#UnmajeEditaMaje | Después de la crisis en Nicaragua ¿Feliz navidad?

Cortesía /Maje
Los adornos navideños brillan en una Nicaragua dividida, la crisis actual no solo ha provocado muertos y presos, sino divisiones familiares por creer en ideales y convicciones diferentes.

Estamos a las puertas de vivir una de las épocas más coloridas y afectivas, la Navidad, celebrada en el mes de diciembre, en la que tradicionalmente todos los miembros de la familia se reúnen para compartir, disfrutar en armonía, felicidad y unidad.

Pero el escenario que pinta el país a raíz de las protestas, no es el mismo de años anteriores.  

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

En Nicaragua hay más de 53 mil familias que no tendrán una ¡Feliz Navidad! Las afectadas por los más de 400 muertos, las de más de 500 presos políticos, las que tienen a familiares en el exilio y las que se han separado por ideología política y convicciones diferentes. Y de estas últimas vamos a abordar a continuación. 

Día de los difuntos en Nicaragua: de las flores al azul y blanco de la bandera

A raíz de las protestas, familias se han separado porque unos creen en la lucha azul y blanco y otros en el partido de gobierno. Hay quienes se han ido de sus casas y otros que aún conviven en el mismo hogar pero evitan el tema político, tal es el caso de la familia de Cesar (nombre ficticio). 

Muchas familias estarán divididas por ideologías esta navidad. Foto: Cortesía / Maje

La familia de César, un joven de 22 años, acostumbra intercambiar regalos cada Navidad, realizar una cena y festejar hasta altas horas de la madrugada platicando, tomando alcohol y comiendo relleno. 

Sin embargo, él visualiza un escenario diferente para este 2018. El joven ha pensado muchas veces en cómo será esta próxima Navidad, “no sé si la dinámica cambiará”, confesó.


La navidad de las familias divididas 


Su papá y gran parte de su familia trabaja para el Estado. Mientras él, su hermana y la mayoría de sus primos llevaron víveres a los estudiantes cuando estuvieron atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y en la Universidad Nacional Agraria (UNA).

Marlen Chow, la rebeldía en tono rojo pasión

Durante los primeros días, sus familiares les pidieron a los jóvenes que no se metieran en esa situación y que no fueran a las universidades, pero se produjeron algunas discusiones. 

Según los psicólogos los ideales de las personas se forman desde los valores que se inculcan en la familia. Foto: Cortesía / Maje

Hubo momentos en que el ambiente se volvió tenso, tanto así que Cesar llegó a sentirse incómodo junto a toda su familia. 

Actualmente lo que hacen es no hablar de la crisis, “el tema de la política en la familia está como censurado”, en redes sociales sucede lo mismo “nosotros como autoconvocados no vamos a publicar nada y ellos tampoco”, comentó Cesar.

Una de las situaciones a las que teme Cesar, es a la reacción que pueda provocar el alcohol durante la reunión familiar de diciembre, pues cree que el tema de política pueden salir a flote.


“Después de una marcha, me corrieron de la casa”


Desde el 23 de abril que se realizó la primera marcha multitudinaria en contra del gobierno sandinista, Sara (pseudónimo) perdió contacto con su familia por no comulgar con los mismos ideales políticos de sus padres, el de apoyar al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y al gobierno de Daniel Ortega. 

La marcha multitudinaria hacia la UPOLI, fue el 23 de abril. Foto: Cortesía / Maje

Sara salió de su casa rumbo a la manifestación que se realizó desde Metrocentro hasta la UPOLI, y llegó a las nueve de la noche a su casa. 

Sin embargo, su mamá quien comulga con los ideales del partido de gobierno y trabaja para el Estado, se enteró de su participación en la marcha y la estaba esperando para darle una sentencia que marcó la vida de esta joven de 22 años.

