Feminismo en Nicaragua, la incansable lucha de las pañuelos morados

Foto: Lucero – Arte Social.
El pañuelo morado ha estado involucrado en las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega, como lo estuvo en los años 70 con la revolución sandinista.

Las mujeres con pañuelos verdes o morados, han sido de las voces más fuertes que se escuchan durante  las protestas, jóvenes, señoras, ancianas feministas han participado en los plantones, en las barricadas y en el Diálogo Nacional. 

El movimiento feminista ha sido una de las principales organizaciones involucradas en la lucha estudiantil contra el gobierno sandinista, desde el 18 de abril con las protestas en contra de las reformas al Instituto de Seguridad Social (INSS). 

Seis meses de protestas y resistencia en Nicaragua ¿ahora qué? la UNAB responde

Varias de las mujeres que fueron llevadas a El Chipote durante la protesta del domingo 14 de octubre, portaban su pañuelo morado para identificarse como feministas. 

El movimiento se hizo fuerte por la capacidad de autoconvocarse. Imagen: Maje


Las feministas y las protestas contra Daniel Ortega 


“Al igual que millares de nicaragüenses hemos estado en las protestas cívicas, movilizadas permanentemente en las calles, apoyando a las víctimas y sus familiares, documentando las violaciones a derechos humanos, resguardando a nuestras compañeras y familias” explicó Violeta.

La Articulación Feminista es parte de la Alianza Cívica y la Unidad Azul y Blanco (UNAB), durante estos meses han manifestado su apoyo a la Iglesia Católica, a pesar de las grandes diferencias históricas, “reconocemos el enorme aporte que ha hecho, salvaguardando la vida de decenas de jóvenes, denunciando las arbitrariedades del régimen e incluso exponiendo su integridad física para defender sus comunidades” dijo Violeta sobre los representantes de la Iglesia Católica.

Las otras veces que se ha invocado la Carta Democrática de la OEA para Nicaragua

Pero la lucha de las feministas no comenzó durante estas protestas, de hecho surgieron las primeras organizaciones a nivel nacional, en una época de represión como la que se vive actualmente. 

Cuando las feministas comenzaron a organizarse, hacían foros nacionales dedicados a mujeres. Foto: Cortesía / Maje

Desde los años 70 y 80 las mujeres empezaron a formar movimientos que tenían autonomía, “en la década de la revolución empezó a ser una movimiento grande”, comentó María Teresa Blandón, quien pertenece a la Articulación Feminista.


El aporte del feminismo en la revolución sandinista 


Durante los años 70, cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) luchaba contra la dictadura de Somoza, las feministas formaron parte de las diferentes estructuras político militares que tenía el partido. 

En ese momento varias de las comandantes eran feministas como Dora María Téllez, Mónica Baltodano o Martha Cranshaw, junto a decenas de organizadoras sociales, líderes gremiales y comunitarias, según me explicó la feminista  integrante del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM) Violeta Delgado. 

Además de la guerra por la liberación de Nicaragua,  las mujeres lucharon por otras temáticas,  por ejemplo lograron visibilizar la violencia contra las mujeres, el derecho a terminar un matrimonio abusador por la voluntad de una de las partes, también consiguieron  que los  hijos fuera de matrimonio dejaran de ser llamados "bastardos" o naturales en las partidas de nacimiento.

Varias de las comandantes del FSLN eran feministas. Foto: Cortesía / Maje

El movimiento se hizo fuerte por la organización y sobre todo, por la capacidad de autoconvocarse,  “para nosotros lo de autoconvocarse no es nuevo, tenemos nuestros propios espacios de debates”, comentó María Teresa. 

A pesar que muchas mujeres feministas estaban en las líneas de comandos y que otras fueron guerrilleras, mensajeras, campesinas del FSLN, a la hora de tomarse las decisiones del partido solo hubo una Dirección Nacional del Frente Sandinista compuesta por nueve comandantes. 

Dolly Mora: “en cualquier lucha por los derechos humanos, ahí estamos las feministas”
 

A partir de entonces las feministas se fueron alejando de las acciones del FSLN. En 1990 cuando Daniel Ortega perdió las elecciones, las feministas se declararon autónomas de cualquier partido político, afirmó Violeta Delgado.

Violeta agrega que en ese momento fueron perseguidas políticas por las estructuras partidarias, “muchas de estas feministas  tuvieron que defender físicamente sus locales, para que no les fueran arrebatados por la piñata sandinista”, comentó Violeta. 


¿Cómo eran las primeras organizaciones feministas? 


