#UnmajeEditaMaje | ¿Hacer periodismo en Nicaragua?

Cortesía /Maje
En medio de la represión que sufre la prensa independiente en Nicaragua, los estudiantes de periodismo miran con temor y cierta esperanza la libertad de prensa en el país.

Del  periodismo, decía Gabriel García Márquez, que es la profesión en donde se sufre como “perro”, pero también decía el escritor colombiano que “no hay mejor oficio”. 

Por este romanticismo de la labor periodística, una concepción casi utópica de la carrera, es que muchos jóvenes deciden estudiar Periodismo o Comunicación. La universidad es quizás el momento cuando más se puede soñar con hacer periodismo real, aquel que discute al poder sin importar de dónde venga, ese es el que muchos estudiantes con sus libretas en manos quieren aprender a hacer. 

El diciembre victorioso del que habla Rosario Murillo

Sin embargo, la actual crisis que vive Nicaragua impide a los jóvenes de soñar con un periodismo objetivo, el ataque a los medios independientes y la monopolización de los medios de comunicación nacionales, reduce cada vez más la oportunidad de entregarse a una profesión que puede servir como artillería de las libertades públicas. 

Algunos estudiantes de comunicación consideran que para ser buen periodista, debés saber escuchar. Foto: Cortesía / Maje

Por eso decidimos hablar con quienes todavía están aprendiendo sobre periodismo desde las aulas de clases, y por el momento tienen un futuro incierto. 


“Seguro del periodismo, desde los 7 años” 


César, seudónimo, tiene 19 años, cursa tercer año de Comunicación en la Universidad Centroamericana (UCA), desde que tenía siete años se le metió en la cabeza la idea de ser periodista, “me llamaba  la atención ver cuando los periodistas iban a cubrir la noticia a pesar de los riesgos que corrían”, comentó el joven. 

Cuando su familia se enteró que César optaría por periodismo, lo molestaban diciendo que sería presentador de televisión, pero su madre siempre lo apoyó, solo le aconsejaba  que estudiara lo que quisiera y se apasionara por su carrera. 

#Unmajeeditamaje | Jóvenes desafiando la crisis

“Soy un apasionado por las letras, le gusta escribir sobre sus emociones, eso lo acercó mucho más al periodismo”, dijo

Inició la universidad a sus 16 años y desde los primeros años de la carrera se encontró con el “Taller de Crónicas”, una asignatura de cual quedó cautivado porque aprendió a “tocar temas delicados y usar tu imaginación”. 

Algunos estudiantes sueñan con ser como el periodista Carlos Fernando Chamorro. Foto: Cortesía / Maje

De la academia, César logró reconstruir algunas ideas claras que tiene sobre periodismo. Los profesores le repetían que nunca debía tener una bandera política “me di cuenta que la verdad y la justicia es lo más importante en la profesión” indicó. 

Por eso César considera que para ser un buen comunicador debés saber escuchar, ser eficaz y sobre todo tener un compromiso social.


La actualidad de Nicaragua no permite soñar


Sin embargo, el ataque a los periodistas se ha agudizado durante la crisis socio política en Nicaragua, medios han sido allanados como Confidencial y Radio Mi Voz, otros quemados, como Radio Darío en León, el panorama no luce bien para las nuevas generaciones de hombres y mujeres de prensa.

 Para César, en Nicaragua no existe libertad de expresión, por eso considera que el futuro para los profesionales que quieren hacer buen periodismo, es incierto, lo que sí sabe, es que le gustaría desempeñarse del lado del pueblo. 

#Unmajeeditamaje | Ceshia Ubau: "He tenido que reinventarme como artista"

En un ámbito nacional, César sueña con ser como el periodista Carlos Fernando Chamorro, alguien que se según este joven, ha combatido al poder durante muchos años. 


Represión desde las aulas de clases 


Teodoro José Zamora tiene de 36 años y es originario de Camoapa, un municipio del departamento de Boaco, a los 16 años se trasladó a Managua impulsado por misiones religiosas que años más tarde lo llevaron a estudiar periodismo. 

Teodoro considera que el periodismo, es una carrera que te aproxima a estar con la gente, te hace más humano y más sensible ante los problemas que pueden acontecer. Es por eso que en 2013 ingresó a las aulas de la Universidad de Managua (UdeM) para estudiar esta carrera. 

A inicios de este 2018, a las puertas de culminar su carrera vivió uno de los acontecimientos más fuerte que botó sus años de estudio. 

Por participar en una protesta contra el gobierno sandinista, fue castigado por las autoridades estudiantiles con una expulsión del curso de inglés, el cual estableció la universidad como la única forma de culminación de estudio para graduarse de su carrera. 

