Julio Montenegro, el abogado defensor de los “terroristas”

Alex Pérez  /Maje
El abogado Julio Montenegro lleva los casos de más de 150 manifestantes acusados de terrorismo.

Cada vez que Julio Montenegro ingresa en los auditorios de los juzgados de Managua solo permanecen él, los acusados, la jueza y alrededor de 15 guardas de seguridad del Sistema Penitenciario, que en la mayoría de los casos están armados y encapuchados. 

Según él, los jueces usan un tono de voz fuerte, dan golpes en el escritorio y muestran dureza para intentar intimidarlo. 

• Movimientos que han surgido en Nicaragua, además de la Unidad Azul y Blanco

Eso fue lo que pasó el miércoles de la semana pasada, cuando la jueza Adela Cardoza le dijo que podía postergar la audiencia para así darle tiempo a él para que se preparara, el doctor Julio Montenegro contestó que no necesitaba tiempo, “le recuerdo que fui su maestro”, le dijo.

Según Julio Montenegro, los jueces usan un tono de voz fuerte, dan golpes en el escritorio durante los juicios. Foto: Alex Pérez / Maje

Ese día el abogado Montenegro no sabía que los canales oficialistas estaban grabando en vivo, lo hicieron porque solamente era dar lectura al fallo de la jueza, “se confiaron” me comentó Montenegro. 


¿Cómo comenzó el  altercado? 


La jueza Adela Cardoza, antes de dar la palabra al Ministerio Público, estableció un agravante del caso, es decir un aumento de pena al delito de terrorismo, que significaban seis años más de cárcel para las 12 personas acusadas ese día. 

• #Unmajeeditamaje | La crisis en Nicaragua, abriendo cicatrices emocionales del pasado

Según el abogado Montenegro, en este caso quien debe poner la agravante es el fiscal, no la señora jueza y eso es lo que él estaba defendiendo, “en ese momento veo que ella pega dos golpes fuertes, yo con eso entiendo que si sigo insistiendo hasta me puede mandar a encerrar”, me confesó. 

Fue entonces cuando la jueza le dijo al doctor Julio Montenegro que le podía dar tiempo para prepararse para un debate sobre las penas, “sentí que ella quería hacerme ver como una persona que no domina el derecho”, en ese momento para el abogado fue natural responderle que esa era cuestión de aplicar la ley correctamente, por eso le recordó que él había sido su maestro “le recuerdo que fui su docente”, dijo. 

Según el abogado, él intentó ser lo más respetuoso posible, “no sabía que en algún momento esa frase (la que se volvió viral) iba a tener un impacto” confesó. Ese día logró que se declararan no culpables a tres jóvenes, mientras los demás siguen en la cárcel. 


¿Quién es Julio Montenegro? 

Julio Montenegro es originario del departamento de Matagalpa, nació en 1962 y cuando cumplió seis años de edad se trasladó a Managua con su familia, vivió en el sector del distrito siete de la capital en Villa Libertad. 

Estudió en el colegio público “Villa Libertad”, de hecho uno de sus compañeros fue el doctor Marcos Carmona, ahora director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

• El calvario que viven los padres de los presos políticos

En los años 80, una vez finalizó la secundaria, Nicaragua entró en una etapa de conflicto y el servicio militar obligó a muchos jóvenes a abandonar el país, Montenegro por su parte, decidió comenzar a estudiar en un seminario católico. 

Primero estudió en el Seminario Menor de Managua, que era dirigido por Monseñor Bosco Vivas, y después ingresó al Seminario Interdiocesano La Purísima donde aprobó las clases de filosofía e inició los estudios de teología. 

Julio Montenegro es originario del departamento de Matagalpa. Foto: Alex Pérez / Maje

A pesar de gustarle las clases, sintió que todo iba muy rápido, “yo siempre he tenido el concepto que mejor ser un buen laico que un mal cura”, me dijo entre risas. Así que decidió pedir un año libre de sus tareas académicas en el seminario. 

En ese año, se interesó por la comunicación y el periodismo e ingresó a la Universidad Centroamericana (UCA) a estudiar esta carrera. Durante su etapa de universitario asistió a foros internacionales en Panamá y Costa Rica .

• Nicolasa Sevilla, la mujer que dirigía las turbas de Somoza

Hizo prácticas laborales en Canal 6, incluso en Radio La Primerísima. Cuando se graduó de la carrera, comenzó a trabajar en el extinto diario La Tribuna, donde tuvo contacto con la Asamblea Nacional y los juzgados, pues cubría la parte legal de las noticias.


La carrera de derecho, un ideal de ética y moral 

Fue como periodista que se enamoró de las leyes, así que ingresó a estudiar Derecho. En primera instancia pensó estudiarla para ejercer como periodista especializado en las normas jurídicas, pero con el tiempo se dio cuenta que su pasión era el mundo legal. 

 

 

Estudió la carrera de Derecho en la Universidad Centroamericana (UCA) y luego hizo sus prácticas en el bufete jurídico de esta alma mater, por mucho tiempo estuvo en esa casa de estudio como instructor del área penal, es decir, trabajando con estudiantes de cuarto y quinto año llevando casos reales, “mi labor era aconsejar y dirigir por si había algún tipo de consulta”, me explicó Montenegro. 

En 2003 dejó la UCA y decidió aplicar al puesto de fiscal nacional en el Ministerio Público. Logró pasar las tres pruebas, la primera fue presentar un curriculum vitae a la altura, después un examen para evaluar conocimientos de leyes y por último una entrevista. 

