Mujeres abogadas que defienden los derechos en Nicaragua

Yonarqui Martínez y Keyla Largaespada son las mujeres abogadas que se han encargado de defender a los manifestantes en Nicaragua.

En las salas judiciales de Nicaragua, no solo los hombres han defendido a los manifestantes presos, también las mujeres están detrás de la defensa jurídica de quienes han sido encarcelados y acusados de delitos que no cometieron solo por participar en las protestas.

La abogada Yonarqui Martínez tiene 36 años y está detrás de la defensa de 62 casos de manifestantes presos y los lleva de forma independiente, mientras la jurista Keyla Largaespada de 39 años, aboga por otra gran cantidad de manifestantes, además ser especialista de la psicología.

•  Lucía Pineda Ubau: "espero que esta juventud no repita los errores del pasado"

Yonarqui Martínez y Keyla Largaespada son las mujeres que defienden a los manifestantes. Foto: Edelma Reyes / Maje

En las manos de estas mujeres están los casos de muchos manifestantes que desde abril han sido apresados por alzar su voz en contra del gobierno sandinista.

Yonarqui: “Yo soy UNAN, sé lo que es ser estudiante”

Yonarqui Martínez se involucró en la defensa de los estudiantes y manifestantes apresados desde los primeros días de abril, cuando comenzaron a darse los primeros arrestos, “me integré de manera voluntaria, no había ninguna abogada que se dedicara a esto”, explica Yonarquí.

•  Los rostros jóvenes y femeninos en el diálogo nacional

Desde abril 2018 hasta la fecha, Yonarquí se ha visto sometida a amenazas contra su persona y su familia. Las llamadas telefónicas y los mensajes que buscan darle miedo han sido constantes, además de persecuciones personales.

“En diciembre una persona me siguió y chocó con mi carro, estaban buscando que me fuera dentro de un cauce”, relata Yonarquí, a pesar de ello esta mujer destaca que no se irá del país y seguirá defendiendo los derechos de los manifestantes, “las mujeres vamos hasta el final”, afirma esta abogada.

La abogada Yonarqui lleva el caso de los líderes de León. Foto: Edelma Reyes / Maje

En estos 11 meses de crisis sociopolítica en Nicaragua, Yonarqui Martínez confiesa que ha sido testigo de un “sistema judicial viciado”.

Dentro de las salas penales, una de las situaciones que más logró conmoverla fue el caso de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) declarados culpables, pues la trasladó a su época universitaria. 

Yo soy UNAN, entonces que a un estudiante le hayan hecho algo, para mí es como que me han tocado un hijo”, dice.

•  Exilio, cárcel y clandestinidad, lo que han vivido líderes estudiantiles

Cuando ella era estudiante protestó por el alza del transporte o los apagones nacionales. “Cuando sos estudiante vos peleas, querés alzar la voz, tenés una convicción”, afirma.

Esta abogada lleva los casos de los líderes estudiantiles Byron Estrada, Levy Rugama, Yubrank Suazo y Victoria Obando, además de la comerciante Irlanda Jerez.

Yonarqui Martínez confiesa que ella protestó cuando fue estudiante universitaria. Foto: Archivo / Maje

La niña que quería ser jueza

La abogada Yonarqui Martínez nació en Managua y desde pequeña se levantaba a las 3 de la mañana para ayudar en el negocio familiar.

“Cuando te enseñan a trabajar y el valor de las cosas, tenés auto sostenibilidad en la vida. No tuve juguetes porque mi mamá no tenía para comprarlos”, recuerda Yonarqui, a quien además de libros, le gustaba leer los periódicos y fue a partir de entonces que comenzó con la idea de ser abogada.

•  Julio Montenegro, el abogado de los "terroristas"

“En los periódicos miraba a los jueces y yo decía que quería ser así”, dice.

Para esta abogada que defiende de acuerdo a la ley, en los casos de los manifestantes ha habido violaciones de derechos humanos. Por ejemplo, a los acusados de las protestas no les permiten las visitas, quienes son de otros departamentos son trasladados a Managua y muchos de ellos han sido golpeados en las celdas de El Chipote.

