo constante asedio.