El problema comenzó en enero de este año, cuando Teodoro  explicó a las autoridades de la universidad, que no aceptaría graduarse con un curso de inglés, sino que lo haría con una monografía. 

La vez que Rosario Murillo acudió al Cenidh

Su investigación sería sobre ética periodística en los medios nacionales, pero la universidad consideró este como un tema controversial” así que no aceptaron la tesis. 


Las protestas antes de abril 


En respuesta a esta negativa, Teodoro reunió a un grupo de estudiantes que también estaban molestos con algunas reglas de la universidad, como los cambios de pénsum, y comenzaron a protestar dentro del recinto universitario. 

El castigo para el joven fue inmediato, la universidad le quitó la única opción que tenía para egresar, el curso de inglés. También le negó por completo el hacer monografía para culminar su carrera.  Debía esperar tres meses para que se abrieran de nuevo las inscripciones. 

Cuando comenzaron las protestas en abril, los estudiantes de la UdeM organizaron una marcha el 21 de ese mes y salió desde el recinto en Managua con dirección a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). Teodoro participó de esta manifestación y las consecuencias serían aún más graves. 

El 21 de abril, estudiantes de la UdeM marcharon en protesta hacia la UNI. Foto: Cortesía / Maje

Antes de salir hacia la UNI, los estudiantes se reunieron en la UdeM, incluido Teodoro, ese día él fue visto el presidente de la universidad, Mario Valle. 

Me gritó que saliera de la universidad, que si seguía ahí acabaría en El Chipote”, recuerda Teodoro. 

#Unmajeeditamaje | El panorama del empleo juvenil ante la crisis en Nicaragua

Los demás estudiantes escucharon estas palabras del presidente y siguiendo a Teodoro, comenzaron la caminata rumbo a la UNI. 

Desde la universidad, acusado de terrorismo 

Cuatro meses después, en agosto, cuando iniciaban de nuevo los cursos de inglés para la titulación, Teodoro fue citado por el presidente de la institución académica, Mario Valle.

Los estudiantes de periodismo se quejan de la falta de libertad de expresión. Foto: Cortesía / Maje

Al llegar a la oficina fue recibido con estas palabras, “apagá los celulares”, el estudiante obedeció porque su objetivo era arreglar las disputas para culminar su carrera. Pero la reunión no acabó bien.

La respuesta de la universidad fue contundente y negativa, no le permitirían acabar su carrera porque según el académico, el joven era parte de los “terroristas” que habían dañado instalaciones de la sede universitaria de León y fue expulsado de la universidad.

Desde entonces Teodoro no ha vuelto a la UdeM. Actualmente trabaja en una Organización sin Fines de Lucro (ONG) y espera que en algún momento su situación pueda resolverse, “porque fueron cinco años invertidos en la carrera”, señaló. 

 

“En el contexto actual, uno no puede decir lo que piensa”


En otro caso, Daniela una estudiante del tercer año de Comunicación Social y con tan solo 20 años de edad, se siente decepcionada del futuro que pueda tener ella y sus compañeros en la comunicación.

En Nicaragua a los estudiantes de comunicación o periodismo les da miedo dar sus nombres reales para las entrevistas. Foto: Cortesía / Maje

Desde adolescente le gustaban los medios audiovisuales y la radio, locución fue una de sus clases favoritas durante la carrera. 

Pero actualmente se siente decepcionada y preocupada “en el contexto actual, uno no puede decir lo que piensa por temor a que te metan preso”, comentó la joven. 

Gasolineras que han sido cerradas en Nicaragua

De hecho, la persecución al periodismo es tanta, que en Nicaragua a los estudiantes de comunicación o periodismo les da miedo dar sus nombres reales para las entrevistas. A pesar de ello, ella y muchos otros jóvenes salen de la academia con la esperanza de seguir aportando al cambio. 

Para estos estudiantes, un buen periodista “no tiene miedo de salir de su zona de confort”, “es justo” y debe tener “la consciencia limpia”. Al menos eso es lo que intentarán ser cuando logren culminar sus carreras, por ahora, solo guardan la esperanza que sea en una Nicaragua libre y con libertad de prensa. 
 

Notas Relacionadas

Alianza Cívica demanda voluntad política para continuar con el diálogo

Durante una conferencia de prensa, la Alianza Cívica destacó que el diálogo es la única solución cívica a la crisis, pero demandó mayor voluntad po...

¿Qué se sabe del juicio de Lucía Pineda y Miguel Mora?

Juicio contra los periodistas de 100% Noticia, Miguel Mora y Lucia Pineda fue reprogramado.