#UnmajeEditaMaje | La crisis en Nicaragua, abriendo cicatrices emocionales del pasado

Cortesía /Maje
La crisis del 18 de abril en Nicaragua, se ha convertido en un detonante para las personas que sufren de depresión.

“Ana”, nombre ficticio, es una joven de 28 años. De pequeña lo que más anhelaba era tener una hermana, por lo que cuando ella tenía siete años, su mamá se embarazó. Ana pasó nueve meses esperando a su hermana, la cual se enfermó y murió a los dos días de haber nacido. 

Tema original: Un maje edita Maje

“A todos nos pasaron cosas malas, todos las hemos vivido, no me voy a hacer la mártir”, me dijo Ana, intentado sonreír. Siendo una niña, tuvo que lidiar con esta situación de dolor y fingir que estaba bien, porque no podía preocupar a sus padres. 

#Unmajeeditamaje | La “fuga de cerebros” que ha vivido Nicaragua

Las situaciones vividas en el pasado, pueden ser detonantes de la depresión. Foto: Bismarck Picado/ Maje

“Siento que nunca tuve tiempo para vivir mis problemas, siempre me hice la loca”, comentó la joven. Eso con los años, la llevó a sufrir de problemas mentales. 

Ana se graduó de licenciada en Comunicación Social hace seis años, no está casada y tampoco tiene novio. Por muchos años trabajó y le gusta viajar. 

Esta joven sufre de depresión desde hace un par de años. La crisis sociopolítica del país, agudizó su problema. 


Los puntos de quiebre 


En la vida, todos tenemos momentos que nos marcan positiva o negativamente, para una persona que sufre depresión esos instantes son más recordados, como la etapa en la escuela y posteriormente en la universidad. 

Una ruptura amorosa, desencadenó depresión. Foto: Bismarck Picado / Maje

De hecho, cuando Ana llegó a la Universidad Centroamericana (UCA) se sintió libre, encontró buenos compañeros, le apasionó su carrera y se olvidó de los pensamientos negativos. 


Una ruptura amorosa, un detonante de la depresión  


Cuando todo parecía ir bien, Ana comenzó a salir con un joven, pero finalmente fue una experiencia que no dejó huellas positivas en su vida. 

Daniel Ortega y sus 7 visitas a la ONU
 

Estuvieron juntos  durante casi dos años, muchas personas los creían novios, incluso había interacción entre las familias de ambos, pero él nunca quiso oficializar la relación. Ana lo esperó durante bastante tiempo. La joven se cansó y pensó que no podía seguir de la misma manera, así que se alejó de él. 

Sufrió mucho en ese momento, sobre todo porque ocho meses después se dio cuenta que él empezó una relación oficial con alguien más. “Sentí que yo nunca fui suficiente, que el problema era yo”, dijo. 

Cuando tenés depresión, estás triste sin ningún motivo. Foto: Bismarck Picado / Maje


El penúltimo motivo 


Si se tratara de una lista de causas de la depresión de Ana, el penúltimo motivo serían los problemas en su ex trabajo, en donde sufrió acoso por parte de un colega.  

Laboró durante tres años en ese lugar y para ella su trabajo era lo máximo, pero sufrió  acoso y el ambiente laboral se volvió complicado. 


“Caí en depresión” 


El hecho de dejar el trabajo, la hizo vivir un duelo porque ese ha sido la mejor experiencia laboral que ha tenido, “tuve la oportunidad de conocer gran parte del país por ese trabajo”, recuerda Ana. 

Doña Coquito: “Yo no lucho por mí, lucho por los estudiantes”

En una ocasión que ella estaba buscando las maneras más efectivas de quitarse la vida, encontró en internet un artículo titulado “Masacre activa, guía para suicidarte correctamente, escrito por el periodista Ricardo Zambrana. 

El artículo habla de las formas en las que te podés matar, pero ninguna funciona”, me dijo la joven, eso la hizo sentir ridícula por querer matarse. 

La depresión debe ser tratada constantemente. Foto: Bismarck Picado / Maje

Después de haber tocado fondo, logró hablar del tema y reconocer el problema. Comenzó a trabajar en un nuevo lugar, asistió a yoga, terapias alternativas, encontró una nueva amiga y viajó mucho, eso la ayudó a superar esa etapa de su vida. Pero el 18 de abril, todo empeoró de nuevo. 