Cuando las feministas comenzaron a organizarse, hacían foros nacionales dedicados a mujeres, uno de ellos fue “Unidas en la Diversidad”,  que reunió  a sandinistas, ex contras, mujeres campesinas, indígenas, lesbianas y  jóvenes con capacidades diferentes.

A partir de esos primeros encuentros se formaron comités, la idea era organizarse por temas como el Comité Nacional Feminista, la Red de Mujeres contra la Violencia, la Red de Mujeres por la Salud, la Red de Mujeres por la Economía, por la Educación, entre otros. 

Según la socióloga María Teresa Blandón, las feministas no tienen una dirección única, son diversas, “sabemos coexistir con la tensión que esa pluralidad representa”, comentó  Blandón. 


La relación de las feministas con los partidos políticos 


Después de la guerra de la Contra en Nicaragua, se realizaron elecciones en 1990, doña Violeta Chamorro ganó la presidencia con la Unión Nacional Opositora (UNO). 

Según la socióloga María Teresa Blandón, las feministas no tienen una dirección única. Foto: Alex Pérez/ Maje

Esto abrió  una oportunidad para las feministas, por ser la primera vez que una  mujer gobernaba el país,  “tuvimos libertad para organizarnos y movilizarnos”, me comentó Violeta Delgado. 

A pesar de llevarse bien con este gobierno, las feministas hicieron críticas a la forma religiosa de gobernar, “sobre todo aquellas relacionadas con la salud sexual y reproductiva de las mujeres y la influencia que grupos extremadamente conservadores tenían en su gobierno” comentó Delgado.

No se puede hacer una revolución, sin la participación de las mujeres

Una de las situaciones que más les preocupaba a las feministas, era la eliminación de la educación sexual en los centros de enseñanza, sin embargo se lograron avances como la aprobación de la primera Ley que sancionaba la violencia domestica (ley 230). 


Las feministas y Arnoldo Alemán 


En 1997, con la llegada del empresario Arnoldo Alemán a la presidencia, comenzaron los enfrentamientos con las organizaciones de sociedad civil y las organizaciones de mujeres.

 

 

 

Se denunció la corrupción de Arnoldo Alemán, sobre todo porque las feministas participaron en el trabajo de mitigación y reconstrucción que se realizó después del huracán Mitch. 

Alemán le dio paso a Enrique Bolaños, en esa época las mujeres del pañuelo verde  fueron parte de consejos consultivos en temas de políticas, economía, salud y violencia.

Es decir, con el gobierno de Bolaños trabajaron mejor, tuvieron mayor oportunidades de incidencia y movilización, “aunque fue una constante la influencia de los grupos conservadores, tuvimos una relación más respetuosa” comentó la feminista Violeta Delgado. 


La relación Daniel Ortega-feministas 


Cuando la hija de Rosario Murillo, Zoilamérica Narváez, puso una denuncia por violación contra su padrastro, Daniel Ortega, las feministas apoyaron a Zoilamérica. 

Las feministas apoyaron a Zoilamérica en su denuncia contra Daniel Ortega. Foto: Cortesía / Maje

“Asumimos desde muy temprano los costos políticos que podían significar el apoyo a esa denuncia” comentó Violeta Delgado. 

“Cuando ganó las elecciones Daniel Ortega a nosotras nos parecía un escándalo, pero parece que solo nosotras creíamos eso” comentó María Teresa, con respecto a las elecciones de 2006, en las que Ortega ya tenía la acusación de violación. 

Para María Teresa, las feministas no se han sentido respaldadas por ningún gobierno, porque la mayoría es una clase política “conservadora, sexista y machista”. 

Denuncian otro caso de aborto en El Chipote

En 2008 con Daniel Ortega como presidente, las oficinas de El Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), fueron allanadas, incluso se inició un proceso judicial y se amenazó a los donantes nacionales para que no se financiaran las actividades del movimiento, me narró Violeta Delgado. 

Actualmente, como muchos otros nicaragüenses, las feministas están luchando para que se realicen elecciones adelantadas en el país, se acabe con la represión y haya justicia para los muertos, “sin un poder judicial independiente,  no tendremos nunca justicia para las mujeres” concluyó Violeta Delgado.

Foto portada: Lucero – Arte Social.

Notas Relacionadas

#RickyRenunciaYa, claves para entender lo que pasa en Puerto Rico

Artistas y manifestantes en Puerto Rico exigen la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló.

Sismo sacude el Pacífico de Nicaragua

El sismo se registró en El Tránsito, según el reporte preliminar del INETER.