Sara recuerda que esa noche su mamá le advirtió que si ella como hija no comulgaba con los ideales en los que cree sus padres y dueños de la casa, era mejor que se fuera “de todas maneras ya sos una persona independiente, ya trabajas, tenés tu propio salario, si no estás de acuerdo en respetar esta casa, ¡andate!”. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

Las cartas de amor de los patriotas nicaragüenses

Desde ese día, Sara perdió el contacto con su familia, aunque confiesa que eventualmente se contacta con ellos para informar que está bien de salud. Actualmente ella vive fuera del país y no tiene previsto regresar a Nicaragua hasta que la crisis sociopolítica sea superada. 

Esta joven, hija de una familia sandinista, empezó a dejar de creer en el FSLN desde años atrás, pero terminó de convencerse el 18 de abril, cuando antimotines y simpatizantes del Gobierno atacaron la marcha de Camino de Oriente y la Universidad Centroamericana (UCA). 

Aquel día, Sara intentó llegar a Camino de Oriente pero el ambiente de tensión y disturbios no se lo permitió. Su indignación era enorme. 

Llegó a su casa llorando y le gritó a su mamá que no le pidiera ser indiferente, “le dije que no me importaba que la corrieran (del trabajo), que si las cosas seguían así, yo no podía hacer como que no pasa nada”, recordó Sara. 

De acuerdo al psicoanalista Ivan Ruiz, los ideales de las personas se forman desde los valores que se inculcan en la familia y en el lugar donde te desarrollas. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

Se forman por ciertas necesidades que tenemos para darle razón a nuestras vidas, se terminan construyendo los ideales dependiendo de las preguntas que te hagas como persona”, explica.

Es decir, los ideales se forman buscando llenar dudas existenciales propias, después te haces el ciego para no ver lo opuesto, esto sucede con cualquier ideología, señaló.


 “Me cuesta lidiar con opiniones distintas, porque hay muertos”


Santiago, llamado así para proteger su identidad, es otro nicaragüense que se alejó de su familia por pensar diferente. Tiene 33 años, es fotógrafo y también profesor. Ya no convive con su familia pese a que era muy unido a ellos. 

Se contabilizan más de 400 muertos en Nicaragua después de la crisis. Foto: Omar García / Maje

Después del 18 de abril que iniciaron las protestas en Nicaragua, casi no visita a su familia. “Todo esto me ha llevado a marcar distancia con mi familia, a convertir nuestra relación en algo muy superficial”, reflexionó Santiago. 

La familia de Santiago es sandinista desde hace muchos años, creció escuchando las historias de Sandino y sus padres participan de las actividades organizadas por el partido de gobierno. 

“Bajo los ideales sandinistas aprendí que había que desterrar la violencia de nuestra historia, garantizar el respeto a los derechos humanos y respetar el derecho a la vida”, me explicó Santiago. 

"No te vas, te quedas” las marchas en la época de Somoza

Dentro del núcleo de su familia, las diferencia se estremecieron desde que en mayo, los autoconvocados realizaron tranques en varias zonas de Nicaragua, según sus familiares esas personas estaban destruyendo el país, “eran asesinos, torturadores”. 
Le advirtieron que si él estaba de acuerdo con ellos, entonces él es un “derechista, oligarca burgués, traidor”. 

 

 

Santiago confiesa que él está consiente que en los tranques hubo violencia, pero considera que el problema en el país comenzó desde mucho antes, “la responsabilidad mayúscula la ha tenido este Gobierno desde hace tiempo por manejar los hilos del poder basándose  en la violencia y en favores o tercias políticas”, expresó.


Cada cerebro tiene su verdad 


Estas familias han entrado en conflicto porque a manera individual y en algunos casos de forma colectiva, han creído en una verdad diferente. 

Las personas que han creído toda su vida en unos ideales, está en un proceso de negación. Foto: Cortesía / Maje

Cuando una persona te dice que todo lo que crees es mentira, el cerebro funciona de una manera curiosa, el psicólogo Roberto Ordoñez explica con el siguiente ejemplo lo que puede suceder en esta situación, “don Juan que estuvo en una trinchera en 1979, tiene ideales muy particulares arraigadas”, dijo Ordoñez. 

