#UnmajeEditaMaje | Los rostros de los números del INSS que desencadenaron las protestas

Cortesía /Maje
Siete meses después de las protestas, la crisis aumenta cada vez más en el Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS).

Después de siete meses de protestas contra las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS), la razón por la que se salió a protestar sigue vigente. 

A pesar que la reforma que pretendía quitar el 5% a los pensionados, fue derogada por el presidente Daniel Ortega, la crisis en la actividad económica del INSS continúa a pique  con 1,307.6 millones de córdobas en déficit financiero. Además con 142,000 plazas formales perdidas, según cifras del gobierno, mientras el sector privado aduce que son 471, 000 plazas perdidas. 

•  #Unmajeeditamaje | "Ante la crisis, eliminé amigos de mis redes sociales”

Pero esto no es lo peor. Los números podrían aumentar a peor el próximo año según expertos.  Lo que pasaría según el economista Luis Murillo, es que la acumulación de la deuda que tiene el INSS, no tendría recursos para pagarse. 

El próximo año, el gobierno sandinista no podría dinamizar el mercado laboral. Foto: Cortesía / Maje


El apocalipsis del INSS 


En un panorama como el mencionado, que existe la opción de darse el próximo año, el gobierno sandinista no podría dinamizar el mercado laboral, eso provocaría que perdieran todavía mayor número de cotizantes, aumentando el déficit del seguro social, explicó el economista Murillo. 

Por lo tanto, la razón por la que se salió a protestar, sigue estando vigente, y será peor aún cuando las sanciones económicas internacionales empiecen a hacer efecto en todos los ciudadanos nicaragüenses,  sin importar un color político. 

•  #Unmajeeditamaje | El panorama del empleo juvenil ante la crisis en Nicaragua

Hay muchas  personas que sufrirían  los daños por la crisis del INSS, si no se resuelve pronto, como es el caso de Reynaldo Esquivel Urbina, de 48 años, un sandinista que a los 20 años partió de su casa en Masaya con rumbo a Wiwilí, Jinotega, para ser parte del Servicio Militar Patriótico de los años 80.

Actualmente es lisiado de guerra. Mientras estaba en una batalla, explotó una granada muy cerca de él y perdió uno de sus ojos. 
Fue tan fuerte el impacto de la bomba, que en ese momento sus compañeros de batallón lo creyeron muerto y los pusieron en un camión junto a los guerrilleros que habían caído en combate. 

•  La historia de El Chipote, la cárcel más temida de Nicaragua

Los exguerrilleros también son pensionados como los trabajadores. Foto: Cortesía / Maje

Reynaldo empezó a vomitar y sus compañeros notaron que todavía estaba con vida, entonces le empezaron a brindar primeros auxilios. Desde ese momento dejó la guerra y regresó con su familia porque quedó lisiado para toda la vida. 


La vida después de la guerra 

Cuando regresó a su casa, se enamoró, tuvo dos hijas y un hijo. El país estaba en escombros. Reynaldo no pudo ir a una universidad, en ese momento  se encargó de generar ingresos para su familia,  a pesar de su discapacidad física, no le quedó otra que comenzar a trabajar como ayudante de construcción. 

•  Así fue la Navidad Roja en Nicaragua

Para ayudar a Reynaldo, después de haber concluido la guerra, el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) le pasaba una pensión menor a los 5 mil córdobas, según narró su hija Karla Esquivel Sandino. 

Esto no era suficiente para una familia de tres hijos y dos personas adultas. Reynaldo entonces siguió aprendiendo de su oficio como constructor, con ese trabajo logró sacar adelante a los suyos. 

Cuando en abril se anunciaron las reformas al INSS, que establecía la disminución del 5% a los pensionados jubilados para usarlo en maternidad y enfermedades, Reynaldo pensó en las pensiones de los lisiados, porque algunos de ellos no pueden moverse y deben mantener a su familia. 

17 de julio, el día que Somoza abandonó Nicaragua

En años anteriores este exguerrillero participó de un programa organizado por los jesuitas, que consistía en hacer convivios, excursiones con personas lisiadas de guerra, porque muchos de ellos sufren depresión o traumas. 

Muchos de los guerrilleros quedaron lisiados para toda la vida. Foto: Cortesía / Maje

Durante los primeros 10 años después de haber vuelto de la guerra, algunas noches Reynaldo soñaba o tenía recuerdos de lo que había vivido en las montañas, según su hija Karla, gritaba cosas como “viene la bomba”. 

