Pedro Joaquín Chamorro, el periodista que jugaba ping pong en la redacción

Cortesía /Maje
La máquina de escribir de Pedro Joaquín Chamorro, se mantenía un poco inclinada, rodeada de libros y café.

Pedro Joaquín Chamorro llegaba cada día a la redacción del diario  La Prensa antes de las 8:30a.m., le gustaba leer las noticias y saludar a todo el que pasaba por su oficina en la redacción.

A veces, durante el día, iba junto al periodista Edgar Tijerino a jugar ping pong, porque había una mesa de este juego situada al lado de la redacción, luego regresaba a su despacho. 

•  Nicaragua: protestas estudiantiles en la historia

La oficina de Pedro Joaquín, recuerda el periodista Luis Sánchez Sancho, era muy sencilla, tenía una mesa con varias sillas para recibir a las visitas y una máquina de escribir que usualmente estaba inclinada, además de varios libros de derecho e historia. 

Pedro Joaquín solía salir a beberse algunas cervezas después del trabajo. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

La mayor parte del tiempo, su oficina estaba custodiada por su secretaria, un puesto que por muchos años ocupó Rosario Murillo, la actual vicepresidenta de Nicaragua, “la gente decía que era una persona muy servicial”, comentó Luis Sánchez. 

La redacción de La Prensa en los años 70, era un centro de trabajo con mucha fraternidad. A los periodistas nos les podía faltar sus máquinas de escribir y una botella de alcohol situada al lado de su escritorio.

Para los periodistas, el alcohol elevaba la creatividad, de hecho después de un día de trabajo, Pedro Joaquín solía salir a beberse algunas cervezas, sobre todo en el bar más cercano de La Prensa, un salón cervecero que actualmente estaría al lado de El Nuevo Diario.

•  #Elchat | dos generaciones diferentes: del fusil a las redes sociales

Pedro Joaquín Chamorro fue asesinado el 10 de enero de 1978, este año se cumplen 41 años del día de su muerte, pero el panorama de crisis política del país parece no haber cambiado demasiado en el país.


El torero Pedro Joaquín 


Edgar Tijerino recuerda a un Pedro Joaquín que siempre andaba agitado, hablaba con todos en la redacción y exteriorizaba sus opiniones sobre distintos temas.

Cuando no estaba haciendo periodismo, a Pedro Joaquín  le gustaba hacer de torero. Foto: Nayira Valenzuela / Maje

Según Luis Sánchez, Pedro Joaquín, era un hombre de principios, muy apegado a la verdad, usualmente sostenía con vigor sus puntos de vistas, pero eso no le impedía escuchar a otras personas. 

Las reuniones fuera del trabajo le permitían practicar sus dotes de orador, era según Luis Sánchez “un conversador extraordinario”, también le gustaba hacer chistes y sobre todo, hablar de la historia de Nicaragua con intelectuales nacionales. 

Una de las frases que más se recuerda Luis Sánchez de Pedro Joaquín, es que en una ocasión dijo “cualquier cosa puedo dejar de ser, menos periodista", para Luis Sánchez, “Pedro”, como él le llama, tenía el periodismo “en las venas, en el alma y en la conciencia”. 

Cuando no estaba haciendo periodismo, le gustaba hacer de torero, escribir cuentos o pescar en el Lago Cocibolca, donde mantenía un yate que compartía con algunos amigos. 

•   Las cicatrices que ha dejado la historia de Nicaragua

Los enojos del director de La Prensa no pasaban desapercibidos para sus trabajadores, las causas de sus disgustos estaban relacionadas a la política nicaragüense, la lucha por el poder y las intrigas eran situaciones particulares que le molestaban. 

Sus movimientos constantes en el cuerpo eran  señal de inquietud y el golpeo de la mesa con su dedo medio denotaban que algo no estaba bien, “lo que no aceptaba era imposiciones”, comentó Luis Sánchez. 


Pedro Joaquín periodista 


A pesar de nunca haber estudiado periodismo como una carrera universitaria, se convirtió para Nicaragua, en el estandarte de una profesión que cada 40 años parece necesitar un nuevo Pedro Joaquín. 

