Cobijados con la bandera, así fueron los entierros de los azul y blanco

Las consignas, los símbolos y el dolor de una familia que perdió a un ser querido en las protestas. Los entierros azul y blanco.

Quería que su voz se escuchara por toda Nicaragua, quería expresar el dolor en su corazón, quería que todos se dieran cuenta que su hijo no era un delincuente, era un estudiante.

Susana López, tenía el rostro enrojecido de tanto llorar y gritar bajo el intenso sol, era el dolor de una madre dando el último adiós a su hijo, el joven Gerald Vásquez.

•  Así fue la noche de terror que vivieron los estudiantes de la UNAN desde la iglesia

La mamá de Gerald no dejó de gritar el nombre de su hijo durante el entierro. Foto: Bismarck Picado / Maje

Una bala la quitó la vida a Gerald, durante un operativo armado que se realizó en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN – Managua) y en la iglesia Divina Misericordia.

El 16 de julio fue su entierro; durante el recorrido sonaron los morteros, cuando Susana gritaba el nombre de su hijo, todos contestaban ¡PRESENTE!

•  “En la UNAN-Managua estamos estudiantes, no vagos”

Último adiós del adolescente Gerald Vásquez. Foto: Bismarck Picado

Gerald era bailarín de folclor; uno de los consuelos de su madre, es que ahora su pequeño “está bailando marimba en el cielo”.

Alvarito Conrado

Quería ser Abogado, le gustaba el atletismo y ver las películas de Harry Potter. Este adolescente de 15 años no logró cumplir sus sueños.

Álvaro fue una de las primeras víctimas mortales que dejaron las protestas en Nicaragua. Foto: Cortesía / Maje

El 20 de abril se levantó temprano y “estaba un poco inquieto”, narró su mamá, Lizeth Dávila. Habló con su papá, del mismo nombre, sobre un torneo de atletismo que tendría al día siguiente; si él lograba ganar representaría a su colegio en Panamá.

•  Gerardo Tiffer, uno de los socorristas que atendió a Álvaro Conrado

Como a las 10:00 de la mañana Álvaro salió de su casa, iba rumbo a la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), para apoyar a los jóvenes que estaban protestando.

 

 

En su mochila llevaba unas botellas con agua, para repartirlas entre los estudiantes. No logró su objetivo, una bala impactó en su cuello y otra cerca de la boca, arrebatando la vida de este pequeño soñador.

Su último adiós

En la Iglesia Santo Domingo, Managua, se realizó una misa con el féretro de Alvarito.

Álvaro soñaba con ser Abogado. Foto: Cortesía / Maje

Sus compañeros de clase, familiares y amigos llegaron a despedirlo. Entre las lágrimas y el dolor se escucharon las notas del Himno Nacional por toda la iglesia.

La bandera azul y blanco cubría el ataúd. Los restos de Alvarito descansan en Jardines de la Sabana, Managua.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

“Lo dejaron morir”

Jesner Josué Rivas tenía 16 años de edad, era uno de los nietos más pequeños de Maritza Rueda; Jesner desde que era un niño dormía con su abuela.

El 22 de abril cerca del barrio La Fuente, Managua, se estaban realizando enfrentamientos. “Supuestamente querían saquear el supermercado Palí, pero era mentira, nadie se metió a ese lugar”, comentó Maritza.

•  #ElChat | “Las madres nicaragüenses no tenemos nada que celebrar”

Abuela de Jesner, Foto: Bryam Martínez / Maje

Jesner estaba cerca de la zona, los policías venían disparando contra la población, una de las balas le impactó cerca del hombro al joven.

Llegó con vida al hospital Manolo Morales. “Los doctores dicen que murió por falta de sangre, eso es falso, ellos no estaban atendiendo, lo dejaron morir”, comentó con la voz entrecortada Maritza.

Todo el barrio lo despidió

Jesner era muy apreciado por todos los vecinos; la noticia de su muerte se regó como pólvora.

El día de la vela llegaron muchas personas; dentro de la casa los familiares lloraban la partida del “mimado” de doña Maritza.