En ese grupo de apoyo, Reynaldo logró ver que hay personas que solo viven con lo que le dan en las pensiones, así que se indignó y  comenzó a organizar  marchas en Masaya, lugar donde vive hace muchos años. Además pensó en sus hijos y en los fondos que cada vez se agotan más en el INSS. 


Su hija organizaba protestas en Managua 

Mientras Reynaldo participaba en las marchas de Masaya, su hija Karla Esquivel Sandino, hacía lo propio en Managua. 

•  Así fue el asalto al Palacio Nacional

Desde el 18 de abril, Karla llamó a su padre para pedirle su opinión de lo que sucedía con las reformas al INSS, su papá se quejó, así que ella decidió salir a protestar. 

Karla estaba cerrando la tienda donde trabajaba cuando las redes sociales explotaron por la represión a los jóvenes durante las protestas en Camino de Oriente, Managua, así que decidió no ir ese día. 

Mientras Karla protestaba en Managua, su papá lo hacía en Masaya. Foto: Alex Pérez / Maje

Fue hasta el 19 de abril que Karla agarró su mochila, se puso unos tenis, una camisa sport y se fue a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) donde estudiaba Ingeniería Industrial.

Cuando Karla llegó a la universidad, la Policía Nacional ya estaba en el lugar, los estudiantes resistían con morteros, mientras los oficiales tiraban gases lacrimógenos y balas. 

•  El nieto de Pedro Joaquín Chamorro denuncia al gobierno sandinista en Harvard

Karla se puso a pasar agua  para que los muchachos se echaran en la cara y contrarrestaran los efectos de los gases lacrimógenos. 

El 20 de abril, día que murió Álvaro Conrado, Karla estuvo llevando víveres a la Catedral de Managua, cuando llegó la Policía Nacional tuvo que salir corriendo del lugar y resguardarse a unas cuadras de la iglesia. 

“A uno de los chavalos que iba corriendo con nosotros, lo agarró la Policía”, relató la joven. Después de los primeros días de protesta, Karla recibió una llamada de sus padres pidiéndole que no se metiera en las marchas, porque era peligroso. 

•  ¿Aquí Nicaragua Libre?

“Yo les contesté que ya estaba hasta el cuello con eso”, dijo entre risas. 

Karla comentó que su padre era sandinista, por lo que ella y sus hermanos crecieron con música revolucionaria, con los ideales de la revolución, por eso, su padre sabía que sus hijos serían los primeros en andar en las protestas. 


Sandino como un familiar 

Para Karla, Sandino no solo representa el héroe histórico que es para muchos nicaragüenses, sino alguien mucho más cercano. 

Desde muy pequeña Karla escuchaba historias de Sandino. Foto: Cortesía / Maje

“Mi abuelita era sobrina de Sandino”, comentó la joven, por lo que Karla desde muy pequeña escucha historias sobre Augusto Calderón Sandino. “Ella me contó que Sandino era callado, tímido pero súper emprendedor”, recuerda. 

Según lo que relatan en la familia de Karla, Sandino desde muy pequeño leía bastante, “mi abuelita dice que era un hombre de pocas palabras, pero que decía mucho en lo que hablaba”, confesó. 

• Sitios que fueron resistencia del sandinismo y se levantaron en contra

Después de varias semanas protestando, varios estudiantes muertos y la marcha multitudinaria hacia la Universidad Politécnica de Nicaragua (UPOLI), los estudiantes se reunieron en la Catedral de Managua un 24 de abril, ahí comenzaron a organizarse, nació uno de los primeros movimientos estudiantiles,  la Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN).

Padre e hija salieron a protestar, en diferentes lugares y por distintas circunstancias, Karla protestaba por su padre, Reynaldo protestaba por sus hijos. 


¿Cómo se puede salvar el INSS? 

Según el economista Luis Murillo, el seguro social en Nicaragua  tiene problemas estructurales, los gastos administrativos han socavado las reservas del INSS. 

•  La Cuesta el Plomo, el mirador de la muerte

El INSS debe mejorar la cantidad de trabajos informales. Foto: Cortesía / Maje

También el alto nivel de informalidad del mercado laboral y el bajo nivel de calificación de la fuerza del trabajo, “estos factores han hecho que a partir del año 2012, el seguro social esté teniendo un desempeño negativo”, comentó. 

