Elsa Valle, una joven marcada por el aborto y la prisión

Un aborto y la vida en prisión marcaron la vida de la joven Elsa Valle, quien actualmente presenta secuelas psicológicas.

La historia de Elsa Valle puede tener muchos factores en común con otras reas arrestadas durante la crisis, pero ella además de haber sufrido el mismo maltrato psicológico y físico fue marcada por un aborto dentro de la prisión, el asesinato de su novio, el arresto de su padre y el asedio del que ha sido víctima su familia.

Su vida dio un giro tras haber sido capturada el 14 de julio en el sector de la Universidad Nacional Politécnica de Nicaragua (Upoli), fue acusada por tenencia ilegal de armas pero tras demostrar su inocencia salió de la cárcel el 27 de septiembre.

•  Elsa Valle es hospitalizad por secuelas psicológicas

Elsa Valle saliendo de la cárcel el 27 de septiembre. Foto: Melvin Vargas / Maje

Elsa tiene 19 años y estuvo presa 75 días entre El Chipote y el Sistema Penitenciario de Mujeres “La Esperanza”. Durante los casi tres meses que estuvo en prisión, la obligaron a hacer sentadillas desnuda, fue amenaza con ser violada, le prohibieron el contacto con sus familia, no recibió atención médica e incluso le dijeron que su vida no valía nada.

Ella es una de las tres jóvenes que ha abortado dentro de las cárceles de Nicaragua, según registró el año pasado el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Tenía tres meses de gestación cuando perdió a su bebé.

30 días de sangrado provocaron un aborto a María Alejandra

Su novio Tony Merlo, también papá del bebé, fue asesinado por parapolicías el 23 de junio mientras resguardaba un tranque en el barrio 8 de Marzo.  Mientras su papá Carlos Valle fue excarcelado recientemente bajo el régimen de casa por cárcel, tras haber sido arrestado y presentado como “terrorista”, el exconcejal obtuvo notoriedad por exigir la libertad de Elsa.

Elsa Valle presenta  estrés postraumático, según diagnóstico médico. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Actualmente Elsa Valle presenta secuelas psicológicas y fue hospitalizada de emergencia. “Los efectos de la tortura psicológica y física que recibió en El Chipote y la Esperanza están surgiendo en este momento”, según denunció ayer su papá.

El sangrado del aborto

Tras salir de la cárcel en septiembre, Elsa denunció que sufrió un aborto producto de los malos tratos en la prisión. Según el diagnóstico médico realizado ella tenía una  “severa infección vaginal debido a un aborto”.

En agosto tuve una hemorragia, se me vinieron como cuatro coágulos de sangre, pensé que era mi período pero no, era el aborto, porque me dio temperatura y empecé a temblar”, reveló en aquel entonces la joven.

Enfermedades y suciedades que viven los presos en las cárceles 

Según su relato, ella fue obligada a realizar sentadillas desnuda, no tenían condiciones higiénicas en la celda y el baño, y había mucha contaminación en la cárcel.

Elsa Valle sufrió aborto dentro de prisión y no se había dado cuenta. Foto: Melvin Vargas / Maje

En El Chipote “nos hicieron quitarnos la ropa, quedamos completamente desnudas y nos pusieron a hacer 10 sentadillas con la vista siempre al frente”. En la cárcel de mujeres La Esperanza las condiciones eran aún más deplorables según describió, dijo que las prisioneras adquirieron infecciones vaginales por las condiciones antihigiénicas de los baños.

“Hubo dos días en que estuvimos 18 mujeres en una celda y protestamos para que al menos nos dividieran en nueve y nueve. En cada celda había seis literas de dos colchones, las otras dormían en el suelo. Las literas estaban con cucarachas y garrapatas. Los ratones entraban a comerse la comida que nos llevaban. Además, teníamos vigilancia aparte de que nos acechaban todo el tiempo”, confesó en aquel entonces.

Para Elsa, “es muy difícil conciliar el sueño en la cárcel”, entre el calor, la voz de las funcionarias y “el sonar de las AK cuando las cargaban era traumante”.

Abusos policiales

Elsa denunció también haber sido víctima de maltrato psicológico, recibió insultos y fue tratada como delincuente “nos decían terroristas, prostitutas y nos apuntaban con AK-47 directo a la cabeza”.

El novio de Elsa Valle fue asesinado en las protestas. Foto: Melvin Vargas / Maje

Además, contó que cuando era llevada a interrogatorios en El Chipote “los policías varones, me decían con palabras obscenas que me iban a violar y que me iban a electrocutar”.

Pero eso no es todo, esta joven de tan solo 19 años, también tuvo una fractura en su pie y dentro del penal no recibió atención médica “pasé más de nueve días con dolor intenso. Llegué a caer al piso a retorcerme del dolor”.

Ocho meses después de haber cambiado su vida, Elsa Valle presenta estrés postraumático, según su papá “ella tiene trauma por la pérdida de su bebé, ella llama a su bebé, ella llama al novio que es el papá del bebé”. También grita y llora con la presencia de policías cerca de su vivienda.

Notas Relacionadas

Ana Laura, la primera ciclista mujer en representar a Nicaragua en 32 años

Aunque sus inicios en el ciclismo no fueron planeados, Ana Laura se ha convertido en un ejemplo para esa mujeres que quieren practicar este deporte.

Artistas se unen para cantar por la bandera de Nicaragua

A una sola voz, 4 artistas nicaragüenses cantan a la bandera, haciendo un llamado de unidad y libertad.