¡Puño en alto, libro abierto! A 38 años de la Cruzada Nacional de Alfabetización

Cortesía /Maje
El Ministro de Educación después de la revolución sandinista, nos cuenta sobre la Cruzada Nacional de Alfabetización.

Después del triunfo de la revolución sandinista, uno de los primeros objetivos era reconstruir la educación, para esa labor fue nombrado Ministro de Educación el doctor Carlos Tünnermann. 

El día 21 de julio, el educador se puso en marcha con el trabajo y llegó al Ministerio de Educación, “lo primero que miré, fue un retrato de Somoza sonriendo”, recuerda Tünnermann.

De rojo y negro a verde olivo, el asalto al Palacio Nacional
 

Ese día todos los profesores se habían reunido para darle la bienvenida al nuevo Ministro de Educación. El doctor Tünnermann salió de su oficina con el retrato de Somoza en mano y les dijo a los profesores que les tenía un regalo, todos gritaron que lo tirara la imagen y así lo hizo el intelectual, “después todos los demás lo despedazaron”, comenta. 

Los trabajadores participaron por menor tiempo en la alfabetización. Foto: Libro "Memorias de un  Ciudadano" / Maje

Luego de eso se puso manos a la obra, había que rehacer el sistema educativo, lo primero que hicieron fue la Cruzada Nacional de Alfabetización. 

El proyecto se llamaba Campaña Nacional de Alfabetización “Héroes y Mártires por la Liberación de Nicaragua”, la idea era sustituir el frente de guerra contra la dictadura, con frentes de guerra contra la ignorancia, así lo explica Tünnermann en su libro “Memorias de un ciudadano”. 

“Se iniciará una Cruzada Nacional que movilice todos los recursos del país para lograr la total erradicación del analfabetismo”, escribió el doctor Tünnermann en su libro. 

Carlos Tünnermann, a sus 85 años, lee poesía romántica junto a su esposa

El proyecto del doctor  Tünnermann, se llamaba “Héroes y Mártires por la Liberación de Nicaragua”. Foto: Oscar Sánchez / Maje


Las estadísticas antes de la Cruzada 


De acuerdo al Censo Nacional de Analfabetismo realizado en enero de 1980, después del triunfo de la revolución sandinista, el nivel de analfabetismo era mayor de 50.3% en las personas que tenían más de 10 años, es decir había 722.431 analfabetos, de los que 592.059, eran personas aptas para ser alfabetizados. 

Los resultados de la tasa de analfabetismo, fue una reducción del 50.3% al 12.9%, en los que se incluyó territorios de la Costa Caribe que fueron alfabetizados en su propia lengua. 

Además de erradicar gran parte del analfabetismo, los brigadistas se encargaron de promover campañas contra la Malaria, recoger muestras de la flora y la fauna, y de las artesanías de las zonas del campo. 

Nicaragua ganó una medalla de la UNESCO. Foto: Cortesía / Maje

La campaña fue premiada por la UNESCO con la medalla “Nadeshda K. Krupskaya”, el máximo  premio que se les entrega a los países por sus esfuerzos en combatir el analfabetismo. 


¿Cómo eran las cartillas de enseñanza? 


Los alfabetizadores llevaron al campo y algunos a la ciudad, una cartilla que tenía 23 temas para enseñar. El primero era sobre la vida de Augusto Calderón Sandino, el segundo sobre el fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Carlos Fonseca. 

Las acciones que convierten a Madelaine Caracas en una mujer desafiante

Había un espacio para que las personas pudieran hacer lecto-escritura, a través de dictados. También tenía operaciones aritméticas fundamentales como resta, multiplicación,  división y algunas fracciones. 


¿Quiénes fueron los alfabetizadores? 


Durante la Campaña de Alfabetización hubo tres grupos, en total fueron 96.582 alfabetizadores. Entre ellos había un grupo llamado las Milicias Obreras de Alfabetización (MOA), eran personas que tenían la misión de alfabetizar en sus centros de trabajos. 

La campaña inició un  23 de marzo. Foto: Cortesía / Maje

Los Alfabetizadores Populares (AP), eran voluntarios que no podían invertir muchos meses en la alfabetización, pero deseaban ayudar, así que alfabetizaban por períodos cortos de tiempo. 

El Ejército Popular de Alfabetización (EPA), eran en su mayoría estudiantes, ya sea de secundaria o universidad, acompañados de sus profesores, se fueron por varios meses al campo. 

En ese entonces los estudiantes decían “alfabetizar a tu hermano es un deber cristiano”. El doctor Tünnermann escribió “los estudiantes de los colegios religiosos participaron con igual entusiasmo que los muchachos de los institutos públicos y en el campo confraternizaron”.  

Relatos de Onofre Guevara, el compañero de cárcel de Daniel Ortega

Las personas que habían partido el 23 de marzo de 1980 hacia comunidades en el campo, regresaron a Managua un 23 de agosto de 1980, cumpliéndose este año, el 38 aniversario de esa gesta histórica del pueblo nicaragüense. 
 

Notas Relacionadas

Netflix podría bajar las tarifas de suscripción

La empresa ya está probando disminuir las tarifas en varias partes del mundo.

El nieto de Pedro Joaquín Chamorro, que denuncia al gobierno sandinista en Harvard

Mateo Jarquín estudia en la Universidad de Harvard su tesis doctoral sobre la revolución sandinista y actualmente está realizando presentaciones so...