Murillo ofrece tres puntos a seguir para resolver el problema del INSS. Lo primero es reducir las pensiones especiales o administrativas, porque según Murillo, son muy altas y no se han invertido de manera correcta. 

•  UCA dedica una galería de fotos a las protestas en Nicaragua

La segunda  opción que ofrece, es realizar estudios para que la contribución de los diferentes actores del seguro, es decir; el estado, sector privado, trabajadores, se vayan modificando con los años para mantener la estabilidad. 

Luego, a mediano plazo,  comenzar a plantear la cantidad de años para jubilarse, concluyó Murillo. El economista cree que solventar el problema del INSS puede llevar alrededor de tres años, pero una verdadera reforma estructural daría beneficios a largo plazo. 


La otra cara de la moneda

Laura, un seudónimo que prefiere usar por cuestiones de seguridad, tiene 61 años, es la viuda de un expolicía. Laura cobra la pensión que su esposo logró acumular por trabajar más de 30 años para la Policía Nacional. 

•  El día que William Walker incendió Granada

El dinero de los exoficiales, se los entregan desde el Instituto de Seguridad Social y Desarrollo Humano, (Issdhu). Foto: Cortesía / Maje

El dinero de los exoficiales, se los entregan desde el Instituto de Seguridad Social y Desarrollo Humano, (Issdhu), adscrito a la Policía. 

Laura vive en una casa con dos nietas y dos bisnietas, hace tres años que murió su esposo, “él era policía, le trabajaba al gobierno”, comentó la ama de casa, quien agrega que cada mes recibe su pensión puntualmente. 

•  ¿Quiénes fueron los comandantes del FSLN?

“Es el único recurso que tengo, le ayudo a mi nieta que estudia en la universidad”, cuenta Laura, quien cuida a sus nietas desde pequeñas. 

Laura y su esposo nacieron en Carazo, pero a los 20 años se trasladaron a Managua porque él comenzó a trabajar en la Policía Nacional. 

•  ¿Por qué no entrar a El Coyotepe a las 9 de la noche?

 Todavía no existe una resolución o reforma que responda  a los problemas del INSS. Foto: Óscar Sánchez / Maje

Su esposo era una persona buena, “cuando se murió ya estaba jubilado, era muy querido por toda la gente de la Policía”, narró.

Cuando le pregunté sobre la situación sociopolítica del país, Laura me contestó que ella no se metía “en nada de eso” y tampoco su familia. 


La nieta de un expolicía en las protestas 


Sin embargo, su nieta, Idania (seudónimo), quien estudia en la Universidad Centroamericana (UCA) es de las jóvenes que se unió a las protestas por las reformas al INSS desde el 18 de abril en su universidad. 

•   #Unmajeeditamaje | Después de la crisis en Nicaragua ¿feliz navidad?

“Comencé a protestar por lo del INSS, porque mi abuela es pensionada”, comentó la estudiante, después siguió protestando porque miró toda la represión que desataron las primeras marchas. 

Ella considera que el INSS ha llegado hasta un punto crítico por malas gestiones de los fondos que deberían destinarse únicamente para la institución, “(los fondos) han sido utilizados para fines ajenos a las pensiones”, comentó la joven. 

•   A sus 85 años, Carlos Tünnerman lee poesía romántica junto a su esposo

Cortesía / Maje

Idania acepta que la Policía Nacional ha cometido muchos abusos, a pesar que su abuelo trabajó casi toda la vida en esta institución. Pero recalca que su abuelo “era un hombre trabajador, educado, bueno y un gran padre”.

Defiende que su abuelo, durante todo el tiempo que trabajó en la Policía Nacional se limitó a hacer las actividades de su puesto, “siempre fue honesto”, dijo la joven. 

•  Enrique Bolaños, el ingeniero enamoradizo

Actualmente llevamos siete meses de protestas, todavía no existe una resolución o reforma que responda  a los problemas del INSS, además la diferencia de trato entre  quienes trabajan para el gobierno sandinista y quienes no, están cada vez más marcadas. 
 

Notas Relacionadas

Los 11 puntos de Managua que sirvieron para protestar contra el Gobierno

En estas zonas de Managua se ha levantado la bandera azul y blanco, desde que inició la crisis de en abril 2018.

Alianza Cívica demanda voluntad política para continuar con el diálogo

Durante una conferencia de prensa, la Alianza Cívica destacó que el diálogo es la única solución cívica a la crisis, pero demandó mayor voluntad po...