Yonarqui Martinez lleva la defensa de 62 casos de manifestantes presos. Foto: Edelma Reyes / Maje

 Keyla: “Quiero hacer historia en Nicaragua”

Las mismas situaciones respecto a los presos denuncia la abogada Keyla Largaespada, de 39 años.

“Ver tantas injusticias, tanta gente procesada, tantos casos y madres enfrentando situaciones, ver el sufrimiento de esas mujeres me golpea emocionalmente” relata Keyla, añadiendo que en muchas ocasiones ha sentido impotencia por no poder hacer mucho contra un “sistema viciado”.

•  Irlanda Jerez: "Fui drogada en El Chipote"

Kaylar Largaespada nació en Managua y tiene dos profesiones, es abogada y también psicóloga. Lleva 10 años ejerciendo leyes y cinco en la psicología clínica.

Keyla Largaespada trabajó gratis durante el mes de abril. Foto: Edelma Reyes / Maje

Esta abogada nació en el seno de una familia humilde y altamente machista, con 12 hermanos, en un barrio pobre donde casi nunca hacía los tres tiempos de comida. “Mis padres eran de origen campesino, apenas aprendieron a leer y escribir”, relata Keyla.

De pequeña se dedicó a vender enchiladas, cajetas o chiverías en la calle, porque sus padres no tenían suficiente dinero para mantener su hogar.

•  Victoria Obando, la transgénero acusada por protestar

Yo miraba tantas violaciones de derechos humanos hacia mi persona como niña, que pensé en ese momento que yo quería ser abogada para defender los derechos de las personas”, cuenta.

Uno de los primeros problemas a los que se enfrentó fue al machismo, su padre pensaba que como ella es mujer, no debía estudiar porque las mujeres “solo tienen que casarse”, recuerda, incluso la animaba a tomar clases de costura, enfermería o cocina para que estuviera mejor preparada para su futuro marido. Pero gracias a las oportunidades y a su perseverancia logró estudiar, por eso ella cree que la educación es la base para un cambio de vida.

Abril, el mes del “trabajo gratis”

Cuando comenzó la crisis de abril, muchas personas se acercaron a las oficinas de Keyla para pedir su ayuda con las detenciones de los manifestantes.

“No aceptaban que un abogado privado llevara los casos”, explica Keyla, así que ella decidió ayudar a muchas madres que se acercaron de otra forma.

•  Videos de las presas desde el interior de la cárcel

Keyla realizaba los Recurso de Exhibición Personal para los jóvenes, un procedimiento que según la Normas Jurídicas de Nicaragua “procede en favor de aquellas personas cuya libertad, integridad física y seguridad sean violadas o estén en peligro de serlo”, ya sea por parte de funcionarios, instituciones estatales o autónomas.

Yo les decía que no me pagaran nada, hicimos un machote solo para rellenar los nombres de todos los presos”, recuerda, quien además relata que dio asistencia psicológica a muchas madres que se acercaban a su consultorio, “la mamá del estudiante Byron Estrada vino varias veces porque estaba mal emocionalmente” confiesa.

•  Así fue el aborto de María Alejandra en El Chipote

Ambas mujeres y abogadas coinciden en que es necesaria una reestructuración en el sistema judicial actual. Keyla Largaespada dice que en la nueva Nicaragua se podrá hacer un sistema judicial que sea apartidista, con gente joven y profesional, “yo veo que puedo hacer cosas importantes en Nicaragua para reivindicar los derechos humanos”, dice.

Por su parte, Yanorqui sueña con pasar más tiempo con su familia, seguir estudiando y trabajando en una mejor Nicaragua, “que se cambie hasta el señor de seguridad” expresa, mientras tanto espera que las personas puedan retomar su libertad en un sistema nuevo y más justo.

Notas Relacionadas

Liberan bajo Ley de Amnistía a asesino de estudiante brasileña

Pierson Gutiérrez Solís, asesino de la brasileña Raynéia Gabrielle Lima, fue puesto en libertad bajo la Ley de Amnistía.

Levis Artola Rugama, el emblemático “canciller” universitario

Fue expulsado de la UNAN – Managua por su participación en las protestas. Levis Artola Rugama pasó varios meses en prisión acusado de “terrorismo” ...