Los primeros meses de 1979, el año que cambió a Nicaragua

Cortesía /Maje
Una serie de acontecimientos marcaron 1979, el año que triunfó la revolución popular sandinista y Nicaragua se liberó de la dinastía de los Somoza

Durante la última Navidad de Somoza Debayle como presidente de Nicaragua, el país comenzó a construir el camino que siete meses después lo llevó a un gran triunfo y el fin de los Somoza. Los últimos meses del año 1978 y los primeros meses de 1979,  fueron claves para lograr uno de los cambios más importantes de la Nicaragua contemporánea. 

Según el académico Cairo Amador, la Navidad de 1978 fue presidida por un año convulso a nivel social, estuvo marcada por la muerte del periodista Pedro Joaquín Chamorro (enero 1978) y las protestas que se desataron en todo el país. 

•  #Elchat | Los doce olvidados de la historia de Nicaragua

El periodista Onofre Guevara recuerda con especialidad esa Navidad de 1978 porque en su mesa junto a su familia, se sentó el guerrillero comandante  Walter Ferreti, quien en ese momento estaba en casa de Onofre por razones de seguridad. 

La navidad de 1978 estuvo marcada por la muerte de Pedro Joaquín Chamorro. Foto: Maje

“Era amigo de mis hijos” explicó Onofre, quien agregó que su hogar servía como casa de seguridad para los guerrilleros sandinistas. El periodista recuerda que en medio de la “celebración”, Ferreti buscó un radio antiguo y sintonizó la entonces clandestina Radio Sandino, que en esa época estaba operando desde Costa Rica. 

Onofre recuerda que en la "Radio Sandino" hablaban de la pronta caída de Somoza, además de informarle a la gente que en ese momento había muchos guerrilleros que estaban luchando por la libertad en la clandestinidad, “estábamos muy ansiosos que todo lo que decía la "Radio Sandino" se hiciera realidad”, comentó Onofre Guevara. 

•  La historia de El Chipote, la cárcel más temida de Nicaragua

Mientras tanto, en el periódico “Novedades”, que era el oficial de la familia Somoza, publicaron el discurso de año nuevo del presidente,  resaltando la frase “Deseo que en 1979 se cristalice la reconciliación de los nicaragüenses”

En “Novedades”, publicaron el discurso de año nuevo del presidente. Foto: Maje


Enero 1979: El despertar

Enero de ese 1979, estuvo marcado por el recuerdo a la memoria del periodista Pedro Joaquín Chamorro, pues se cumplía un año de su asesinato. Hubo manifestaciones en varias partes del país. El diario La Prensa publicó una boleta que decía “Todos a la calle”, “Pedro vive”

La Prensa fue acusada de tener una "actitud criminal". Foto: Maje

Mientras tanto el periódico oficialista de entonces, Novedades, acusaba de “Criminal actitud de La Prensa”. Enero fue para el país un despertar de los movimientos sociales.

Según Onofre Guevara, en Nicaragua nadie hablaba de política abiertamente, “parecía que nadie se enteraba de nada” explicó, pero en los círculos internos la gente sabía lo que estaba pasando. 

•  La historia de Nicaragua a través de los billetes

Ese año las fiestas patronales en los pueblos dejaron de llenarse de gente como en años anteriores. La euforia de las celebraciones disminuyó, hasta que las fiestas desaparecieron totalmente del país, porque la gente empezó a preocuparse solamente por sobrevivir y derrotar al gobierno a través del conflicto armado. 

Comandante Cero junto a otros guerrilleros. Foto: Cortesía / Maje

Una de las características más fuertes del gobierno de Somoza, era la economía, las exportaciones de productos básicos como el café, de hecho la producción de algodón aumentó con el gobierno de la familia Somoza. Sin embargo las ganancias se concentraban entre unos pocos. 

Según el intelectual Cairo Amador, la economía de Somoza comenzó a deteriorarse a partir de 1978 y al siguiente año en 1979, el Producto Interno de Bruto (PIB) del país dejó de crecer, “no tenía amplitud de distribución”, comentó Cairo. 


Marzo, el mes de la decisión 

A medida que el descontento social avanzaba, la economía del país iba en debacle, de acuerdo al intelectual Cairo Amador, en el trabajo de la parte rural e industrial empezó a manifestarse el desempleo

Algunos barrios del país se prepararon para la guerra. Se comenzaron a poner miguelitos, bombas de contacto, se formaron frentes de lucha mientras muchas otras personas abandonaron el país. “La ciudad quedó bastante vacío” comentó Onofre.

•  Las cicatrices que ha dejado la historia de Nicaragua

Los jóvenes levantaron barricadas, también realizaban vigilancia en los barrios para que la Guardia Nacional no entrara, en las noches de vigilancia, los “chavalos” a como les llama Onofre, solían tirar pólvora y colgaban zapatos con la bandera roja y negra en los alambres eléctricos. 

Las protestas sociales provocaron un aumento en la represión por parte de la Guardia Nacional. Foto: Cortesía / Maje

Las protestas sociales provocaron un aumento en la represión por parte de la Guardia Nacional, de hecho Onofre Guevara recuerda un suceso que lo marcó emocionalmente porque puso en peligro la vida de su hijo. 