Jesner fue enterrado junto a su tiradora. Foto: Cortesía / Maje

En su ataúd llevaba una tiradora, la que acompañó en todas las aventuras a Jesner.

El adolescente monaguillo

En la Catedral de León se realizó la misa para despedir al adolescente Sandor Dolmus, de 15 años. Una bala en el pecho arrebató la vida de este monaguillo.

Este joven participaba en  las protestas contra el Gobierno. Foto: Cortesía / Maje

Dolmus se encontraba en Zaragoza, León, cuando ocurrió un ataque armado en el que recibió un impacto de bala. Sandor participaba constantemente en las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

•  Nahiroby Olivas, uno de los mejores estudiantes de Derecho, acusado de terrorismo

En la Catedral de León le dieron el último adiós a Sandor. Foto: José Luis González / Maje

Una camioneta color blanco llevó el cuerpo del adolescente hasta el cementerio, acompañado de flores y una bandera azul y blanco cubría el ataúd.

Los mariachis sonaron

Nelson Enrique Téllez fue la víctima número 44 de las protestas que iniciaron en abril, Nelson era originario de Ciudad Sandino y trabajaba como cadete de taxi.

Según narró su mamá Martha Estela Huete Pavón, de 54 años, “le dispararon a quemarropa, a unas cuadras de su casa”. Pasó 12 días en el hospital Lenin Fonseca, pero al final se rindió a la muerte.

•  El calvario que viven los padres de los presos políticos

Nelson Enrique Téllez no estaba participando de los enfrentamientos. Foto: Cortesía / Maje

La víctima dejó cuatro hijos en la orfandad de 17, 12, 8 años y el menor de 14 meses de nacido.

El sonido de las guitarras y las voces de varios mariachis, acompañaron la vela de Nelson.

Dos cajas para Matt

“Somos la voz de los presos políticos”, era el nombre de la marcha a la que pretendía participar el adolescente Matt Romero.

Ya se volvió “costumbre” por parte del Gobierno impedir las manifestaciones azul y blanco. El 23 de septiembre la marcha fue atacada por fuerzas afines al Gobierno y antimotines,  Matt fue una de las víctimas de ese ataque.

Matt estaba en 4to año de secundaria. Foto: Cortesía / Maje

El adolescente cursaba 4to año de secundaria; su mamá Tania Romero, recuerda a su hijo como un joven alegre y deportista, "no merecía morir".

Durante su entierro, compañeros de la escuela de Matt tiraron globos azul y blanco. Su ataúd iba cobijado con la bandera de Nicaragua.

•  Otra víctima de la represión: Matt Andrés Romero, presente

La mamá del menor trabajaba para una institución del Gobierno; durante la vela de Matt varios compañeros de trabajo de Tania le llevaron un ataúd, pero la familia del menor decidió no aceptarlo.

Mamá de Matt Romero. Foto: Bismarck Picado / Maje

Chester Javier Chavaría

Este joven estuvo atrincherado en la UNAN – Managua, luego de un ataque armado, Chester falleció rumbo al hospital debido a un impacto de bala.

“Ya basta tanto derramamiento de sangre de tantos jóvenes”, dijo entre lágrimas Meyling Jerez, madre del menor.

La víctima siempre apoyó a los estudiantes atrincherados en la UNAN. Foto: Alejandro Sánchez / Maje

Chester trabajaba de lunes a viernes en el Mercado Oriental y los fines de semana estudiaba. El día de su vela, entra las flores, el dolor de sus amigos y seres queridos, la bandera azul y blanco cubría el ataúd.

•  Marlen Chow, la rebeldía en tono rojo pasión

Estas son algunas historias del último adiós para las víctimas de la violencia y represión en Nicaragua; muchos de ellos salieron a las calles a protestar, otros a dejar agua y algunos solo pasaron por curiosidad.

Notas Relacionadas

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica se reúnen para protestar contra el gobierno de Ortega

Este domingo un grupo de nicaragüense exiliados en Costa Rica, se reunieron en San José para protestar contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosari...

¿La Yasuri ganó Miss Universo?

El popular personaje de redes sociales, “la Yasuri”, sorprendió a sus seguidores con un video-parodia de Miss Universo.