Historias de ultratumba para conmemorar el viernes 13

Cinco historias reales, narradas por sus protagonistas.

Antes de empezar a contarles las historias, les tengo que hablar del acontecimiento que dio inicio a las leyendas de estas fechas. La cuestión fue que un viernes 13 de 1307,  la Iglesia Católica ordenó que se asesinaran a todos los integrantes de la Orden de los Caballeros Templarios, eran unos militares de la religión cristiana. 

Ese día el mundo se tiñó de sangre, los gritos y el sonido de las patas de los caballos dejaron en la memoria de la gente: terror y agonía. 

A partir de entonces hay muchas personas en distintos países que narran situaciones extraordinarias, vivencias de conexiones con espíritus malignos o  gente muerta. 

•Consejos para tener buena suerte el viernes 13
 

Cortesía/Maje


1.      El bus embrujado 


En 2010 circuló una historia en Argentina, en la ciudad de Paraná, resulta que el conductor de una ruta del transporte colectivo que pasa por un cementerio llamado San Benito, sufrió una situación dramática y de terror. 

El hombre se llama José Carlos Cabrera, cuenta que iba manejando su unidad de transporte y llegó a la parada del cementerio, ahí se montó una mujer con el pelo largo que le tapaba la cara, se ponía medio agachada, según las descripciones del hombre. 

La mujer se sentó en uno de los primeros asientos del bus. La unidad de transporte no iba vacía pero tampoco tan llena. Después de un rato José se dio cuenta que la mujer lucía un poco extraña, según el hombre, tenía dos gotas como de sangre en las pupilas, y una baba de color verde en la boca. 

Luego de una parada la mujer se puso de pie y le dijo que quería bajarse. De un momento a otro José ya no la miró, el conductor explica que en ese momento se asustó bastante y que su bus quedó oliendo a azufre.


2.      Casona Municipal en España 


En España hay una Casona Municipal situada en la ciudad de Córdoba, donde vivió en 1880 una familia adinerada que estaban a cargo de Ismael Galíndez, un abogado y notario que tenía mucho prestigio esa época. 

Según cuentan los guardias del lugar en España, por las noches escuchan  pasos e incluso han visto que una mujer vestida de blanco se asoma en las ventanas. 

La leyenda dice que en ese lugar, una de las hijas de Galíndez, estaba deprimida, por eso se tiró del balcón, el problema es que estaba embarazada y eso propició que su alma no descansara en paz. Así que se sitúa en las escaleras vestida con la ropa de la época recordando cómo murió. Seguro los españoles nos heredaron esa capacidad inventiva. 


3.      Los ojos de la Catedral de León


Cuando aún vivía en León (yo sé que mucho escribo de León, pero créanme ahí se cuentan buenas historias de terror),  tenía una vecina quien me decía que cuando ella entraba en la Catedral de León, sentía una presencia extraña, no era algo así como un espíritu de Dios o ángeles o ese tipo de cosas, era más bien alguien que quería observarla. 

Cortesía /Maje

De hecho, muchas veces me dijo que le tenía miedo a los ojos que hay pintados en el cielo de la Catedral, porque decía que esos eran los culpables de sentir que alguien más la observaba e incluso que leían sus pensamientos. 


•La realidad de las posesiones demoniacas
 


4.      El vuelo 571


Un 13 de octubre de 1972 se estrelló un avión uruguayo que trasladaba a un equipo de rugby en los Andes argentinos, iban 40 personas a bordo y solo sobrevivieron 11 personas. 

Los primeros murieron con el impacto del avión, luego, debido a pasar congelándose a 4000 metros de altura, los demás fueron muriendo. 

Algunos sobrevivieron con la poca comida que tenían, desde pasta de dientes, chocolate, pero conforme fueron pasando las horas se les fue acabando la comida, así que tomaron la decisión de comerse los cuerpos de las personas que estaban muertas. 

Sin embargo, uno de los sobrevivientes confesó tiempo después que lo peor de la experiencia no fue comerse a los muertos, sino mirar como sus amigos iban muriendo poco a poco. De hecho hay hasta una película de la historia, se llama Vive y se estrenó en 1933, no es precisamente de miedo, pero me parece creepy que algo así haya pasado en la vida real. 


5.      El hombre que casi salva a Lincoln 


Cuando asesinaron al Presidente de Estados Unidos, él se encontraba en un palco en el teatro Ford de Washington DC, de repente John Wilkes Booth, un artista de teatro entró y le disparó en la cabeza causándole la muerte. 

La cuestión es que la historia no queda solo en eso, sino que hubo un militar que ese día acompañaba al presidente en el palco, su nombre era Henry Rathbone. 

Rathbone, luego de la muerte del presidente, intentó matar a sus hijos, apuñaló a su esposa, y en múltiples ocasiones intentó suicidarse. Cuando la policía lo encontró, el hombre no paraba de hablar, decía que él veía personas escondidas en los cuadros de pinturas, es decir que se movían o algunas veces estaban en las pinturas y otras no, además creía que había alguien que lo seguía y estaba intentando envenenarlo.  

Notas Relacionadas

La historia del cristo que nació en Palacagüina

La música en la época de la revolución sandinista sirvió como aliciente para los nicaragüenses que encontraron en las melodías nicas religiosidad y...

El tricking en las calles de Managua

Varios jóvenes de Managua practican tricking, un deporte extremo que combina artes marciales, gimnasia artística, capoeira y break dance.