Helmuth Bustos: “Desde pequeño me decían escultor”

Imágenes religiosas, personajes de la historia nicaragüense y varios rostros de la crisis que vive el país, son las esculturas que Helmuth Bustos ha creado.

En un taller improvisado levantado con pedazos de hojas de zinc y plástico negro, Helmuth Bustos da rienda suelta a su talento como escultor.

Tiene 37 años de edad, es una persona introvertida, prefiere pasar en su taller que conversar con amigos. Su vida ha estado ligada desde muy pequeño al arte, así lo revela en esta entrevista a Maje.

•   Ceshia Ubau: "he tenido que reinventarme como artista"

En el colegio no fue tan buen estudiante, mientras la profesora explicaba las fórmulas para resolver los ejercicios de matemática, Helmuth estaba dibujando algún personaje de sus caricaturas favoritas.

Llegó hasta 5to año de secundaria, no logró estudiar una carrera universitaria por falta de recursos económicos.

Taller de Helmuth. Foto: Bryam Martínez / Maje

El pan

Helmuth recuerda que cuando era niño, su mamá trabajaba en una panadería. Con la masa que usaban para hornear él creaba figuras.

El talento de crear esculturas con sus manos fue creciendo; a la edad de 10 años empezó a usar plastilina y luego cera para seguir creando esculturas.

Este artista sueña con ser profesor. Foto: Bryam Martínez / Maje

Helmuth se dio cuenta que deseaba vivir de su talento, así que tomó clases en la Escuela de Bellas Artes de Managua, pero por falta de recursos económicos no logró terminar.

El desafío de ser artista

Su carrera profesional como escultor la comenzó cuando tenía 27 años, Helmuth considera que de comenzar antes se hubiese preparado más.

En el 2008, el profesor Sócrates Martínez, le dio la oportunidad de participar en un monumento a José Santos Zelaya. “En ese momento me sentí como entrar a otro nivel, porque esa escultura tiene como 4 metros, fue como abrir los ojos a otra tendencia”, cuenta este artista.

Helmuth en la estatua de la Virgen de Guadalupe, Matagalpa. Foto: Cortesía / Maje

Una de sus esculturas más destacadas es la Virgen de Guadalupe, ubicado en el cerro Apante, Matagalpa; tiene 18 metros de altura y la cruz que la acompaña mide 33 metros.

   Gastronomía | Los Chamos de Venezuela en Nicaragua

“En esa escultura trabajamos con un equipo de 12 personas, bajo la dirección del maestro Federico Matus, este me dio la oportunidad de mostrarme como un escultor de rostro”, comenta Helmuth.

¿Cuál es el proceso para crear una escultura?

Lo primero que se debe crear es una estructura de hierro, la cantidad de hierro va en dependencia del tamaño y la forma de esta.

Luego se coloca una capa de barro para iniciar con el proceso de moldear los detalles, en esta etapa se le presenta al cliente para que apruebe el trabajo o sugiera algunos cambios.

Estatua de Medardo Mairena. Foto: Bryam Martínez / Maje

Cuando ambas partes (el cliente y el artista) están de acuerdo, se pasa a otro molde, de fibra de vidrio o yeso. El producto final puede quedar en resina o cemento.

“La resina es uno de los materiales que más se ocupa para hacer estatuas, puede durar hasta 500 años, es muy ligero y resistente; el cemento es más pesado y tiene unos de 100 años de garantía”, explica Helmuth.

•  Jóvenes venezolanos: “la generación de las alas cortadas”

El precio base para un busto de un metro es de 1,200 o 1,300 dólares, según lo que desee el cliente. El tiempo de creación de una obra puede durar un mes; aunque confiesa que en algunas ocasiones ha trabajado con más presión y termina en menos días.

Desde hace 4 meses este artista está sin empleo, el último trabajo que realizó fue la creación de una virgen, asegura que la dio a un precio módico porque él es católico.

Arte y protesta

Desde que inició la crisis en Nicaragua, las personas han utilizado diferentes formas para manifestarse. Helmuth tomó sus herramientas y comenzó a crear esculturas de diferentes rostros destacados en las protestas.

Helmuth creó el monumento a Álvaro Conrado que está en el colegio Loyola. Foto: Cortesía / Maje

Edwin Carcache, Nahomy Urbina (La comandante Macha), Medardo Mairena, Álvaro Conrado y Sándor Manuel Dolmus, son algunos de los rostros que Helmuth ha convertido en esculturas.

El sueño de este artista es poder ser profesor, transmitir todos sus conocimientos a las nuevas generaciones. “La mayor satisfacción que tengo es que amo lo que hago, eso no te lo paga nadie”, finaliza Helmuth.

Notas Relacionadas

Cristóbal Fernández, encargado de la OEA para las reformas electorales en Nicaragua

Un abogado que estudió en Chile, es feminista en redes sociales y ha participado en más de 20 misiones de observación electoral.

Segundo video de Luisito Comunica sobre Nicaragua: comidas y licores

El famoso youtuber nicaragüenses, Luisito Comunica, ya publicó el segundo video de su visita a Nicaragua.