El arte de burlarnos de nosotros mismos en redes sociales

Cortesía /Maje
Tenemos la manía de burlarnos de nuestros desamores, tropiezos laborales o escolares y hasta de algunos aspectos físicos en las redes sociales.

Un día de estos leía algunas publicaciones en el inicio de twitter, la mayoría de los escritos iban de decepciones por las clases, los buses y el amor; me di cuenta que existe en las redes un sarcasmo juvenil que consiste en burlarnos de nosotros mismos, y una amiga me confirmó esta teoría. 

Quizás la cosa inició con los memes, que según define el blog español Dexpierta, son imágenes que combinan fotografías y texto con cualquier elemento audiovisual para expresar ideas, conceptos, situaciones, pero a manera de burla. 

De hecho existe una teoría sobre los memes (si, aunque no lo creas se han hecho estudios sobre ellos), se llama la hipótesis memética y fue realizada por el científico británico Richard Dawkins, él afirmó que en los seres humanos existen dos procesadores de información, uno que reúne los genomas (ADN)  por la replicaciones de los genes y otro que consiste en la replicación de la cultura. 

Una de las publicaciones en Facebook. Cortesía /Maje

Por lo tanto los memes son una expresión de nuestra cultura. Esta puede ser una de las razones por las que últimamente está muy de moda burlarnos de nosotros, de hecho algunas de las personas que lo hacen, me contaron un poco de cómo es la dinámica de esta ola en las redes sociales. 

•Imagine, el himno pacifista del siglo XXI


¿Por qué nos burlamos de nosotros mismos en redes? 


Gabriela Vásquez tiene 20 años y desde 2010 usa Facebook. En ese momento ella admite que escribió en esa red muchas cosas tontas porque estaba pequeña, al igual que en twitter donde solo publicaba canciones. 

Ahora con un poco más de comprensión sobre las redes sociales, Gabriela tiene varias versiones de ella en las diferentes plataformas. En Facebook es más reservada, solo publica memes y “cosas de perro” comenta entre risas, pero en twitter es más abierta. A todos nos pasa esto la verdad. 

En twitter hace constantemente una burla sarcástica de las “cagadas” que le pasan. Una de las que más le gustó fue cuando durante el Miss Universo de 2015, a la colombiana Ariadna Gutiérrez la dieron como ganadora y después le quitaron la corona. 
Gabriela fue a buscar una fotografía y puso un texto que decía “cuando el profesor te da la nota, pero después te dice que sumó mal y al final dejaste la clase”.

Cortesía/Maje

Recibió una gran cantidad de me gustas e interacción de sus seguidores, pero hubo una persona que le comentó que era “mala onda” eso. Por el comentario Gabriela entró al perfil de la persona y miró que era alguien mayor, dice la joven, por eso asumió que no entendía el sarcasmo de la publicación. 

Gabriela opina que las redes funcionan en los jóvenes como un desahogo y si hacen esas publicaciones es porque según ella, de alguna manera tienen fe en alguien más se sienta identificado, al final “nadie te juzga porque todos somos jóvenes” explica Gabriela. 


Una perspectiva psicológica 


Con respecto a estas actitudes en las redes, la psicóloga Jeanine Lasso, explica que la gente en las redes busca aceptación y por eso ocupan estas plataformas para hacer un descubierto de sus vidas.

Luego, cuando se burlan de ellos mismos lo hacen porque quieren que alguien más se identifique con su situación, es decir no quieren sentir que ellos fracasaron o que ellos están mal, sino que buscan a alguien  que les comente, por ejemplo en caso de hacer burlas por reprobar alguna clase, esperan un comentario de alguien diciendo yo también la reprobé, o yo dejé hasta tres clases, indica la psicóloga Jeanine.

Sin embargo estas actitudes también puede demostrar baja autoestima y falta de responsabilidad, porque no dicen que van a estudiar más para recuperar la clase, sino que buscan casi siempre el lado negativo explica Jeanine. Por eso si no se controla se puede volver un problema. 

