Ottoniel Espinoza, el preso que llegó pintado como payaso

Cortesía /Maje
Para Ottoniel Espinoza, tener una condena de 33 años de cárcel por el supuesto delito de terrorismo no es más que una “show de circo”.

Ottoniel Espinoza Calderón  tiene 25 años, es luchador de artes marciales mixtas, le gusta la pintura  y le molestan las injusticitas, por eso el 21 de abril participó en las protestas contra el seguro social que pretendió imponer el gobierno sandinista, del cual Ottoniel era militante.

Desde el 24 de julio está encarcelado, fue acusado por el delito de terrorismo y tiene una condena de 33 años de prisión. Pero para este joven, ese dictamen no es más que un “show de circo”.

Los hermanos Quiroz presos en la modelo

Ottoniel fue declarado culpable el 1 de febrero por los delitos de “entorpecimiento de servicios públicos, robo agravado, uso de armas restringidas, portación ilegal de armas, crimen organizado y secuestro extorsivo”. 

La foto pertenece a un álbum realizado por Otoniel en clase. Foto: Cortesía / Maje

Por ello el juzgado decidió darle 33 años de cárcel. La respuesta de Ottoniel a esto fue totalmente sorpresivo para su abogada, incluso para el mismo juez, pues el joven llegó a la sala de juicio con los ojos pintados y una sonrisa pintada, aludiendo a que él llegaba de payaso porque “esa audiencia era un circo”.

Su madre Imelda Espinoza, admite que ella no sabía que su hijo se pintaría la cara, pero ese acto les dio fortaleza a todas las madres de los demás jóvenes presos, que también fueron acusados por los mismos crímenes.

 

 

La última navidad en libertad de los presos políticos

“Yo soy débil, porque a una madre le duele, porque a uno que tanto le ha costado formar a un hijo”, expresó adolorida esta madre soltera. Desde que nació Ottoniel, ella ha salido adelante sola. 

Pinturas realizada por Ottoniel. Foto: Cortesía / Maje


La vida de un “terrorista”


Ottoniel nació el 15 de enero de 1994, de pequeño creció con dos hermanos, y su mamá, puesto que ella se separó de su esposo, padre de Ottoniel. 

“Yo tuve que buscar trabajo de empleada para sacar adelante a mi hijo”, confesó Imelda con una voz que empezaba a dar signos de tristeza. 

Con los meses, Imelda encontró a un “buen hombre” con quien comenzó a tener una relación, 15 meses de vida tenía Ottoniel cuando eso pasó, por ello su padrastro es como su padre, porque él se encargó de criarlo. 

Medallas, diplomas que Ottoniel ganó practicando artes marciales mixtas. Foto: Cortesía / Maje

En 2010 este joven aprobó la secundaria, logró terminar sus estudios en el colegio Francisco Luis Espinoza de Estelí. 


El deporte, un medio de sobrevivencia y entretenimiento 


Cuando Ottoniel salió de secundaria, empezó a visitar un gimnasio cerca de su barrio, donde practicaban artes marciales mixtas. 
Un día, llegó emocionado donde su mamá para contarle que quería realizar este deporte, pero que las clases en el gimnasio costaban 40 córdobas. La respuesta de su mamá fue negativa, “yo no tenía dinero”, dice. 

Kysha López, la mujer transgénero acusada de financiar los tranques

Sin embargo, ella hizo lo posible por ayudarlo, así que comenzó a vender productos de belleza a través de catálogo. A partir de entonces Imelda le dio dinero a Otoniel para que asistiera al gimnasio. 

Cortesía / Maje

El deporte se volvió cada vez más importante para el joven, la rutina de entrenamiento involucraba correr desde las cuatro de la mañana, hacer ejercicios y practicar con un profesor particular, “mi hijo tenía seis años de estar en artes marciales”, relata.

Según Imelda, Ottoniel tiene trofeos, medallas, títulos y diplomas de artes marciales mixtas, de hecho durante las veladas deportivas realizadas por miembros del Frente Sandinista de liberación Nacional (FSLN) siempre invitaban a Ottoniel. 

Una de las últimas pelea de Ottoniel fue en 125 lbs, representando a Gold Gym de Estelí vs. Michael "El Flaco" Pérez representando a Xtreme Kombat de Managua, en agosto del 2017.


Además, este joven invertía su tiempo en pintar y dibujar en piel, muchos jóvenes llegaban a su casa para que les hiciera tatuajes. 


El inicio de las protestas 


El 20 de abril, luego de haber entrenado, Ottoniel llegó a su casa preguntando a su mamá si había escuchado lo de las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS). 

Nahiroby Olivas, uno de los mejores estudiantes de derecho, acusado de terrorismo

También le preguntó cuánto recibía de pensión su padre, Imelda le contestó brindándole el dato, por ello Ottoniel salió enojado de su casa diciendo que él no podía permitir que le quitaran más dinero a su padre.

Ottoniel salió a protestar el 20 de abril. Foto: Cortesía / Maje

Ese día hubo enfrentamientos en el Parque Central de Estelí, porque simpatizantes del Gobierno, atacaron a algunos de los manifestantes que estaban frente a la alcaldía de Estelí y ese día murió el estudiante de 24 años, Franco Valdivia Machado, muerte que marcó a Otoniel.

Imelda cuenta que su hijo estaba muy indignado por la muerte de Franco Valdivia, “él me dijo que todo se iba a poner feo, tomó las riendas de las protestas cuando murió el muchacho”, señaló.

A partir de entonces participó en todas las manifestaciones que se realizaron en Estelí, luego, entre los meses de mayo y junio que el gobierno sandinista retiró los tranques en Estelí, Ottoniel estuvo en la clandestinidad. 

Jeancarlo López: “los estudiantes no se venden ni se rinden”

Un día antes de ser apresado, su mamá habló con él, fue la noche del 23 de julio, ella le pidió que se regresara a la casa, pero él respondió que no podía volver y dejar a sus compañeros. 

Ottoniel fue apresado el 23 de julio, ya habían sido derribado los tranques en Estelí. Foto: Cortesía / Maje

Al siguiente día, un amigo de Otoniel que pertenecía a la Policía Nacional, le informó a Imelda, que su hijo  había sido detenido cerca del restaurante “Las Chozas Nicas” en Estelí.

Lo agarraron entre policías y encapuchadas”, cuenta Imelda, quien agrega que su familia está destrozada, porque por mucho tiempo fueron militantes sandinistas, incluso Ottoniel era miembro de la Juventud Sandinista. 

El calvario que viven los padres de los presos políticos

“En su momento apoyamos a Daniel Ortega, todos (su familia) fuimos colaboradores del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)”, ahora su familia y ella se sienten decepcionados del partido y orgullosos de Ottoniel. 

Durante la última visita que Imelda hizo a su hijo el 7 de febrero, lo encontró pintado de payaso, convencido que su causa es justa, de hecho Ottoniel hizo una carta para el pueblo de Nicaragua, “la victoria es del pueblo, porque nacimos libres, somos libres y seremos libres” escribió el joven.
 

Notas Relacionadas

Ana Laura, la primera ciclista mujer en representar a Nicaragua en 32 años

Aunque sus inicios en el ciclismo no fueron planeados, Ana Laura se ha convertido en un ejemplo para esa mujeres que quieren practicar este deporte.

¿Dónde queda Esuatini, el nuevo país amigo de Nicaragua?

Tras establecer relaciones diplomáticas con nuestro país muchos quieren conocer el origen del muy poco conocido Reino de Esuatini