Se respiraba un ambiente de terror

Los jóvenes corrían bastante peligro en aquellos meses, por ello casi no salían de sus casas, “la Guardia a cualquiera que viera sospechoso se lo llevaba”, comentó Onofre, quien contó que en una ocasión uno de sus hijos fue atacado por los guardas mientras este iba camino a su casa. "Comenzaron a dispararle y el chavalo salió corriendo y no se metió a la casa”, pues explicó que eso era lo mejor, de lo contrario los guardas podrían haber tomado represalias contra su familia. 

•  Jóvenes realizan protesta relámpago en carretera norte

Para la "suerte" de este joven un guerrillero estaba en la esquina de su casa, “un chavalo que caminaba con un riflito” y este le disparó a un guarda y justo le dio en la garganta, eso provocó que los demás armadas creyeran que había un grupo grande de guerrilleros y desistieron de disparar. 

Mientras la represión aumentaba, los periódicos oficialistas hablaban de armonía. Foto: Maje

Minino le decían al guerrillero, después no volví a saber de él”, recuerda este veterano periodista, pero reconoce que ese hombre le salvó la vida a su hijo y su familia. 

Mientras episodios como estos sucedían en varias partes del país, el periódico Novedades de la familia Somoza declaraba que se estaban realizando las reformas constitucionales para restablecer “la armonía en el país”.

A pesar de hablar de paz, fue en ese mes de marzo cuando Somoza recibió los últimos envíos de armamento militar proveniente de Israel, según el intelectual Cairo Amador. 

“Los famosos aviones Push And Pull eran del ejército israelí” cuenta Amador, después de esto la relación de Somoza con los demás países se fue deteriorando.


Los últimos momentos 

Según recuerda Onofre Guevara, en los primeros meses de 1979 la represión de la Guardia Nacional fue en aumento, “la gente vivía con un estrés terrible, solo esperando que viniera la guardia”. 

•  #Unmajeeditamaje | Jóvenes con discapacidad, metas y desafíos

En ese entonces, la Guardia comenzó a usar con más regularidad las Brigadas Especiales contra Actos Terroristas (Becats), un cuerpo de élite de guardas que se transportaban en jeeps que habían sido donados por el gobierno del dictador Francisco Franco en España. 

Guerrilleros en las calles de Managua. Foto: Cortesía / Maje

Onofre recuerda que tuvo un encuentro con estos guardias. Un día estaba en su casa cuando llegaron los Becats, llevaban a un joven torturado y entraron a la casa de Onofre buscando a otros guerrilleros.

Revisaron los cuartos, pero no encontraron nada, a pesar que ese lugar servía como casa de seguridad de dos guerrilleros sandinistas, “incluso revisaron un libro que yo estaba leyendo", era sobre intelectuales marxistas y en la portada aparecía Fidel Castro, “al parecer los guardas no sabían leer”, manifestó el periodista. 


La historia de Miguel Ángel Forno 

Los ataques entre la Guardia Nacional y los guerrillos se fueron dando en mayor proporción por eso no es casualidad que en toda Nicaragua existan monumentos a esos hombres y mujeres que cayeron en combate. Managua no es la excepción, esos últimos meses de enfrentamientos dejaron muchos muertos y la esperanza de un nuevo país. 

Según narró Onofre Guevara, los barrios se convirtieron en resistencias a las que la Guardia no podía entrar, los jóvenes hacían vigilancia y protegían a las pocas personas que habían decidido quedarse en la capital.  

En toda Nicaragua hay monumentos a guerrilleros caídos. Foto: Cortesía / Maje

En una de esas ocasiones Miguel Forno, del barrio San Judas, estaba cuidando su cuadra y fue acribillado. Era medio día, el joven iba a comer y llegó a la casa de Onofre a pedir un tenedor. Minutos más tarde volvió a llegar para devolver el tenedor, el yerno de Onofre salió a recibirlo, pero un grupo de guardas vieron desprevenido al joven y “lo acribillaron”. 

La familia del periodista se encerró en un cuarto de madera que tenían en la casa. Desde ahí escucharon a los guardas de Somoza, “decían que los iban a matar, que no había salida en ese barrio” recuerda. No obstante, explica que en ese entonces los guardas tenían miedo porque ese barrio era uno de los que mantenía resistencia. 

• JMJ  panamá 2019: La carta de Byron Estrada al Papa Francisco

Mediante fueron pasando los meses, llegó julio y la Guardia Nacional quedó cada vez más desprotegida, hasta aceptar la rendición el 19 de julio, cuando los guerrilleros sandinistas se tomaron el país. 

Uno de los dichos más celebres de los revolucionarios es que las revoluciones son las fiestas de los pueblos, eso fue para Onofre el 20 de julio, cuando casi todo el país se reunió en la Plaza de la Revolución, Onofre miró verdaderos cambios en la gente que creía en un nuevo comienzo, “nunca olvidaré cuando la gente comenzó a hacer fila para abordar las unidades de transporte público”, porque los nicas querían construir entonces, un nuevo y mejor país.

 

Notas Relacionadas

Excarcelados realizan feria de artesanías en Masaya

Manifestanes excarcelados enfrenta el desempleo con ferias de artesanías.

La resistencia viva en estudiantes de la UCA

Pese a la prohibición policial, los estudiantes de la UCA son los únicos que realizan protestas en Nicaragua.