De acuerdo al psicoanalista Iván Ruiz, las experiencias del pasado pueden activar la depresión y se le llama “estrés post traumático”, es cuando sucede un evento que la persona relaciona y activa el sentir del pasado. 

“Las experiencias del pasado pueden activarte incluso ideas suicidas”, explicó Ivan, hasta síntomas físicos, por ejemplo, trastornos en el cuerpo como acidez, dolores de cabeza o  falta de apetito. 


La crisis, abriendo cicatrices del pasado 


Desde el mes de junio Ana no tiene trabajo, la crisis del país la afectó directamente. Al principio no podía creer todo lo que estaba pasando, le parecía demasiado inhumano todo a su alrededor. 

“He llorado de miedo, pienso en mi hermano que tiene 17 años”, expresó la joven. Cuando mataron a Álvaro Conrado en la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) ella había ido a dejar víveres a la universidad y diez minutos después de salir del lugar, se dio cuenta de la noticia. 

La crisis despertó en ella ansiedad y dolor en el pecho, “sueño que llegan los paramilitares, no puedo dormir en otro lugar que no sea mi casa”, señaló. 

¿Cómo surgió el lema “A la libertad por la universidad”?

Agregó que los sueños con paramilitares o policías son comunes en varias personas, porque cuando habla con sus amigos de la crisis, muchos les han comentado que tienen sueños bastante parecidos. 


En Twitter estallan los lamentos 


Desde el 18 de abril, los jóvenes utilizan varias redes sociales para expresar los sentimientos negativos, sobre todo Twitter se llena de  mensajes con personas que dicen estar deprimidas, que se quieren morir, que no soportan más la situación.

De acuerdo al delegado para Nicaragua de la Sociedad Interamericana de Psicología, Roberto Ordoñez, las redes sociales para los jóvenes significan el lugar donde desahogarse, sin necesidad de ver a nadie. 

 

 

Sucede esto porque hay dos formas de reaccionar ante una crisis, me explicó Ordoñez, algunas personas lo hacen implotando, es decir “unos se lastiman a ellos mismos, lo hacen para no verse frágiles o para no vulnerar a otras personas porque piensan si yo me quiebro, se quiebran otras personas”. 

 

 

La otra manera de reaccionar es explotar, es decir, la persona quiere mostrar que está triste, enojado, esa es una forma de crear un campo de fuerza para no deprimirse, comentó Roberto. En cualquier caso, todas las emociones son válidas en tiempos como los que estamos viviendo, pero es necesario diferenciarlas. 

Podríamos encasillar las emociones de la siguiente manera, en estas circunstancias te podés sentir desanimado, triste o deprimido. La diferencia entre desánimo, tristeza y depresión 

Según el psicoanalista Iván Ruiz, los tres estados emocionales son muy similares, pero tienen sus diferencias. 

 

 

El desánimo es un elemento lógico, percibirle y vos podés saber qué lo está causando. “Generalmente te permite funcionar en la vida cotidiana”, me explicó Iván. 

La tristeza en cambio, te interrumpe de tu vida normal por un periodo de tiempo, “por vivir un duelo por ejemplo” comentó el psicoanalista, es decir ya sea la muerte de alguien, terminar una relación, etc. De hecho Ivan considera que el cambio de vida que sufrieron muchos jóvenes actualmente, puede causar tristeza.

La tristeza es un estado temporal y lógico. Foto: Cortesía / Maje

La depresión es algo más serio, porque no hay una razón lógica para estar deprimido, muchos teóricos consideran que es causada por un desbalance químico en el cerebro, por eso algunos psiquiatras usan drogas para combatirla. 

Según Iván no existe una causa concreta de la depresión, puede ser genética, ambiental, entre otras. 


“Nunca nos habíamos sentido tan vulnerables” 


 “Quizás nuestro mayor problema es que  nunca nos habíamos sentido tan vulnerables”, me dijo Ana cuando le pregunté sobre los jóvenes actuales, “nos habíamos encerrados en ser saludables, viajar y no habíamos despertado el sentimiento de empatía”, concluyó la joven. 

“Nosotros vivimos la realidad a través de una burbuja, sucesos inesperado rompen esa burbuja”, explicó el psicoanalista Ivan Ruiz, entonces lo que interpretamos que nunca podía pasar está pasando y te dejan una sensación de inseguridad, que le quitan el sentido a la vida, dijo Iván. 

Entonces lo que sucede con esta generación, es que eran personas tildadas de insensible ante las situaciones políticas, pero ahora son los principales actores políticos. 

