¿Asistirían los jóvenes a una nueva marcha?

Cortesía /Maje
El COSEP pidió permiso para realizar una marcha nacional

Varias organizaciones del sector privado como el  Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), solicitaron ante la Policía un permiso para realizar una marcha

La propuesta es hacer la movilización azul y blanco el jueves 24 de enero a la 1:30 p.m. Debido a la represión y la prohibición de realizar movilizaciones por parte del gobierno sandinista, en los últimos meses  no se han realizado marchas en Nicaragua.

¿Se repetirá el 23 de abril? empresarios piden permiso para marchar

Sin embargo el sector privado pretende realizar una movilización, ante esta posibilidad le preguntamos a los jóvenes si estarían dispuestos a asistir a una marcha nacional, teniendo en cuenta el contexto de represión que vive el país. 

Muchos jóvenes alegan que en esta situación no se puede salir a marchar. Foto: Cortesía / Maje


“No iría a una marcha, pero ganas no me faltan”


Muchos jóvenes alegan que en esta situación no se puede salir a marchar porque hay demasiada represión, además algunos recuerdan eventos de violencia que ya vivieron en el pasado y eso les provoca miedo. 

Solís es una joven de 23 años, el pasado 20 de abril salió a protestar como muchos jóvenes del país, pero se encontró con mucha violencia. 

Mientras un grupo de manifestantes se encontraba protestando en las afueras de PriceSmart, según Solís pasaron algunos Policías y personas afines al gobierno, los atacaron con gases lacrimógenos, piedras y por último con balas. 

Primera marcha convocada por el COSEP. Foto: Cortesía / Maje

A Solís una bala se le introdujo en su brazo, tuvo que ir al hospital y recuperarse según ella, de “un trauma físico y psicológico”.

Refugiados nicas en costa rica a la JMJ Panamá 2019
 

Por eso, Solís considera que ella no podrá salir a protestar hasta que sienta más seguridad, “hasta que sienta  que no me van a apuntar con un arma nuevamente” comentó Solís. 


Con los ideales intactos


Al igual que Solís, Ernesto Barreto, estudiante de Contaduría Pública, piensa que actualmente no se puede marchar en Nicaragua,  “es inevitable sentir que todo va a salir mal” comentó Ernesto, quien recuerda que  durante las manifestaciones en meses anteriores, mucha gente acabó presa.

A pesar que muchos jóvenes entienden que no pueden participar en una marcha, explican que los ideales por los que empezaron a luchar desde el 18 de abril, siguen intactos.

Andrea Ruiz de 22 años, comentó que ella ha participado en varias marchas desde el 18 de abril, pero actualmente no lo haría.  “Me da miedo que metan presa, me golpeen o me maten” porque según Andrea, no confía en las autoridades nacionales y en el país hay pocas organizaciones de derechos humanos, por lo tanto “no hay quien pueda defendernos” concluyó la joven.

Los primeros meses de 1979, el año que cambió a Nicaragua

Sin embargo Andrea defiende que a pesar de no poder salir a marchar, sus pensamientos siguen igual que el 18 de abril y eso es algo que el gobierno sandinista no puede quitarle a los jóvenes.


¿Qué medidas de seguridad tomará el sector privado?


Según la carta enviada a la Policía para pedir permiso de realizar la marcha, los empresarios también solicitaron que se brinde protección policial a la manifestación, “con el fin de garantizar la seguridad e integridad física de todos los ciudadanos que participen en la actividad”.

Plantón realizado en los primeros meses de protestas. Foto: Cortesía / Maje

Esta manifestación es además respaldada por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), el doctor Carlos Tünnermann, miembro de la UNAB comentó para El Nuevo Diario, que esta manifestación puede ser “oportuna para que los nicaragüenses puedan ejercer su derecho a la libre movilización”.

Agregó que la Policía debe brindar protección además de otorgar el permiso, “espero que la Policía dé permiso al sector privado, pues ellos cumplen con todos los requisitos de ley, tienen plena vigencia de sus personerías jurídicas y no veo que tengan alguna objeción”, explicó Tünnermann.


“Las balaceras en las que estuve, son peor que una marcha”


Comandante Bambú es su seudónimo, este joven es estudiante de la Universidad de Ingeniería (UNI), donde cursa la carrera de Ingeniería en Computación y tiene 21 años.  

Rafael Solís, el padrino de boda de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Estuvo atrincherado en su universidad durante los primeros días de protesta, luego en los primeros días de mayo decidió atrincherarse en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) de donde salió el 14 de junio, junto a los sacerdotes de la Iglesia Católica. 

Estudiantes en medio de las protestas durante los días de abril. Foto: Cortesía / Maje

Este joven piensa que si se obtiene el permiso para marchar, él asistirá junto a su padre, “porque  las balaceras en las que he estado,  son mucho peor que una marcha” explicó el joven. 

Este estudiante admite que muchas personas no podrán asistir a la manifestación por miedo y  otros porque ya no están en el país, pero piensa que las marchas son importantes para “ir ganando confianza” afirmó. 

Miguel Mora desde el chipote: "sigan orando por Nicaragua"

Al igual que este joven, Marlon González de 26 años, también estaría dispuesto a acudir a una marcha, pero según él debe hacerse en un lugar céntrico y con mucha accesibilidad, “por si los policías deciden llegar a arrestar a las personas” comentó.

Marlon piensa que marchar es un derecho, por eso él asistiría a la marcha si llega a realizarse, lo haría acompañado de sus amigos, “no deberíamos sentir miedo, ni muchos menos dejar que nos repriman” comentó Marlon. 

Después de nueve meses desde que iniciaron las protestas, la UNAB, el sector privado y parte de la población en Nicaragua, siguen esperando la respuesta oficial a esta nueva iniciativa de marchar en el país. 
 

Notas Relacionadas

Liberan bajo Ley de Amnistía a asesino de estudiante brasileña

Pierson Gutiérrez Solís, asesino de la brasileña Raynéia Gabrielle Lima, fue puesto en libertad bajo la Ley de Amnistía.

Levis Artola Rugama, el emblemático “canciller” universitario

Fue expulsado de la UNAN – Managua por su participación en las protestas. Levis Artola Rugama pasó varios meses en prisión acusado de “terrorismo” ...