Hablando de amor con una feminista: “Estar enamorada de una persona, no me vacuna contra el deseo que pueda sentir por otra”

Cortesía /Maje
La feminista María Teresa Blandón habla sobre la perspectiva que tiene el feminismo del amor, desmontando la idea del amor romántico.

Las perspectivas del amor puede ser tan variadas como la sexualidad, existen entonces, muchas formas de entenderlo, vivirlo o hacerlo.

En ocasión de este 14 de febrero, día en que se celebra el amor y la amistad, decidimos hablar del amor desde un punto de vista diferente, siendo esta un poco más libre y sobre todo feminista. 

María Teresa Blandón: “la revolución feminista me acompañará siempre”

María Teresa Blandón, líder feminista, nos comentó de las ideas que han sido debatidas y estudiadas por las feministas en los últimos 15 años, sobre este sentimiento tan universal y necesario para los seres humanos.

Un amor sano para María Teresa, es aquel que cuestiona el amor romántico. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Un amor sano para María Teresa, es aquel que cuestiona el amor romántico y respeta la libertad de la otra persona. Para esta feminista, se debe tener claro que existen muchos amores a lo largo de la vida, “debemos quitarnos la idea errónea que el amor se entrega de una vez y para siempre”, dice María Teresa. 


¿Qué es el amor?


El amor está relacionado  con el deseo. El amor al que todos deberíamos aspirar, es donde hay afecto, ternura, solidaridad, empatía y además deseo. Cuando hablamos del amor lo hacemos desde la dimensión apasionada, luego de las otras cosas afectivas, como compartir tiempo juntos y entenderse. 

¿Qué es el amor?

Este es  un tema que ha sido reflexionado recientemente por las feministas, porque nosotras nos hemos ocupado de otras cosas, como de la sexualidad, maternidad, trabajo, guerra o paz. 

El amor está relacionado  con el deseo. Foto: Cortesía / Maje

Hay ideas muy interesantes desde la perspectiva feminista que cuestionan el amor romántico, que no es privativo de las mujeres, los hombres también están contaminados de eso. El amor romántico es un modelo que te hace pensar que tu felicidad está en función de que otro u otra te quiera, te pone en una situación precaria, porque haces muchas concesiones en nombre del amor. 


¿Qué deberías conceder por amor? 


En algunos casos los hombres hacen concesiones como no ir al béisbol por salir con sus novias, pero las mujeres hacen concesiones que comprometen sus proyectos de vida, porque el amor también está inscrito en las estructuras de género. 


“El amor también está inscrito en las estructuras de género”


Para María Teresa Blandón, la desigualdad de género entre hombres y mujeres se evidencia en muchas situaciones de la vida, entre ellas el amor. 

Películas que reflejan el amor lésbico

A la hora de hacer concesiones por amor, las mujeres suelen ser las más afectadas, al menos eso piensa María Teresa, quien por mucho tiempo ha trabajado temas relacionados a la mujer nicaragüense.

A la hora de hacer concesiones por amor, las mujeres suelen ser las más afectadas. Foto: Cortesía / Maje

“Es decir hombres y mujeres no somos iguales en nada, tampoco somos iguales en vivir el amor”, expresa María Teresa, porque piensa que en la sociedad occidental, se vende que el estado de máxima plenitud de las mujeres es el amor, eso provoca que ellas hagan cambios bruscos a sus vidas para lograr ser amadas. 

“Muchas mujeres han dejado de estudiar, han tenido hijos que no quieren, esto es grave porque comprometen toda tu vida”, explica, quien agrega que el control y los celos son parte de esas concesiones de “amor”, “muchas mujeres modifican su forma de vestir o han dejado de maquillarse porque a sus novios no le gusta”, comenta. 


¿Qué es el amor romántico? 


El amor romántico tiene una etapa muy dulce, de entrega, que muchas veces engancha a hombres y mujeres. Nos quedamos suspendidos en esa nube rosada, pero no funciona así toda la vida. 

Las etapas del amor a través de canciones

El amor romántico nos vende la ilusión que podemos quedarnos en esa nube rosada, al final se trastoca en una experiencia más cotidiana y con menos satisfacciones. 


¿Qué es un amor sano?


Desde el punto de vista feminista tiene que cuestionar el amor romántico, el amor como cualquier experiencia humana, está expuesto a todos los problemas de la vida cotidiana. El amor es una necesidad, todos lo tenemos. 

Un buen amor es el que respeta la libertad del otro. Foto: Cortesía / Maje

Un buen amor es el que respeta la libertad del otro, si te amo tengo que querer tu libertad, no ver eso como un peligro, porque estoy amando a un ser que es distinto a mí, pero no es inferior, es igual en libertad, igualdad, humanidad, aunque las decisiones que tome el  otro o la otra me duelan. 