Entonces lo que sucede es que las personas que han creído toda su vida en unos ideales, está en un proceso de negación y aunque en el fondo pueden estar decepcionados del partido de gobierno, seguirán defendiendo sus ideas, “porque toda una vida militando en un pensamiento, no se le puede caer en seis meses”, concluyó Ordoñez.

Ivan lo explica como un choque interno fuerte, muchas veces como persona no querés verlo, “es como que te digan que no es cierto la religión en la que crees”, comentó Ivan.

 

via GIPHY

 

Dejar de creer en unos ideales, es un proceso que dura demasiado tiempo. Muchas personas actualmente comentan que son sandinistas, pero no “danielistas”, probablemente en estos casos, la persona haya tenido inconformidades desde hace tiempo y fueron agudizadas por la crisis, así fue el caso de Sara. 


“Soy sandinista”


Sara reafirma que sigue creyendo en los ideales de Sandino, porque ha estudiado los pensamientos del general Augusto Calderón Sandino, pero desde el año 2015 comenzó a ver situaciones del partido de gobierno que no le gustaban.

Muchas personas se consideran sandinista pero no "danielista". Foto: Cortesía / Maje

En las elecciones presidenciales de 2011, Sara tenía 15 años, varias personas del partido sandinista y compañeros de su mamá, la invitaron a votar, “total solo le faltaba un año” le decían. 

Ella confiesa que no votó, pero asegura que “hubo personas que sí lo hicieron”. 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

Desde su percepción “los sandinistas romantizan las situaciones, era tipo nos robamos las elecciones, pero es porque será mejor para el país”, comentó. 

Suciedades y enfermedades, así viven los presos políticos en las cárceles de Nicaragua

Cuando en 2013 cancelaron el contrato a la exdiputada Xochilt Ocampo, quien votó en contra de la Ley del Canal Interoceánico, Sara empezó a sentir molestias por el partido, “eso quería decir que nadie podía pensar diferente”.

“En esa ocasión mi mamá me dijo que ella (Xochilt) había llegado hasta ahí por el partido, entonces tenía que ser fiel”, dijo. 

El partido de gobierno continuó acumulando errores, en 2015 cuando los campesinos se trasladaron a Managua para marchar en contra el Canal Interoceánico, Sara miró cómo simpatizantes sandinistas golpearon a estas personas.

“Llegué enojada a mi casa, le dije a mi mamá que se deberían hacer elecciones para ver si la gente estaba de acuerdo o no con el Canal”, recuerda, y su mamá le respondió que los campesinos deberían marchar en sus localidades, no en Managua.

La crisis del 18 de abril, fue solo el último empujón para que Sara se desligara del gobierno sandinista.


“Debemos humanizar a las personas”


Para el psicoanalista Ivan Ruiz, las personas tienen que aprender a humanizar a la gente que piensa diferente, “creer en una ideología no quiere decir que es mala persona”, comentó el psicoanalista. 

Quien explicó que las ideologías buscan que todo aquel que esté en contra tuyo,  lo deshumanices para justificar tus actos. 

Lo mejor es hablar sobre la situación con tranquilidad, tener un debate sin herir sentimientos, porque las relaciones familiares no se pueden fracturar.

Los psicólogos aconsejan que intenten arreglar las relaciones familiares. Foto: Cortesía / Maje

En el caso de no poder tener un debate, entonces se debe evitar el tema, “cuando uno entra en conflicto de ese tipo, pierde más de lo que va a ganar”, recomendó Ivan.

Él cree que lo mejor para las familias nicaragüenses es que no abandonen las costumbres, en este caso las que se aproximan La Purísima, Navidad e intenten arreglar las relaciones familiares, “porque un día esta crisis se detendrá, no sé si mañana o en 20 años, pero las relaciones que uno quiebra no vuelven”, concluyó. 

Notas Relacionadas

Capturan a José González, estudiante de la Universidad Agraria

José González es miembro del Movimiento 19 de Abril de la UNA y participó en el Diálogo Nacional.

¿Murió Lady Vulgaraza?

Lady Vulgaraza no está muerta. La confusión se dio por la noticia del asesinato de una trabajadora sexual conocida como “Lady”.