Pedro Joaquín Chamorro Cardenal nació en Granada un 23 de septiembre de 1924, era hijo del doctor Pedro Joaquín Chamorro Zelaya y Margarita Cardenal de Chamorro.

Pedro Joaquín se especializaba en el periodismo de opinión. Foto: Cortesía / Maje

En 1942 se graduó de secundaria y comenzó a estudiar de Derecho en la Universidad Central de Managua, pero la situación política del país lo obligó a salir de Nicaragua, para concluir sus estudios universitarios en México. 

Fue en este país donde se enamoró del periodismo, aprendió del manejo de información y sobre contenido moderno y dinámico. 

En 1948 regresó a Nicaragua, su padre en ese entonces director del diario La Prensa, lo nombró Co-director. Dos años después asumió la presidencia del diario.

Para el periodista Edgar Tijerino, Pedro Joaquín sabía de la incidencia que tenía en la gente y a eso se apegaba cada vez que escribía desde su oficina para el diario La Prensa. 

•  #Elchat | Los doce olvidados de la historia de Nicaragua

Según Luis Sánchez, Pedro Joaquín se especializaba en el periodismo de opinión, escribía alrededor de 300 palabras, aunque en casos extraordinarios se excedía hasta las 600 palabras. 

“Aprendió el periodismo dinámico, moderno, atractivo”, dice Luis Sánchez, quien agrega que él sentía una enorme admiración por Pedro Joaquín, por ser una persona muy inteligente que buscaba sobre todo que Nicaragua volviera a ser república. 

Soñaba con una Nicaragua que tuviera separación de poderes y libertad de prensa, “yo pienso que la persona desde que nace ya viene predestinada a hacer algo, algunos no lo logran, él traía desde sus orígenes su vocación por la libertad”, expresó Luis Sánchez Sancho. 

La constante búsqueda por el cumplimiento de los derechos para Nicaragua, lo llevó a estar en problemas en muchas ocasiones. 


El prisionero periodista 

La primera vez que Pedro Joaquín Chamorro estuvo preso, fue durante las manifestaciones estudiantiles de 1944, Anastasio Somoza García quería reelegirse por segunda ocasión y los estudiantes salieron a protestar. 

A sus 20 años de edad pronunció su primer discurso político en contra de Anastasio Somoza García durante esa manifestación, eso lo llevó a la cárcel por varios días, era el primer aviso del joven que luego se convertiría en un estandarte de la democracia en el país. 

Después, en 1954 se dio la rebelión de varios ex oficiales de la Guardia Nacional y ciudadanos nicaragüenses que habían decidido matar a Somoza García, el plan era emboscarlo en la carretera Panamericana de Managua, pero uno del grupo delató a los demás. Al final acabaron quitándole la vida a los que participaron de este intento de asesinato.

Debido a toda la represión que desató el gobierno somocista en ese entonces, Pedro Joaquín volvió a caer preso. Dos años más tarde, la emboscada se hizo realidad, Somoza García fue asesinado en León  por el poeta Rigoberto López Pérez, eso desató un estado de emergencia y una nueva represión generalizada, Pedro Joaquín volvió a la cárcel. 

A pesar de ser un intelectual y que su arma casi siempre fue la escritura, Pedro Joaquín tuvo tiempo de participar en una guerrilla organizada por él y otros miembros del  partido conservador.


Pedro Joaquín intentó ser guerrillero 

Eran 100 hombres, la mayoría muy jóvenes, se organizaron en Costa Rica, estuvieron en el país vecino durante ocho días entrenando en un lugar llamado “Punta de Osa” en Costa Rica.

•  Nicaragua | La cuesta el plomo, el mirador de la muerte

Los jóvenes, entusiasmados porque se acaba de dar el triunfo de la revolución cubana, entraron en Nicaragua por el  Río Olama, que sirve de límite entre Matagalpa y Boaco, pero no estaban preparados para la guerrilla de montaña. 

La Guardia Nacional logró controlar la situación e hicieron que se rindieran, en esa ocasión Pedro Joaquín también cayó preso. En los últimos años de su vida estuvo preso por acusaciones de “injurias, calumnias” por hablar de la represión y la corrupción del gobierno somocista. 


