Emotiva y multitudinaria, así fue la última misa de Silvio Báez en Nicaragua

El obispo Silvio Báez celebró su última misa en Nicaragua entre aplausos y llanto.

Entre medio de aplausos, consignas, mucho afecto y banderas de Nicaragua, así se vivió la última misa del obispo y sacerdote carmelita Silvio Báez en la Catedral de Managua este jueves santo. 

Este 18 de abril, fecha en que Nicaragua conmomera un año de la crisis sociopolítica, el obispo auxiliar de Managua Silvio Báez realizó su última misa en Nicaragua, la Misa Crismal, pues en los próximos días estará viajando a Roma ya que fue traslasado a esa ciudad a peticion del papa Francisco.

Silvio Báez saludando a la feligresia durante su última misa en Nicaragua. Foto: Bismarck Picado /Maje

"Yo no pedí irme de Nicaragua, el santo padre me ha llamado", dijo Báez días atrás, cuando anunció su retiro del país .

Como si se tratara de un héroe, nicaragüenses lo abrazaban, lloraban y le decían "Silvio, amigo el pueblo está contigo" a su entrada al templo.

Entre llantos y aplausos fue despedido monseñor Silvio Báez. Foto: Bismarck Picado / Maje

Asimismo, sacerdotes que asistieron a la misa lo abrazaron y le pidieron su bendición.

Al templo religioso también llegaron miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia a despedir al religioso. A Max Jeréz, representante joven de la mesa de negociación, monseñor Silvio Báez lo abrazó de forma muy efusiva y le dio su bendición. 

El religioso carmelita Silvio Báez ha sido crítico y contundente durante la crisis que vive Nicaragua. Es el obispo mejor preparado intelectualmente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Es originario de Monimbó y a partir de ahora se dispone a trabajar de cerca con el sumo Pontífice de la Iglesia Católica.

 

Notas Relacionadas

Llaman a cuarto Paro Nacional de 24 horas en Nicaragua

Alianza Cívica y UNAB anuncia Paro Nacional de 24 horas para el jueves 23 de mayo, para demandar al Gobierno libertad pronta de manifestantes presos.

Dilon Zeledón: “el peor error de Daniel Ortega, fue habernos dejado a todos juntos”

El excarcelado Dilón Zeledón, relata que la cárcel fue para muchos estudiantes, una escuela política.