Las cartas de amor de los patriotas nicaragüenses

Cortesía /Maje
En medio de batallas por la libertad de Nicaragua, estos hombres sacaron tiempo para escribir una despedida para sus esposas y madres.

Varios han sido los nicaragüenses, que en medio de luchas por la tan codiciada libertad del país, han dejado escritos sus últimos momentos, declarando el amor a sus esposas y madres.

Desde la lucha contra la intervención norteamericana llevada a cabo por Benjamín Zeledón y Augusto Calderón Sandino, hasta los combates contra la dictadura de los Somozas en Nicaragua. Todos tenían en común un gran amor por sus familias, pero sobre todo, como escribió Benjamín Zeledón, sentían “en nuestros pechos la llama del verdadero patriotismo”.

  •La historia del grito de guerra “qué se rinda tu madre”

Benjamín Zeledón, Augusto Calderón Sandino y Rigoberto López Pérez escribieron cartas de amor. Foto: Cortesía / Maje


La última carta para su amada, desde El Coyotepe 


Benjamín Zeledón nació un 4  de octubre de 1879 en Jinotega, era simpatizante del Partido Liberal, estudió Leyes y fue militar.

Se casó con Ester Ramírez Jerez, una mujer a la que le impartió clases mientras era profesor de Derecho. Con ella procreó cuatro hijos. 

Cuando el gobierno de Adolfo Díaz pidió la intervención de Estados Unidos en Nicaragua, por disputas internas que habían entre el Partido Conservador y el Liberal, el general Luis Mena, Ministro de la Guerra del gobierno de Adolfo Díaz, se levantó en armas en contra de Díaz, por la intervención de los norteamericanos. 

La historia de El Chipote, la cárcel más temida de Nicaragua
 

Benjamín Zeledón que era liberal pero no estaba de acuerdo con la intervención de EE.UU. en el país, decidió apoyar a Mena y comenzaron una guerra contra el gobierno de Adolfo Díaz.

Benjamín Zeledón luchó contra el intervencionismo norteamericano. Foto: Cortesía / Maje

En esas circunstancias Benjamín Zeledón le mandó una carta a su esposa, mientras estaba luchando en Masaya en El Coyotepe.

“Carecemos de todo: víveres, armas y municiones y rodeados de bocas de fuego como estamos, y 2,000 hombres listos al asalto, sería locura esperar otra cosa que la muerte” escribió Zeledón. 

“Tu papá agotó los razonamientos que su cariño y su claro talento le sugirieron. Me habló del deber que tengo que conservar mi vida para proteger la tuya y la de nuestros hijitos, pero no pudimos entendernos porque mientras que él pensaba en la familia, yo pensaba en la patria”, redactó Zeledón. 

“Repito: si vivo, nos iremos de Nicaragua mientras flamee en ella el pabellón norteamericano. Si muero... no llores, no te aflijas porque en espíritu te acompañaré siempre”, se despidió Zeledón. 

¿Por qué Monimbó es un centro emblemático en Nicaragua?

“Todo el amor de que es capaz quien, por amor a su patria, está dispuesto a sacrificarse y a sacrificarte a ti y a nuestros inocentes hijos”, concluye la carta. 

Benjamín Zeledón murió en una batalla el propio día de su cumpleaños, el 4 de octubre de 1912. 


El amor que Sandino puso sobre todos sus amores

 

El general Augusto Calderón Sandino, conoció a Blanca Arauz cuando ella tenía 18 años y  era telegrafista en San Rafael del Norte, Sandino ya estaba combatiendo contra el intervencionismo estadounidense en esa época.

 Blanca Arauz murió después de dar a luz a su hija. Foto: Cortesía / Maje

La carta según los archivos históricos, es del 6 de octubre de 1928, Sandino comienza diciendo  “si mi amor es causa de tu desesperación, te ruego me perdones: prefiero perderlo y morir en lucha abierta contra el asesino”.

“El amor a mi patria lo he puesto sobre todos los amores y tú debes convencerte que para ser feliz conmigo, es menester que el sol de la libertad brille en nuestras frentes”, escribió el general para su esposa. 

Y terminó dándole un poco de esperanza a su esposa, que sufría por la ausencia de Sandino, mientras él luchaba en la montaña contra las tropas norteamericanas.

La historia detrás de los personajes en las canciones testimoniales nicas

Ten fe en Dios y él nos ayudará a libertarnos para mañana estar juntos. Yo soy tu mar. Un millón de besos y un diluvio de abrazos”, concluye la carta.

Sandino fue asesinado 21 de febrero de 1934. Foto: Cortesía / Maje

Sandino fue asesinado 21 de febrero de 1934, por el jefe de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza García, porque representaba una amenaza política para su carrera. 

Mientras Blanca murió un año antes que él, mientras daba a luz a una niña, hija de Sandino y ella. 


“Lo mío no ha sido un sacrificio, sino un deber”


Corría el año 1956 en Nicaragua, la política estaba dominada por el general Somoza García, que mantenía una dictadura en el país. 

En León vivía un joven poeta de veintiséis años, que estaba inconforme con la dictadura del primer  Somoza y decidió él mismo resolver ese asunto.

Aprovechó que Somoza García llegó a León la noche del 21 de septiembre de 1956, a celebrar una fiesta en la Casa del Obrero, el motivo era su reelección como presidente.

Después de asesinar a Somoza García, el poeta leones recibió 54 perforaciones por balas. Foto: Cortesía / Maje

Rigoberto López se presentó al lugar y le propinó cinco balazos a Somoza, que estaba rodeado de guardias que lo estaban protegiendo. Enseguida fue llevado al Hospital San Vicente, después al Hospital Militar de Managua y por último a un hospital en Panamá, pero murió el 29 de septiembre de 1956.

17 días antes del asesinato de Somoza, Rigoberto López Pérez, escribió una carta para su madre, Soledad López. 

“Mi querida madre, aunque usted nunca lo ha sabido, yo siempre he andado tomando parte en todo lo que se refiere a atacar al régimen funesto de nuestra patria”, comenzaba la carta. 

•“El pueblo unido jamás será vencido”, la historia detrás de la canción

“He decidido aunque mis compañeros no querían aceptarlo, el tratar de ser yo el que inicie el principio del fin de esa tiranía”, escribió Rigoberto. 

“Nada de tristeza el deber que se cumple con la patria es la mayor satisfacción que debe llevarse un hombre de bien como yo he tratado de serlo”, le pidió Rigoberto a su madre.

Después de asesinar a Somoza García, el poeta leones recibió 54 perforaciones por balas, realizados por guardias de Somoza, además, nunca se supo dónde fue sepultado. 

Estas son algunas de las cartas más tiernas que han escrito hombres nicaragüenses, días antes de morir por el amor a su patria. 
 

Notas Relacionadas

Capturan a José González, estudiante de la Universidad Agraria

José González es miembro del Movimiento 19 de Abril de la UNA y participó en el Diálogo Nacional.

¿Murió Lady Vulgaraza?

Lady Vulgaraza no está muerta. La confusión se dio por la noticia del asesinato de una trabajadora sexual conocida como “Lady”.