Horas antes de la muerte de Pedro Joaquín 

Un día antes de su muerte, el 10 de enero de 1978, Pedro Joaquín Chamorro se reunió con Edgar Tijerino en la redacción del diario La Prensa, hablaron del viaje que el cronista deportivo realizaría a Puerto Rico para cubrir la pelea entre Alexis Arguello contra Alfredo “El Salsero” Escalera. 

Pedro Joaquín le informó que autorizaba el viaje, ese es el último recuerdo que Edgar Tijerino guarda del periodista nicaragüense. La última vez que Luis Sánchez Sancho lo vio con vida, fue días antes de su muerte, cuando fueron al aeropuerto Las Mercedes, para esperar la llegada de Edmundo Jarquín, quien venía de México. 

El día que asesinaron a Pedro Joaquín Chamorro, salió de su casa en dirección a La Prensa. Foto: Cortesía  La Prensa / Maje

El día de su muerte, el 10 de enero de 1978, Edgar Tijerino estaba saliendo de su casa en Bello Horizonte rumbo al periódico, cuando se dio cuenta de la noticia. Llegó a la redacción y el historiador Roberto Sánchez confirmó la información, “encontré la consternación con Roberto Sánchez, asustado después de recibir esa noticia” comentó Tijerino.

Por su parte, Luis Sánchez estaba en su casa cuando Radio Mundial dio la noticia de un accidente que había afectado al periodista Pedro Joaquín Chamorro. 

Enseguida Luis Sánchez se fue al Hospital Oriental de Managua, cuando llegó se dio cuenta de lo que realmente había pasado. 


El día que Pedro Joaquín no llegó a la redacción

El día que asesinaron a Pedro Joaquín Chamorro se dirigía de su casa ubicada en reparto Las Palmas, hacia la redacción de La Prensa, pero a eso de las 8:15 a.m. un auto Toyota se le acerco poniéndose al lado de su ventana. 

Le dieron tres tiros de escopeta calibre 12mm, que le atravesaron la cara y el tórax, su carro se estrelló en un poste de la ciudad. 

•  #Elchat | Haciendo periodismo con pasión en medio de la crisis

“Me dolió bastante, no solamente habíamos sido compañeros de ideales y lucha, también logramos forjar una amistad”, dijo Luis Sánchez, quien también recalcó que su muerte era algo que ellos temían, porque lo amenazaban con mucha frecuencia.

“Se echó de enemigos a gente poderosa y mala”, recordó Luis Sánchez. Su ataúd fue cubierto con una bandera azul y blanco, el entierro se convirtió en una procesión multitudinaria que pasó por La Prensa y luego fue llevado a su casa en Las Palmas. 

El entierro se convirtió en una procesión multitudinaria. Foto: Cortesía / Maje

La gente cantaba el himno nacional y repetían sus frases. A raíz de la muerte de Pedro Joaquín Chamorro, la redacción del diario La Prensa, se transformó en un “estado mayor intelectual”, según Luis Sánchez. 

Se creó un Comité de Huelga, los periodistas se olvidaron de las noticias corrientes y todos se concentraron en la cuestión política.

•  #Unmajeeditamaje | Josué garay, una voz crítica en el exilio

Después de la muerte de Pedro Joaquín, el escritor Pablo Antonio Cuadra escribió en el diario La Prensa que “la muerte de Pedro Joaquín sería el suicidio de los Somoza”, “los enterrados son ellos”, profetizó Cuadra.

Con respecto al legado que dejó Pedro Joaquín Chamorro, Luis Sánchez piensa que los pensamientos del periodista están más vivos que nunca, “Pedro ahí andaba en las barricadas, sus pensamientos, sus ideas, su grito “Nicaragua volverá a ser república” ahí estaba, vivito y coleando”, concluyó Sánchez. 

Notas Relacionadas

Convocan a "piquetes" de protestas express

La UNAB convocó al pueblo azul y blanco a realizar "piquetes express" como forma de protesta.

Oscar Miranda, “el marginal” en las redes sociales

Desde hace varios meses, Oscar Miranda, con su personaje “el marginal” crea contenido para redes sociales.