La vida de una mujer trans en la cárcel para hombres

Las mujeres trans que están privadas de libertad, son más vulnerables a sufrir discriminación y abuso sexual en la cárcel.

“Me duele Nicaragua, en el aeropuerto me están esperando, tengo que irme por Costa Rica o por Honduras para despistar porque me van a matar”, fue parte del discurso que dijo Victoria Obando, durante el III Congreso de Educación Superior en Córdoba, Argentina.

Esta mujer trans de 27 años, fue capturada por la Policía Nacional y parapoliciales en la ciudad de León, el 25 de agosto.

Victoria Obando. Foto: Facebook / Maje

Terrorismo, incendio, secuestro y robo con intimidación, son los cargos por los que acusan a Victoria, junto a otros seis jóvenes capturados en la ciudad universitaria.

“Estoy orgullosa de ella”

Yolanda Valverde, mamá de Victoria, asegura que se siente orgullosa de su hija, ella y la “mayoría de los nicaragüenses saben que es inocente”, comentó.

La primera vez que Yolanda conversó con su hija después de ser capturada, la notó muy deprimida y le pidió perdón; “estoy con vos hasta el final no te preocupes por eso”, fue la respuesta de Yolanda.

Yolanda junto a su hija Victoria. Foto: cortesía Facebook / Maje

Su mamá describe a Victoria como una mujer trabajadora, independiente, muy servicial y de gran corazón. Hasta el momento su hija no ha recibido algún tipo maltrato por su condición de mujer trans.

Yolanda está un poco preocupada por lo que Victoria le comentó al abogado: “el día que me corten el cabello habrá un muerto”.

¿Cómo es la vida para una mujer trans privada de libertad?

 “Aquí no hay mujeres, solo huevones”

En el año 2011, Zedalia López fue privada de libertad, estuvo en el Sistema Penitenciario Nacional conocido como “La Modelo” por más de 4 años, acusada por el cargo de violencia intrafamiliar.

“Yo nunca había estado presa, era la primera vez y al verme en un pabellón con 800 hombres privados de libertad, me daba mucho miedo”, comentó Zedalia.

•  #ELCHAT | Juanita Urbina: “Esta apariencia masculina es un refugio ante la violencia”

Lo primero que hacen cuando alguien llega a la cárcel es cortarle el cabello, “te dejan pelona, eso lo hacen como una forma de burla”, narró Zedalia.

Zedalia López sufrió más de 4 años discriminación y abusos en la cárcel. Foto: Alex Pérez / Maje

Mientras le cortaban el cabello los guardias le decían: “aquí no hay mujeres, solo huevones”.

“El ambiente es tipo el Mercado Oriental”

Esta mujer trans de 31 años, recuerda que el ambiente dentro de la cárcel es similar al Mercado Oriental de Managua; hay hombres conversando en las escaleras, otros caminando, jugando naipe o pelota y algunos limpiando. Entre las celdas el tiempo pasa más lento, “esos años fueron eternos”, recordó.

“Esa experiencia ni a mi peor enemigo se lo deseo, es muy triste estar preso”, añadió Zedalia.

Foto ilustrativa: Pixabay /  Maje

No se permiten cosméticos

Zedalia es integrante de la Asociación Nicaragüense Transgénero (ANIT). Cuando ella se encontraba privada de libertad varias mujeres de esta asociación la llegaban a visitar.

En una de estas visitas le llevaron varios cosméticos; uno de los guardias revisó la bolsa, la tiró al piso y con su bota comenzó a destruir el maquillaje que le habían llevado como regalo a Zedalia.

A pesar de la discriminación y el maltrato, ella se sintió un poco respaldada porque en las celdas donde pasó su condena estaban otros homosexuales.

“Yo tuve un poco de suerte. Estaba con Perla, Samantha, Luisa, era raro que entre nosotras existiera algún tipo de problema por la situación en la que estábamos”, recordó.

La chupeta

Una de las experiencias más desagradables para Zedalia era la comida que dan en la cárcel, entre los privados de libertad se le conoce como “la chupeta”. Una combinación de arroz, frijoles duros, repollo o pasta, “eso va revuelto igual que la comida de los cerdos”, dijo.

“Hay algunos presos que no son visitados, entonces para no morirse de hambre tienen que comer lo que dan”, narró Zedalia.  

Zedalia es originaria de Managua. Foto: Alex Pérez / Maje

La comida o los productos de higiene personal que los familiares llevan a los privados de libertad, en la cárcel le llaman “barco”, los presos pueden guardarlo en sus celdas.

Para evitar problemas Zedalia casi no salía de su celda, porque entre los mismos privados de libertad hay enfrentamientos muy violentos.

•  #ELCHAT | Lady Vulgaraza, la difícil historia detrás del personaje

Para esta mujer trans la condena inicial era de casi 6 años, pero logró salir a los 4 años y 7 meses por buen comportamiento. Estando en la cárcel terminó sus estudios de secundaria.

Foto ilustrativa: Pixabay /  Maje

Cuando logró su libertad, Zedalia se integró nuevamente a ANIT. Esta experiencia la marcó para toda su vida, asegura que es una mujer menos violenta y lleva una mejor relación con su familia.

