La carta de Victoria Obando desde la cárcel

Maje
Victoria Obando, arrestada por “terrorista”, denuncia lo que está sufriendo en la cárcel de hombres por ser una mujer transgénero.

“Abrázame cuando más lo necesite”, con esta frase comienza la carta que envió Victoria Obando, mujer transgénero, desde la cárcel para sus compañeros y compañeras de lucha azul y blanco.

Victoria evidencia los malos tratos hacia ella en la cárcel, por estar acusada de “terrorista” y  ser miembro de la comunidad LGBTI. 

La vida de una mujer trans en la cárcel para hombres
 

Kysha, Carolina y Victoria, presas políticas transgéneros, salen  al patio dos veces por semana, solo por 25 minutos, cuando regresan a las celdas, las esperan los oficiales que las obligan a desnudarse en frente de sus compañeros de celda.

En las celdas, obligan a Victoria a realizar sentadillas desnuda. Foto: Cortesía / Maje

La humillación no termina ahí, también las obligan a realizar sentadillas, mientras los oficiales les gritan que en esas celdas solo hay “huevones”, “aquí solo tenemos hombres que les cuelgan los huevos y el pene”, escribió Victoria.


El miedo a la represión por ser trans, gay o lesbiana 


Victoria también narra que no les permiten ingresar ningún utensilio de uso personal como cremas o maquillaje. 

Victoria Obando, la joven trans acusada por protestar

 

 

En medio de toda esta represión, Victoria cuenta que ellas han identificado en la cárcel, otros miembros de la comunidad LGBTI que no expresan su orientación sexual, por miedo a más represión y malos tratos. 

Victoria confesó que hay otros miembros de la comunidad LGBTIQ en la cárcel. Foto: Cortesía / Maje

Todos los días un oficial verifica en las celdas que nadie se haya escapado, lo hacen a las 5:00 A.M., después a las 11:00 A.M. y por último a las 2:30 P.M. 

#Unmajeeditamaje | Después de la crisis en Nicaragua ¿feliz navidad?

Victoria acaba su carta pidiendo una Ley de Identidad de género que las pueda proteger de abusos físicos y sobre todo psicológicos por su orientación sexual.

Victoria junto a su mamá. Foto: Cortesía / Maje

Esta joven  tiene 27 años,  es originaria de Puerto Cabezas, Bilwi, pero desde hace unos años residía en Managua por motivos de estudio.

La Policía la acusa de terrorismo, incendio, secuestro y robo con intimidación, fue capturada el 25 de agosto en León, por parapoliciales, desde entonces permanece tras las rejas. 
 

Notas Relacionadas

Adriana Paniagua: “Soy Nicaragua, soy azul y blanco, soy Masaya, soy paz”

Miss Nicaragua 2018, Adriana Paniagua llevó una paloma blanca que representa la paz en la Competencia de Trajes Nacionales de Miss Universo.

#UnmajeEditaMaje | Jóvenes desafiando la crisis

Gema Gutiérrez y José Carlos Gallo, dos jóvenes que emprendieron un negocio desafiando la crisis en Nicaragua.