Feminismo en Nicaragua, la incansable lucha de las pañuelos morados

Los seres humanos en el amor tenemos expectativas, queremos ser la figura principal. Imaginá que alguien te diga, “te quiero pero me tengo que ir a  estudiar en otro país”, eso me puede doler porque la ausencia duele, pero en nombre del amor no puedo pedirle que no se vaya, si realmente yo sé hacer el amor, yo le diré que me duele pero reconozco que eso lo o la hace feliz. 


¿Los celos son amor? 


Mucha gente en pleno siglo XXI confunde los celos como una expresión de amor, eso es un absurdo, los celos no son una demostración de amor, sino de control, porque vos me perteneces. 

Y si me dejaste de querer, porque así es la vida, el amor no es eterno, pues ni modo. Imagen: Cortesía / Maje

Los celos son una forma de violencia, de ejercicio de poder autoritario, estoy hablando de los celos cotidianos como enseñar el celular, no salir, cambiar de amigos. 

Es cierto que me da miedo que te enamores de otro u otra, pero un amor sano pone bajo control su celos, busca salidas distintas, por ejemplo, en vez de hostigarte y asediarte o vigilarte, procuro estar atento a mi calidad de relación con vos, para que me sigas queriendo. 

•“Hagamos el amor y no la guerra” practicá cinco hábitos hippies

Y si me dejaste de querer, porque así es la vida, el amor no es eterno, pues ni modo. 


“Cada encuentro humano es una oportunidad de amar”


Para María Teresa, es totalmente absurda la idea de un amor que dura para siempre porque las personas cambian y los seres humanos tienen una capacidad infinita de amar, “las personas somos seres muy creativos, cada encuentro humano es una oportunidad de amar”, comenta Blandón.

Tenemos un vicio con la posesión de los cuerpos que amamos. Foto: Cortesía / Maje

De hecho, María Teresa considera que existen personas con experiencias muy limitadas de la vida, que creen en el amor romántico, “pero los vínculos amorosos se modifican, a veces se van enriqueciendo y a veces se van empobreciendo”, explica la feminista. 

En este caso, se producen las rupturas amorosas, que la mayoría de personas pasan a lo largo de su vida, para María Teresa es algo bastante normal e inclusive lo puede entender como un proceso. 

Las cartas de amor de los patriotas nicaragüenses

“Voy a llorar, me va a doler un montón, voy a tener días de mucha tristeza porque me abandonaste, a veces me voy a sentir molesta, pero el tiempo pasará y en algún momento me voy a volver a enamorar” indica María Teresa. 


¿Qué relación tiene el amor con la monogamia? 


Hay muchos países donde no se practica la monogamia, incluso en los orígenes nuestra sociedad no era monógama. 

Lo más importante es respetar la libertad de la otra persona y renovar pactos en la relación. Foto: Cortesía / Maje

Eso tiene que ver con la idea del amor como una relación entre dos, solo puedo amar a una persona y la otra persona solo me puede amar a mí. 

La monogamia piensa en matrimonio y reproducción entre dos personas, pero quienes salen perdiendo en el matrimonio para toda la vida son las mujeres, porque los hombres tienen más libertades, la idea de la monogamia siempre ha sido un mandato más implacable con las mujeres. 


¿En qué consiste la infidelidad? 


Hay una mala comprensión de la infidelidad, se cree que es como una ofensa a la otra persona, eso no es así, porque si estoy en una relación con quien amo, pero eventualmente conozco a otra persona que me gusta y con la que compartí un momento de placer, en realidad no estoy siendo infiel a la persona que amo. 

Cortesía / Maje

Pensar en eso es uno de los malestares de los celos, del vicio que tenemos con la posesión de los cuerpos que amamos, nosotros no poseemos los cuerpos que amamos, esos han sido cuerpos disciplinados, reprimidos, pero eso no quiere decir que esos cuerpos no estén en capacidad de diversificar sus deseos. 


¿Acuerdos de fidelidad?


Que a mí me guste una persona, que yo esté enamorada de una persona, no me vacuna contra el deseo que pueda sentir por otras personas, eso es profundamente humano, detrás de los celos hay una idea que si me deseas a mí, solo me podés desear a mí. 

Fabiana Rosales, la periodista que conquistó a Juan Guaidó

Puede ser que yo haga una concesión, te diga está bien, para que no te sintás mal, aunque me guste otra persona yo no voy a hacer nada, esa es una concesión, pero deberías pensar ¿quiero que la persona que me ama se reprima por mí? Pero ese derecho que tiene mi pareja es también mi propio derecho. 

Lo más importante para mantener un amor sano, es respetar la libertad de la otra persona, renovar pactos en la relación cada cierto tiempo y analizar si quieren seguir juntos. 
 

Notas Relacionadas

Dejar la vida sedentaria, el reto al que se enfrentan algunos jóvenes en Nicaragua

Comenzar una rutina de ejercicios y comer saludable puede cambiarte la vida.

“No queremos promociones, queremos vivir sin violencia”

Mujeres feministas rechazan que algunos negocios quieran lucrarse de la campaña contra el acoso y el abuso #NiUnaMenos.