Por falta de recursos económicos no ha logrado entrar a la universidad; pero ha recibido varios cursos de maquillaje y belleza general, pretende dedicarse a este oficio.

Organizadas por la lucha de sus derechos

La Asociación Nicaragüense Transgénero (ANIT) tiene 10 años de existir. Se fundó por la necesidad de todas las mujeres trans para tener un espacio político e inclusivo.

Ludwika Vega, presidenta de ANIT, comentó que en esta organización existen entre 15 y 20 mujeres, eran más, pero se han ido dispersando; muchas salieron del país buscando mejores oportunidades laborales.

“Nuestro principal objetivo es trabajar en incidencia política con los tomadores de decisiones, de esta forma crear cambios sociales y políticos para las mujeres trans”, manifestó Ludwika.

Ludwika Vega lleva más de 15 años como activista LGBTI. Foto: Alex Pérez / Maje

El empoderamiento de todas las mujeres trans en temas de derechos humanos, a nivel nacional e internacional también forma parte de sus objetivos.

Las trans privadas de libertad

Desde ANIT se trabaja un programa de acompañamiento a las mujeres trans que fueron privadas de libertad.

En años anteriores ANIT realizaba una o dos visitas mensuales a la cárcel La Modelo; actualmente ingresar a este lugar se ha vuelto más complicado, no están permitiendo la visita de amigos, solo familiares de los presos.

•  ¿Cómo fue tu primera vez en una disco de ambiente gay?

Según los registros de esta organización, hay 20 mujeres trans privadas de libertad por diferentes situaciones, abuso sexual, violencia o drogas, en estos casos ellas desde ANIT “no pueden hacer nada porque las leyes se tienen que cumplir parejo”.

Ludwika Vega comentó que desde ANIT luchan por una verdadera inclusión para las personas de la comunidad LGBTI. Foto: Alex Pérez / Maje

Desde que iniciaron las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, ANIT registra que 5 mujeres trans han sido detenidas, algunas fueron liberadas; el último caso que ellas reportan es el de Victoria Obando.  

ANIT demanda un mejor acceso a la justicia para la población Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero e Intersex  (LGBTI), la inclusión laboral y la modificación del código de la familia, porque existen varios tipos de familias no solo la que forma un hombre y una mujer.

Voces diversas en las protestas

Ludwika asegura que la población LGBTI no ha sido indiferente ante la violencia y represión que se vive en Nicaragua.

En los diferentes espacios de protesta han estado presentes. En la mayoría de las marchas de la población autoconvocada, entre miles de banderas color azul y blanco, se puede observar que varias personas llevan la bandera de la comunidad LGBTI.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Maje Nicaragua (@majenicaragua) el

 

15 años en el activismo

Ludwika estudió Mercadeo en la UNAN – Managua, y se ha capacitado en temas de derechos humanos. La mayoría de su tiempo se lo dedica a esta organización.

Tiene más de 15 años como activista de los derechos humanos. “Miraba el estilo de vida que tenemos en las calles, sufríamos discriminación, rechazo, golpes, por eso decidí que era momento de organizarnos como mujeres trans”, expresó.

Ludwika junto a doña Coquito en las protestas de Managua. Foto: cortesía Facebook / Maje

Como presidenta de esta organización Ludwika no recibe un salario, los pocos recursos que posee la organización es para mantener las oficinas.

“Por defender los derechos humanos no se tiene que cobrar, es algo que te nace”, finalizó Ludwika.

“Una lucha constante”

Para la psicóloga Jeanine Lasso, las mujeres transgénero viven una lucha casi permanente. Primero aceptar su verdadera condición sexual, luego la aceptación de su familia y posteriormente luchar por la igualdad de derechos en la sociedad.

La especialista considera que una mujer trans está más expuesta a sufrir problemas emocionales, psicológicos, violencia física y sexual en una cárcel, hasta llegar un momento de colapso emocional y quitarse la vida.

•  Dolly Mora: “En cualquier lucha por los derechos humanos, ahí estamos las feministas”

Otro problema común no solo para las mujeres transgénero, sino en la mayoría de los privados de libertad es la baja autoestima; por considerar que sus metas no se van a cumplir y que su vida ya no tiene importancia.

Foto ilustrativa: Pixabay /  Maje

Con el paso de los años, los privados de libertad pueden presentar problemas en la alimentación, trastorno del sueño, problemas en la piel y ansiedad.

La psicóloga recalcó que el machismo todavía carcome a la sociedad nicaragüense, por eso existe mucha discriminación para las personas con opciones sexuales diferentes. 

“Te imaginás esta realidad, donde el machismo prevalece en una cárcel para hombres; las mujeres transgénero no solo pierden su libertad, también el derecho a manifestar el género que las identifica”, finalizó la experta.

Notas Relacionadas

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica se reúnen para protestar contra el gobierno de Ortega

Este domingo un grupo de nicaragüense exiliados en Costa Rica, se reunieron en San José para protestar contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosari...

#UnmajeEditaMaje | Ceshia Ubau: "He tenido que reinventarme como artista"

La joven artista Ceshia Ubau estaba empezando su carrera musical en Nicaragua cuando iniciaron las protestas en el país, así que se vio obligada a ...