#UnmajeEditaMaje | Jóvenes con discapacidad, metas y desafíos

Muchos jóvenes con discapacidad tienen como meta seguir estudiando y encontrar un empleo, a pesar de las pocas oportunidades en Nicaragua.

Convertirse en modelo, entrenador, asistente de oficina o profesor, son las metas de varios jóvenes nicaragüenses con discapacidad.

Ervin René Silva, de 25 años, tiene discapacidad motora. Cuando terminó sus estudios de secundaria, en el colegio le dieron un reconocimiento de 100 dólares.

En su tiempo libre a Ervin le gusta escuchar música. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Con este dinero compró unos zapatos y el resto lo invirtió en un pequeño negocio de recargas para celulares, en algunas ocasiones le queda hasta 2 mil córdobas de ganancia.

•  Antonio Ramírez: “La fotografía es mi forma de protestar”

A pesar de su discapacidad, a este joven le gusta trabajar por cuenta propia y tiene planeado seguir estudiando.

Mayor confianza

Cuando inició con las terapias en Los Pipitos, su mamá lo acompañaba siempre, pero desde hace varios meses llega por cuenta propia.

Su deporte favorito es el béisbol. Foto: Orlando Valenzuela / Maje.

Ervin asegura que ya siente más confianza cuando recorre las calles de Managua, se monta en las unidades de transporte colectivo y también va al supermercado.

“Cuando estaba en secundaria recibía discriminación, algunas personas son malas, ahora me siento mejor porque no le hago caso a esos comentarios”, manifestó el joven.

Venciendo la discapacidad desde la educación superior

Por su parte, José Luis Torres Silva se graduó de la licenciatura de Deportes en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND), venciendo los impedimentos que le impone la deficiencia intelectual. Ahora su meta es conseguir un empleo en esta área.

Su red social favorita es YouTube. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Cuando era estudiante le ofrecieron trabajo como docente, pero por falta de recursos prescindieron de sus servicios en el colegio.

A sus 34 años, José tiene la meta de encontrar un trabajo en este campo, y de esta forma aportar económicamente en su hogar. Mientras eso sucede, empezó vivir una nueva etapa en su vida, el noviazgo.

José vive con su tía. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Recientemente conoció a un joven y decidieron intentar una relación.  “Yo antes decía que la gente con discapacidad no se enamoraba, pero estaba equivocado, somos personas con muchos sentimientos”, recalcó José.

•  La vida de una mujer trans en la cárcel para hombres

El sueño de ser docente

Emily Pavón Masís tiene 15 años de edad, ella es muy comunicativa, le gustan las cámaras y también tiene deficiencia intelectual, no obstante, una de sus materias favoritas es matemáticas.

Dentro de unos años quiere ser maestra, asegura que le encantan los niños y poder ayudar a los demás.

Emily sueña con ser maestra. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

“Me siento agradecida con Dios, él sabe lo bueno y lo malo en nuestras vidas”, comentó la joven.

Cuando está en su casa ayuda en los oficios, en su tiempo libre pasa escuchando música o pintando.

Emily, José y Ervin. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

“Ella me transmite energía”

La mayoría del tiempo Emily está sonriendo, esto llena de energía a su mamá Liseth Masís; los médicos nunca le dijeron que su pequeña nacería con algún tipo de discapacidad. Más bien, en la familia lo descubrieron cuando la niña comenzó la escuela.

•  Los propósitos de año nuevo, en medio de la crisis

“Ella tenía muchas energías, pero le costaba poner atención y escribir, así descubrimos que tiene deficiencia intelectual”, narró su mamá.

Liseth Masís. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Cuando la pequeña comenzó con las terapias, Liseth conoció a otras madres que también pasan por la misma situación, entre ellas se brindan consejos y apoyo.

•  Las calles de Managua “hablan”

Inclusión laboral

Los sueños de estos jóvenes no se alejan de los deseos de otras personas que tienen algún tipo de discapacidad, y con su ejemplo demuestran romper los paradigmas al incursionar en el campo laboral.

En el Instituto Médico Pedagógico Los Pipitos, existe un área de educación vocacional prelaboral, la coordinadora de esta es Petrona López.

Petrona López. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Con este programa se pretende desarrollar habilidades y destrezas para la inclusión de estos jóvenes en diferentes contextos, pero sobretodo en el área laboral.

•  #UnmajeEditaMaje | Josué Garay, una voz crítica en el exilio

Los jóvenes entran a esta área desde los 14 años, con el apoyo de la familia, pilar fundamental para el desarrollo de los menores.

La etapa de preparación

Según Petrona, desde esta área se trabaja tres etapas con los jóvenes:

En el primer nivel se desarrollan actividades para la vida, se les enseña a cocinar, a cuidar su imagen y a depender lo menos posible de su familia.

Cuando pasan al segundo nivel se trabaja en las actividades que ellos ya descubrieron y pueden potencializar.

“Un punto importante es la aceptación, ellos identifican que tener una discapacidad no está mal, solo hay que potencializar otras habilidades”, comentó Petrona.

El último nivel es el prelaboral, aquí se les enseña cómo presentarse a una entrevista de trabajo, cómo elaborar una hoja de vida y que sigan reafirmando cada una de sus habilidades y conocimientos.

Instalaciones de Los Pipitos. Foto: Orlando Valenzuela / Maje

“Se identifican quiénes pueden iniciar y terminar una tarea, tienen respeto a una autoridad y pueden seguir normas en una empresa”,  manifestó Petrona.

¿Nicaragua acepta trabajadores con discapacidad?

La Ley de los Derechos de las Personas con Discapacidad, ley número 763, en el  artículo 34 se plantea que: “EI Estado a través del Ministerio del Trabajo está obligado a garantizar que las personas con discapacidad puedan trabajar en igualdad de condiciones que las demás personas y que gocen de sus derechos laborales”.

Las instituciones y empresas privadas deben tener por cada “cincuenta o más trabajadores, al menos el dos por ciento de personas con discapacidad en sus respectivas nóminas”, cita el artículo 36 de la ley antes mencionada.

•  #ElChat | Juanita Urbina: “Esta apariencia masculina es un refugio ante la violencia”

Gracias al acompañamiento que brinda Los Pipitos durante 10 años, 72 personas con discapacidad han logrado entrar al mundo laboral. “La cifra es poco, pero esperamos aumentar”, agregó Petrona.

Foto: Orlando Valenzuela / Maje

Ervin, José y Emily son una muestra de los cientos de jóvenes con discapacidad, que se esfuerzan día a día para alcanzar todas sus metas y mejorar sus condiciones de vida.

Notas Relacionadas

¿Qué pasará si el gobierno no libera a los manifestantes presos?

Mañana 18 de junio se cumple el plazo firmado en la negociación nacional para liberar a todos los manifestantes presos.

Henry Duarte sobre jugadores expulsados: “no estarán más con la Selección”

El director técnico de la Selección de Futbol de Nicaragua asegura que los tres jugadores expulsados no serán convocados nuevamente.