 

 

Cuando ingresó al sistema nacional, las autoridades del Ministerio Publico lo felicitaron y le dieron la bienvenida. “Inicié en la Unidad de Casación, Apelación, Revisión y Extradición, una unidad especial a nivel nacional porque mi maestría tenía que ver con este tema”, me dijo el abogado de 56 años. 

Estuvo durante un año de fiscal auxiliar desarrollando audiencias, juicios especiales y después lo nombraron director.


La jueza Adela Cardoza fue su estudiante


En 2007 comenzó a dar clases en la Escuela Judicial con un curso dirigido a magistrados, jueces, fiscales y trabajadores del Sistema Penitenciario Nicaragüense.

También impartió clases para los oficiales de la Policía Nacional, incluso el doctor Montenegro fue parte del equipo de formadores del Ministerio Público. 

• #ElChat | Recordando al grupo Los Doce

Entre sus alumnos de la Escuela Judicial estaba la jueza Adela Cardoza, al ser consultado sobre cómo fue el desempeño de ella como estudiante, el doctor prefirió no responder por un asunto de "respeto". 

El abogado Montenegro defiende que en todas las carreras se debería hacer énfasis en enseñar ética, “se debe enseñar lo que es mejor e ideal” me dijo. 

Desde que salió de la universidad ha constatado la diferencia entre los objetivos ideales de la carrera (Derecho) y lo que mira en el país, “irrespeto a las leyes”. “Debe llegar un momento en que la situación cambie y las leyes se respeten”, reflexionó. 


El primer desacuerdo con la institucionalidad 

En el 2014 hubo un cambio de autoridades y al doctor Montenegro lo trasladaron para atención fiscal en Ciudad Sandino, en donde estuvo cerca de un mes en ese puesto, luego lo movilizaron a otro sitio “me mandaron como fiscal auxiliar de la ciudad de Tipitapa”, narró. 

De inmediato puso su renuncia, explicando a la fiscal general que no había motivo alguno por el cual él fuera movido del cargo. “No me sentía afectado por desarrollar una tarea menor, sino por el hecho que no había ninguna explicación de hacer eso”, relató el abogado Montenegro.  

• Los hermanos Quiroz presos en La Modelo

“Siempre intenté ser una persona que no hace cosas incorrectas, había cosas que no me gustaban”, confesó Montenegro, esa puede ser según él, una de las razones para moverlo del cargo. 

Desde ese entonces trabajó de manera particular, hasta el 18 de abril de 2018, cuando la situación en Nicaragua obligó a los abogados de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) a conformar un equipo especial para defender los derechos humanos de los y las nicaragüenses. 

El doctor Julio Montenegro hizo prácticas laborales en Canal 6, incluso en Radio La Primerísima. Foto: Alex Pérez / Maje

Su antiguo compañero de la secundaria, Marcos Carmona, lo llamó para que estuviera a cargo de los cuatro abogados de la CPDH que están defendiendo el 50% de los 370 casos acusados de terrorismo. 


Amenazado por defender los derechos humanos 

Según el doctor Montenegro, en medio de una serie de irregularidades que se siguen cometiendo en Nicaragua, lo mínimo que ellos pueden hacer es dejar registro de lo que sucede. “Yo no firmo las actas si no queda constancia de todas las irregularidades”, explicó. 

El trabajo de su equipo es un poco peligroso, de hecho me comentó sobre una situación que vivió en el mes de junio, cuando todavía había tranques en la ciudad de Diriamba. 

Los abogados de la CPDH viajaron hasta este departamento porque el párroco de una iglesia de esta ciudad, les comentó que los protestantes retuvieron a una persona, un trabajador de la Alcaldía que llegó a tomarles fotos.

• La vida de una mujer trans en la cárcel para hombres

Así que los abogados se movilizaron hasta esta zona para realizar una labor de rescate con este trabajador estatal, pues facilitaron que fuese puesto en libertad.

Sin embargo, cuando iban de camino se sintieron acorralados por una camioneta gris que iba detrás del vehículo en el que se transportaban, “pensamos que quizás estábamos paranoicos”, me confesó Montenegro. 

El doctor ha pasado por momentos de amenazas directas. Foto: Cortesía / Maje

Así que se detuvieron a comprar unas frutas, avanzaron como 100 metros y después miraron a unos encapuchados en la carretera, y la camioneta gris estaba con ellos. 

“No podíamos retroceder, nos podían disparar, así que solo seguimos”, contó el abogado, quien añadió que los encapuchados los hicieron que se bajaran del vehículo y los revisaron, “eran gente armada con AK-47, morteros y armas hechizas”, dijo.

¿Es tiempo de bacanalear? ¿indiferencia o desahogo?

El abogado Montenegro les informó que ellos iban a hacer una labor de rescate con un trabajador de la Alcaldía, entonces los dejaron ir. 

Montenegro me confesó que su familia es la que más sufre, debido a su constante exposición en los medios, pero él siente pasión por defender los casos y los derechos humanos y asegura que seguirá haciéndolo, sobre todo porque  cree que las universidades están formando jóvenes pensantes, que se preocupan por las situaciones que no están bien en el país. 

Notas Relacionadas

Adriana Paniagua: “Soy Nicaragua, soy azul y blanco, soy Masaya, soy paz”

Miss Nicaragua 2018, Adriana Paniagua llevó una paloma blanca que representa la paz en la Competencia de Trajes Nacionales de Miss Universo.

De top 16 a top 20, Adriana Paniagua más cerca de la corona de Miss Universo

Miss Universo expandió el tan deseado top 16 a top 20. Más candidatas estarán más cerca de la corona ¿logrará clasificar Adriana Paniagua?