Inicia el año escolar y Álvaro Conrado ya no puede respirar

Estudiantes de primaria y secundaria inicial el ciclo escolar 2019 este 4 de febrero. Este año, Álvaro Conrado hubiese cerrado su ciclo en el Colegio San Ignacio de Loyola.

Usando sus lentes cuadrados, quizá con una mochila de Dragon Ball o cualquiera de sus animes favorito y estrenando uniforme por último año. Así hubiese llegado a su primer día de clases Álvaro Conrado este 4 de febrero, pues justo hoy inicia el año escolar 2019 para todos los estudiantes a nivel nacional, menos para Pero Álvaro Conrado porque ya no puede respirar.

Hoy muchos niños, niñas y adolescentes regresan a las escuelas y vuelven a ponerse el uniforme, pero Álvarito, a como le llaman, no pudo iniciar su último año de secundaria en el Colegio San Ignacio de Loyola este 2019. De hecho, no pudo terminar el décimo grado porque el 20 de abril pasado le fue arrebatada su vida, sus sueños de terminar la escuela, de convertirse en un gran atleta y de convertirse en abogado.

•  Gerardo Tiffer, uno de los socorristas que atendió a Álvaro Conrado

Placa en el Colegio Centro América en honor a Álvaro Conrado. Foto: Archivo / Maje

Lo asesinaron el día que sería estrenada la pista atlética

Álvaro Conrado tampoco tuvo la oportunidad de estrenar la pista de atletismo que se construía en su escuela para que él y otros estudiantes que practican este deporte, pudiesen tener un espacio de calidad.

“La pista fue entregada el día que lo asesinaron”, dice su maestro de educación física Iván Mendez. “No pisó nunca esta pista”, señala.

•  "Álvaro Conrado se gradúa conmigo", homenaje de un universitario

El atletismo conquistó tanto a Álvaro Conrado que “tenía el sueño de formar parte de la selección nacional”, según recuerda su docente.

Papás de Álvaro Conrado develando monumento en honor a su hijo en el Colegio San Ignacio de Loyola. Foto: Archivo / Maje

A diferencia de otros estudiantes, para Álvaro Conrado no hay nuevo ciclo escolar, no habrá graduación de bachillerato, no podrá portar el birrete ni una estola con su nombre, no hubo la oportunidad de practicar atletismo en la pista olímpica de su escuela. Le apagaron su respiración.

Eso sí, en Álvaro Conrado permanece la emblemática frase del santo de su escuela, San Ignacio de Loyola “En todo amar y servir”.

"Me duele respirar", en memoria de Álvaro Conrado. 

Notas Relacionadas

Sismo sacude el Pacífico de Nicaragua

El sismo se registró en El Tránsito, según el reporte preliminar del INETER.

Lucía Pineda y Miguel Mora galardonados con premio Libertad de Prensa 2019

Los periodistas Lucía Pineda Ubau y Miguel Mora fueron galardonados con el Premio Internacional de Libertad de Prensa 2019.