La actividad rectora de los estudiantes, es ir a la universidad. Foto: Cortesía / Maje

Durante la vida tenemos ciertas actividades que son nuestras rectoras, me explicó Iván, actividades que le dan sentido a nuestras vidas. Por ejemplo en el caso de los jóvenes estudiar es importante, como para los adultos lo es  trabajar y para los niños jugar. 

“Los colegios volvieron a clase, los adultos volvieron a sus trabajos, pero los jóvenes no pueden volver a estudiar, la mayoría de los presos son estudiantes”, comentó Ivan, eso provoca desestabilidad en la vida de la persona, esto puede aumentar las ideas suicidas, “puede aparecer tristeza, desanimo, estrés o incluso depresión”, señaló Iván. 


La generación de lo instantáneo, en medio de una crisis de cinco meses  


A pesar de todos estos problemas, el delegado para Nicaragua de la Sociedad Interamericana de Psicología Roberto Ordoñez, piensa que los jóvenes son resilientes, porque la juventud está capacitada para enfrentarse a las represiones. 

“La lucha como tal no afecta a esta generación, el problema para los jóvenes es la prolongación”, comentó Ordoñez. Esta generación está acostumbrada a la sopa instantánea, las altas velocidades, cuando de pronto todo no sale tan rápido como ellos desearan, entonces empiezan los problemas, comentó el psicólogo. 

El problema no es la situación porque va bien, se va logrando algo a nivel social, lo malo “es la sensación que para ustedes como jóvenes, todo tenía que ser rápido”, concluyó Ordoñez. 


La relación padres e hijos, un problema ideológico 


Actualmente hay muchos jóvenes que están distanciados con sus padres o familiares, porque piensan de manera diferente, “en su mayoría la juventud es un grupo que por sus característicos socios culturales mundiales, tiende a sentirse incomprendido”, comentó el psicólogo Iván Ruiz. 

Cortesía / Maje

Según Ivan, lo vivido en estos cinco meses fue una situación de estrés psicológico que sucedió sobre todo en las redes sociales, el problema es que  el adulto no tiene conexión con las redes sociales. 

El psicólogo Roberto Ordoñez cree que las diferencias entre las generaciones, se da porque vivieron experiencias distintas, “don Juan que estuvo en una trinchera en 1979, tiene ideales muy particulares arraigadas”, explicó Ordoñez. 

Entonces lo que sucede es que las personas que han creído toda su vida en unos ideales, está en un proceso de negación y aunque en el fondo pueden estar decepcionados del partido de gobierno, seguirán defendiendo sus ideas, “porque toda una vida militando en un pensamiento, no se le puede caer en tres meses”, concluyó Ordoñez. 


¿Cómo ayudarnos entre nosotros mismos?


A pesar de tener diferencias, nos une la sensación de estar pasándola mal sin importar la ideología de cada persona, por ello es necesario saber cómo ayudar a quienes te rodean, para mejorar la salud mental. 

De acuerdo al psicólogo Roberto Ordoñez, una persona que está pasando por problemas emocionales agudizados por la crisis, necesita que alguien lo escuche, “no es necesario dar consejo”, dijo el psicólogo. 

Otra forma de ayudar, es estar para la persona en el momento que lo necesita, invitarlo  a salir de la esfera de tristeza, llevarlo a lugares donde les agrade ir y por último no permitir que la persona hable demasiado de sus sentimientos, “lo hablamos una vez y luego hablamos de otra cosa”, recomienda el psicólogo Ordoñez. 

En estos momentos hay distintos niveles de afectaciones entre las personas, pero todos estamos teniendo problemas con nuestra salud mental, algunos están logrando lidiar con la situación mejor que otros, lo importante es saber cómo ayudarnos, entender que la salud mental no es un juego e intentar sobre todo, respetar los pensamientos de las demás personas.
 

Notas Relacionadas

#UnmajeEditaMaje | Ceshia Ubau: "He tenido que reinventarme como artista"

La joven artista Ceshia Ubau estaba empezando su carrera musical en Nicaragua cuando iniciaron las protestas en el país, así que se vio obligada a ...

Golpes e insultos, la respuesta de la Policía Nacional al periodismo independiente

Carlos Fernando Chamorro fue agredido junto a otros periodistas por antimotines, en la sede de la Policía Nacional ubicada en Plaza el Sol, Managua.