Con respecto a esto, Simon Sinek un orador motivacional que en los últimos años se ha dedicado a estudiar a los millenials, explica que la búsqueda de likes se basa en la liberación de dopamina en el cerebro, eso nos hace sentirnos bien cuando alguien nos manda un mensaje.


•Apps para proteger tu Smartphone

Además agrega Sinek, "a todos nos pasó de sentirnos un poco tristes o solos y mandamos como 10 mensajes a 10 amigos diferentes, por esto mismo también solemos contar los me gustas", explica Sinek. 


Otra historia 


Alaisa Rocha es una estudiante de 21 años, admite que entre sus pasatiempos favoritos está publicar ciertas cosas privadas y hacerlas burlas, sobre todo en twitter, porque Facebook es una red más pública. 

Lo hace porque le resulta divertido publicar con gracia las cosas le salen mal en la vida, para así enfocarse en lo positivo, “si no nos reímos de los problemas viviríamos deprimidos” comenta la joven. 

Algunas de las publicaciones en Twitter. Cortesía /Maje

Además cuando realiza ese tipo de publicaciones, encuentra buenas respuestas en sus seguidores, porque las personas  les dan me gusta o comentan riéndose de sus escritos, aunque confiesa que a sus amigos cercanos no les gusta que haga eso, “pero ya saben que es algo en mí que es difícil de cambiar”, comenta Alaisa. 

En realidad sí funciona como una catarsis, porque créanme,  veo publicaciones de estas personas sobre sus problemas en twitter y también me río de los míos, al final solemos pasar situaciones muy parecidas, es como una ayuda psicológica gratis y virtual. 

La psicóloga Jeanine, comenta que la mayoría de los jóvenes están solos, es decir  sin el papá o la mamá porque ellos están trabajando, por eso encuentran una interacción con los amigos y pueden llegar a usar las redes como desahogo, el problema es que eso se puede convertir en un vicio, aclara. 

Al igual que Alaisa, José Carlos es un estudiante que utiliza las redes para publicar con ironías sus penas. 

De hecho esto es algo más grande, en Latinoamérica aproximadamente un 88% de los millenials tienen  perfiles en las redes y según un estudio de la revista Forbes los jóvenes usan las redes para consultar, comentar y compartir su vida.


¿Cuáles son los límites? 


José cree que la mejor forma de mejorar la confianza en uno mismo, es aprendiendo a reírte de lo que te puede dañar, además, de alguna manera a través de las publicaciones le decís a la gente que a pesar del desastre que hay en sus vidas, hay que ser optimista siempre.

Sin embargo José aclara que para estas situaciones deben existir límites, porque según él, te podés burlar que te bateen, pero no decirles quién te batea y cómo te batea, “no es un reality show” comenta el joven entre risas. 

Para esta generación de jóvenes publicar sus penas no es suficiente, sino que algunos incluso están deformando el lenguaje y estamos acostumbrándonos cada vez más a leer groserías en las redes. 

De hecho en un estudio que publicó Guadalupe Loaeza, una escritora mexicana en la revista Quién, titulado "Millennials, los nuevos niños bien",  revela que para los millenials está bien hablar con groserías a más no poder, porque eso los individualiza y los hace extraños, en esta generación lo raro es lo que vende. 

En conclusión todos estuvimos de acuerdo en que de alguna manera lo hacemos para protegernos del mundo que nos rodea, aprovechando la tecnología que es una de las armas que nosotros tenemos y es casi como un espacio reservado para nuestros temas, porque existen generalidades que nos identifican, es como un “diariotwitter”. 
 

Notas Relacionadas

Amigas, emprendedoras y estudiantes

Estas jóvenes decidieron emprender con una tienda digital que vende bralette y otros productos para damas.

Animales Fantásticos 2 | ¿Grindelwald es más poderoso que Voldemort?

Voldemort es considerado uno de los villanos más temidos en el mundo de la magia, pero la magia del amor podría hacer más peligroso a Grindelwald.